TECNOLOGÍA

Fue presentado en Barcelona el Samsung Galaxy S7

Cambia la cámara, recupera la expansión de memoria y la protección contra agua, y suma un sistema de refrigeración con líquido. Mark Zuckerberg fue uno de los oradores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Así es el Samsung Galaxy S7. Foto: Reuters.

Samsung presentó en Barcelona las dos nuevas versiones de su smartphone estrella, el sucesor del Galaxy S6: se trata del Galaxy S7, que estará disponible en dos versiones, cada una con un tamaño y un diseño distintos (aunque siguen la línea de los del año pasado). También presentó una pequeña cámara capaz de grabar en 360 grados, la Gear 360.

Lo hizo como antesala del Congreso Mundial de Móviles, que abre sus puertas mañana, con la expectativa de recibir 100.000 visitantes y una ciudad que podría transformarse en un caos el lunes y el miércoles por un paro de transportes, y después deque  LG presentara el G5 y Alcatel su Idol 4. Pero el domingo por la noche, la atención de la prensa tecnológica estuvo en la presentación de Samsung, que tuvo una particularidad: se hizo con una transmisión en video en 360° y el uso (para los presentes) de los anteojos Gear VR de la compañía para mostrar detalles del nuevo dispositivo.

La compañía dice que los equipos saldrán a la venta en el hemisferio norte el 11 de marzo; en algunos países en la preventa incluirá unos anteojos Gear VR de regalo; Samsung no precisó cuándo llegarán los teléfonos a nuestro país, pero en años anteriores, y ante anuncios en fechas similares, lo hicieron para mitad de año.

El Galaxy S7 en su versión convencional tiene una pantalla de 5,1 pulgadas, plana; la versión Edge (en la que la pantalla se curva en los laterales hacia atrás) ofrecerá una pantalla de 5,5 pulgadas. No habrá, por ahora al menos, un Edge pequeño.

Ambos equipos siguen la estética del S6, combinando un vidrio reforzado frontal y trasero con un borde metálico. La diferencia, ahora, es que ese borde es todavía más redondeado, algo que se nota más en el modelo Edge; no se siente en la palma de la mano la unión del vidrio con el metal, que podía resultar molesto con un uso prolongado. Por el contrario, la curvatura de los bordes y el tamaño de los equipos los hace muy cómodos a la hora de tenerlos en la mano.

El resto de los componentes es una combinación de elementos perdidos en otras versiones con mejoras sobre el S6. La pantalla, en ambos casos, sigue siendo QHD (2560 x 1440 pixeles), con excelente brillo y definición; pero ahora suma una función que mantiene siempre visible un reloj, un calendario o una imagen, y un resumen de notificaciones (llamadas perdidas, mensajes recibidos, etcétera) mientras el teléfono está en espera

Es idéntico a lo que ofrece LG en su flamante G5, y a lo que incluye Microsoft en la línea Lumia hace tiempo. Pero las notificaciones admiten más alternativas estéticas, aunque son sólo iconos, a diferencia de cómo las muestra en pantalla Motorola en sus modelos más recientes (que ofrece una vista previa de los mensajes, y la posibilidad de borrarlas). Samsung dice que el impacto en la batería es de menos de un 1 por ciento por hora, el mismo número que usó LG para describir cuánto consumen sus notificaciones en el G5.

Ambas versiones del teléfono vienen con 4 GB de RAM y, dependiendo de la región, con un procesador Qualcomm Snapdragon 820 (el mismo que usa el LG G5, que se presentó más temprano en esta misma ciudad) o un Exynos 8890 de diseño propio, algo que ya había sucedido con modelos anteriores (pero no con el S6, que sólo usó un Exynos). Por lo general, Samsung destina el Snapdragon para Estados Unidos y otros mercados, y el Exynos para el resto del planeta.

La compañía dice que tiene un rendimiento un 30% mejor que en el S6, y que el GPU es un 60 por ciento más veloz, para permitir juegos con mejor calidad gráfica sin afectar la batería.

Un punto notorio en este caso es que el Galaxy S7 usa un sistema de enfriamiento con agua para mantener baja la temperatura del procesador (algo impensado para un celular hasta hace no tanto), lo que le permite una mayor performance; hasta ahora, cuando los procesadores de los celulares levantaban mucha temperatura, como tienen un enfriado pasivo, bajaban la performance para reducir el calor. Esto debería contribuir a que estén todavía más fríos.

Es un sistema idéntico a la tecnología que implementó Microsoft para su Lumia 950 y 950 XL presentados en octubre: una placa de metal con líquido adentro enfría el chip al que está pegada, gracias a la circulación de agua que genera la evaporación y condensación (en otra zona del teléfono) del líquido; Fujitsu patentó un sistema así en marzo último; tiene menos de 0,6 mm de grosor. El primer smartphone en incluirlo: el NEC Medias X N-06E, en 2013.

Resistencia al agua

Algo que también estaba disponible en modelos anteriores era la expansión de almacenamiento, que vuelve en el S7: la bandeja de la nanoSIM permitirá, también, ampliar la memoria interna (de 32 o 64 GB) usando una tarjeta microSD de hasta 200 GB.

Al igual que el Galaxy S5 el Galaxy S7 (en sus dos versiones) será resistente al agua (con la certificación IP68, que asegura que sobrevivirá a estar sumergido media hora bajo un metro de agua). No requiere tapones para el puerto microUSB ni para el auricular.

Para lograr esto Samsung desechó la batería removible, y sigue con su apuesta por las baterías fijas: 3000 mAh la del S7 normal y 3600 mAh la del S7 Edge. En ambos casos son de mayor capacidad que las de la línea S6; Samsung dice que su combinación con Android 6.0 (que incluye la función Doze para reducir el consumo de energía del equipo) y los nuevos procesadores, debería ofrecer mayor autonomía, aunque no dio más detalles. La batería, además, incorpora la función de carga rápida usando un cargador más potente, y también la carga inalámbrica (por contacto)

Cámara

Otro cambio está en la cámara, que baja de 16 a 12 megapixeles (con sensores fabricados por Samsung o por Sony, dependiendo de la región), pero que según la compañía mejora la sensibilidad ante poca luz y el foco automático; en las pruebas que se podían hacer luego de la presentación, el foco era instantáneo, y más rápido que un LG G4 o que un iPhone 6S.

La cámara tiene mayor apertura (F1.7), lo que le permite mejor calidad de imágenes con poca luz, y usa un sensor de doble capa diseñado por Sony, en los que la segunda capa está dedicada al foco (por detección de fases y por contraste) para acelerar el proceso; en vez de tener un pequeño porcentaje de los pixeles del sensor dedicados al foco, este sensor usa una capa entera de pixeles para el foco; es una tecnología que hasta ahora sólo estaba presente en cámaras DSLR.

El sensor tiene pixeles más grandes de lo normal (1,4 micrones), lo que permite mejor sensibilidad a la luz; HTC fue por un camino similar con su One M7. Y es una de las razones por las que el nuevo sensor tiene menos resolución que el anterior, pero mejor calidad de imágenes.

Software

En lo que refiere al software, el Galaxy S7 corre Android Marshmallow, la más reciente versión de Android (que, a propósito, estará disponible para el S6 nacional a mitad de año) con los cambios cosméticos clásicos que incluye la compañía, y con un agregado para gamers: incluye una función de "no molestar" que evita que aparezcan las notificaciones en el borde de la pantalla mientras se está jugando, y una herramienta que permite grabar y compartir una partida (aunque no lo hace por streaming, como Twitch; requiere primero grabar el video y luego compartirlo una vez terminada la sesión). Otra función que suma es la de "minimizar" un juego, que lo pausa e impide que Android lo cierre, lo que evita que el usuario pierda una partida a mitad de camino.

El orador sorpresa

Parte de la presentación del Galaxy S7 se hizo usando los anteojos de realidad virtual de la compañía, los Gear VR.

En un momento de la presentación hizo una aparición inesperada Mark Zuckerberg, y ante la sorpresa de los periodistas presentes (muchos corrieron de sus asientos para tomarle una foto en el escenario central), el fundador de Facebook dijo que estaba allí para hablar de las bondades de la realidad virtual: "creo que es la próxima red social", afirmó, relatando que este año se vieron ya más de un millón de horas de videos en estos anteojos, y que compartir experiencias de realidad virtual es una forma más para compartir experiencias con amigos o familiares.

De hecho, Zuckerberg dijo que había creado un grupo dentro de Facebook dedicado a la creación de aplicaciones sociales para Oculus, como una forma de explotar la parte de la realidad virtual que sirve para vincular, visualmente, a personas en lugares distantes.

Mark Zuckerberg, el orador sorpresa de Samsung. Foto: AFP.
Mark Zuckerberg, el orador sorpresa de Samsung. Foto: AFP.

El interés de Zuckerberg por la realidad virtual viene de varios puntos, más allá de sus declaraciones de que es un tema que siempre le interesó: uno, que su compañía, Facebook, es la dueña de Oculus, la firma pionera en el desarrollo de anteojos de realidad virtual; dos, que Samsung usa parte de esa tecnología en sus propios anteojos. Tres, que desde noviembre Facebook soporta, como YouTube, la reproducción de videos en 360 grados, el primer paso hacia la realidad virtual.

El mundo de la realidad virtual viene creciendo, y con muchos interesados: además de Facebook y Samsung, Google tiene una gran apuesta con Cardboard, su anteojo de cartón (y posiblemente tenga otro en desarrollo, más avanzado), Microsoft invierte en HoloLens; Sony tiene sus propios anteojos de realidad virtual, e incluso Apple ha invertido dinero comprando empresas que se dedican a este tema.

Se sabía que Zuckerbeg estaría en Barcelona; es, como casi todos los años, uno de los oradores destacados del Mobile World Congress, que comienza mañana y abre sus puertas hasta el jueves.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)