VALIJAS LLENAS

Desde pantuflas hasta perfumes; ¿qué roban los ricos de los hoteles de lujo?

La cantidad de artículos robados de los hoteles más importantes de Europa suponen un daño económico de 5.000 euros anuales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hotel Byron de Forte dei Marmi, en Italia. Foto: Hotel Byron.

Los huéspedes capaces de pagar miles de euros por exclusivas suites en hoteles carísimos, como el Hotel Byron de Forte dei Marmi, una exclusiva localidad balnearia del norte de Italia, gustan también de llevarse a su casa algunos pequeños "recuerdos" al término de su estadía.

Salvatore Madonna, propietario del Byron, no daría nombres ni siquiera bajo tortura: pero admite que incluso quienes pagan 5.000 euros la noche en el establecimiento se vuelven con las valijas un poco más "llenas" que al llegar.

Sabe de qué habla, ya que allí alojan desde industriales italianos y europeos hasta estrellas del jet-set internacional como Naomi Campbell, Donatella Versace o Daniel Craig.

Por las dudas, aclara que ellos no tienen nada que ver con esta práctica de "minicleptomanía", pero se presta a revelar qué objetos son los más buscados, según su experiencia.

"Una de las cosas más queridas es la bata de toalla con el logo del hotel. Es uno de los objetos que más se llevan, seguidos por el cenicero y el paraguas", explicó el hotelero.

También son muy deseadas las pantuflas de toalla, los productos de baño como el champú y el baño de espuma, los calzadores rigurosamente de madera, las perchas y las bolsitas de cortesía, en tela, que el hotel pone a disposición de sus clientes para la blanquería.

"Si se roba o lleva el paraguas del hotel, significa divulgar el logo fuera del lugar. Hay elementos que nos gusta que se lleven y otros, un poco menos", explicó Madonna.

No gusta, por ejemplo, que se lleven amenities como los perfumes para la habitación, los carteles para la manija que piden "no molestar", los llaveros o las velitas personalizadas que los pasajeros encuentran en la habitación y allí deberían ser utilizadas.

Los objetos que los clientes sustraen de las suites representan un daño económico, y en el caso del "boutique hotel" de Salvatore Madonna el costo anual ronda los 5.000 euros.

¨Y qué política se sigue en estos casos? "Tenemos muchos clientes que vuelven cada año, y el riesgo de decirles algo sería contraproducente. Con los que vienen una vez en cambio buscamos ser lo más atentos posibles", explicó.

Además, "atribuir una eventual sustracción a un cliente en caso de no ser verdad sería grave". De todos modos, Madonna admitió que se reportan informaciones útiles sobre "clientes particulares" en una lista, de modo que "si alguna actitud no es consecuente con lo que creemos educado y justo, podríamos ponerlo en una eventual lista negra".

Las estrellas de fama internacional, de la moda, el espectáculo y la música tampoco son inmunes a la tentación de llevar en las valijas algún recuerdo del hotel.

"Nos piden llevarse el perfume de las habitaciones, las batas, la vajilla del restaurante, y obviamente no les decimos que no", explicó el dueño del hotel.

Según Madonna, detrás de estos pequeños robos no está sólo el hecho de llevarse a casa el recuerdo de unas vacaciones, sino también otros aspectos, como "haber hallado un producto, un objeto nada fácil de ubicar, y que se quiere llevar por el placer intrínseco de saberlo único".

"Otras veces son elementos que alguien lleva a su casa para intentar hacerlos propios y pedirle a un negocio que los reproduzca, porque le parecen particularmente agradables".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)