CIENCIA

La oferta de resucitar cuerpos

En EE.UU. construirán un edificio para 50 mil cuerpos con la promesa de volverlos a la vida.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La mayoría de las empresas también ofrecen criopreservar cuerpos de mascotas. Foto: EFE

TimeShip" (Nave del tiempo) es el nombre de la megaestructura que pronto comenzará a construirse en Comfort, una pequeña localidad de Texas, EE.UU. Se trata de una fortaleza diseñada para albergar los cuerpos congelados de hasta 50 mil personas y que se convertirá en el edificio más grande en el planeta dedicado a la criónica, o criopreservación de humanos.

Un monumental proyecto de 65 mil metros cuadrados que responde al optimismo de sus creadores y, como ellos aseguran, al creciente interés de la población por "congelar" su cuerpo después de morir.

"Estamos llevando gente al futuro", dijo a la revista New Scientis Stephen Valentine, arquitecto a cargo del proyecto, quien se encargó de diseñar un lugar a prueba de todo tipo de imprevistos durante los próximos cientos de años.

Porque lo que ofrece TimeShip a sus moradores es la posibilidad de despertar en algún momento, cuando la tecnología permita devolverles la vida. Una idea en la que trabajan desde hace varias décadas otras empresas, como Alcor Life Extension Foundation, con sede en Arizona y pionera en este negocio.

Sin garantías

Desde 1967 a la fecha, Alcor ya ha congelado a 146 "pacientes", como los llaman. En la mayoría de los casos (90) es solo la cabeza la que se conserva en estanques de nitrógeno líquido a 196 grados bajo cero. "Cuesta 200 mil dólares por todo el cuerpo y US$ 80.000 la neuro (solo la cabeza)", explica Marji Klima, asistente ejecutiva de la compañía. "Si el paciente es de fuera de EE.UU., debe pagar US$ 10.000 adicionales", agrega.

Cryonics Institute es la otra gran corporación estadounidense dedicada al tema. Fundada en 1976, ya cuentan con 137 pacientes "en suspensión", solo de cuerpo entero. "El 40% de ellos son extranjeros. Trabajamos junto a grupos de apoyo locales en cada país para transportar a nuestros pacientes", cuenta Andy Zawacki, director del instituto con sede en Michigan.

Como ellos, en Rusia la firma KrioRus ofrece desde 2005 un servicio similar —en todas también es posible preservar mascotas—, pero en ninguno de estos sitios se les asegura a los clientes que serán resucitados.

"Esto es ciencia ficción", enfatiza Jorge Alfaro, jefe del laboratorio de Terapia Celular del Banco de Sangre del Hospital Clínico de la Universidad de Chile. "Actualmente existe una gran cantidad de células y algunos tejidos que se pueden criopreservar, pero no es posible aún hacerlo con órganos, ni menos con un cuerpo completo".

Al momento de congelar, se reemplaza la sangre por sustancias criopreservantes para reducir la formación de cristales de hielo y evitar el daño de los tejidos. "Al descongelar, algunas células toleran mejor el proceso, pero esos cristales son dañinos y pueden terminar destruyéndolas. El cerebro, por ejemplo, se daña con mucha facilidad y es difícil volverlo a su condición basal".

A juicio de muchos expertos, se trata de un negocio sin garantías de éxito y que aprovecha la confusión actual: la investigación hoy apunta a preservar órganos y tejidos para trasplantes, la llamada criogenia, que no es lo mismo que la criónica.

Cómo funciona

En 2014 fue inaugurado en España el Instituto Europeo de Criopreservación (Iecrion. Entonces, Francisco Roldán, socio fundador del instituto, dijo a la agencia EFE que por el momento es "imposible" devolver la vida a personas que han fallecido, pero que, con las "evidencias científicas" que existen, el día de mañana sí puede ser posible.

Dos años después, su web dice que la criopreservación surgió ante "la cada vez más cercana esperanza de poder reanimar a cualquier ser vivo preservado en condiciones de frío intenso".

El método consiste en bajar la temperatura del cuerpo hasta los -130 grados, extraer la sangre e introducir en su lugar una especie de anticongelante. Así, se evita que se formen cristales de hielo que rompan las estructuras celulares. Finalmente, el cuerpo se introduce en una cápsula especial llena de nitrógeno líquido, donde queda vitrificado o "cristalizado" en tres dimensiones.

Para ser criopreservado es imprescindible que el fallecimiento se produzca por muerte natural o por enfermedad, pues este procedimiento no es posible en caso de accidente grave, cuando el cuerpo queda muy dañado, o en aquellos casos en los que se requiera practicar una autopsia.

Roldán, consciente de que lo que propone su instituto es casi "ciencia ficción", explicó que los descubrimientos científicos siempre suenan utópicos hasta que son demostrados. "Si no probamos lo imposible, jamás sabremos hasta dónde llegan los límites de lo posible", concluyó.

Un negocio de miles de dólares desde 1967

Desde 1967 a la fecha, la empresa Alcor Life Extension Foundation congeló 146 personas. En la mayoría de los casos (90) es solo la cabeza la que se conserva en estanques de nitrógeno líquido a 196 grados bajo cero. Cuesta US$ 200 mil todo el cuerpo y US$ 80.000 solo la cabeza. Si el interesado (le denominan "paciente") es de fuera de EE.UU., debe pagar US$ 10.000 adicionales.

FRÍO EXTREMO POR MINUTOS

Frío pero indoloro. Cuál es el mecanismo

El tiempo de cada sesión es de entre uno y tres minutos. Se siente mucho frío, pero teóricamente no duele, ya que se liberan endorfinas, que producen sensación de placer y bienestar, según los promotores.

Estética. Grados bajo cero por unos minutos

En los últimos años surgió la crioterapia y el sauna criogénico (criosauna), en el cual se expone el cuerpo a temperaturas de hasta 200 grados bajo cero durante unos pocos minutos por razones estéticas.

Estrellas. Futbolistas, actrices y boxeadores

Cristiano Ronaldo es uno de los famosos que lo han aplicado. Según El Mundo, adquirió un criosauna, valorado en unos 45.000 euros, para poder recuperarse tras los partidos en su casa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)