Salud

Una mutación genética en los Amish alarga su vida 10 años

Esta pequeña comunidad cristiana tradicional rechaza cualquier tipo de avance tecnológico, sin embargo viven más y mejor que el promedio.

Amish
Amish. Foto: Pixabay

Un grupo de científicos descubrió una mutación genética en la comunidad Amish de Estados Unidos que explica por qué algunos de sus miembros viven 10 años más que la media, de acuerdo a un estudio publicado este miércoles.

Se trata del último hallazgo en la investigación sobre la forma de envejecer de esta pequeña comunidad cristiana tradicional, que rechaza cualquier tipo de avance tecnológico.

Especialistas estadounidenses y japoneses están probando un medicamento experimental que trata de recrear el efecto de la mutación de los Amish, con la esperanza de que proteja de enfermedades vinculadas al envejecimiento y estimule la longevidad.

"No sólo viven más, viven más sanos", explica Douglas Vaughan, presidente de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, autor principal de la investigación publicada en el diario Science Advances.

"Es una forma deseable de longevidad", subrayó.

Los científicos estudiaron a 177 miembros de entre 18 y 85 años de la comunidad Berne Amish de Indiana (centro).

De ellos, 43 eran portadores de la mutación del gen Serpine1 --que provoca una fuerte reducción de la producción de la proteína PAI-1--, estaban en mejor estado de salud y vivían una media de 10 años más (cerca de 85) que el resto de miembros Amish que no tienen esta variación genética.

La esperanza de vida en Estados Unidos es de 78,8 años.

Su perfil metabólico era también más sano y sufrían menos diabetes y enfermedades cardiovasculares, de acuerdo al estudio.

Los expertos encontraron por otro lado que los telómeros de sus células inmunitarias eran de media 10% más largos. El telómero es un trozo de ADN situado en el extremo de cada cromosoma que lo protege y que se hace pequeño cada vez que hay una división celular, lo que contribuye al envejecimiento.

El medicamento experimental ha superado las pruebas de seguridad básicas y está ahora en fase 2 en Japón para comprobar su eficacia en los diabéticos tipo 2 y obesos.

La Universidad Northwestern está intentado lograr el permiso para iniciar las pruebas en Estados Unidos el año que viene.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)