redes sociales

Milo Yiannopoulos, el periodista echado de Twitter para siempre

Milo Yiannopoulos o @Nero, se define a si mismo como "un supervillano de internet". Twitter anunció el cierre definitivo de su cuenta debido a sus mensajes de odio y el acoso al que sometía a varios famosos de Hollywood.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Milo Yiannopoulos. Foto: AFP

Milo Yiannopoulos es un periodista británico -de origen griego-, editor de Tecnología en un medio online conservador y considerado uno de los peores trolls de Twitter. Pero su momento de gloria, parece haber terminado ya que la red social suspendió de forma indefinida su cuenta por considerar que acosó a la actriz Leslie Jones, una de las protagonistas de Cazafantasmas. 

El CEO de Twitter, Jack Dorsey, se ocupó personalmente del asunto y abordó a la actriz en Twitter, cuando anunciaba el cierre de su cuenta debido a las agresiones de Yiannopoulos, de 32 años, conocido en Twitter como @Nero. Tenía 338.000 seguidores. 

"Me voy de Twitter con lágrimas y el corazón compungido. Todo por hacer una película (...) Estoy muy triste porque estos comentarios parecen hechos por niños ignorantes (...) Tienes que odiarte a ti mismo para exhibir esa clase de odio. Quiero decir, ni en mi peor día pensaría en hacer este tipo de exhibición de odio. No sé como sentirme. Estoy aturdida, de verdad aturdida. Veo palabras, fotos y videos. Tanta gente se tomó tiempo para hacer circular el odio (...) Solía preguntarme por qué algunas celebridades no tenían cuentas en Twitter y ahora lo sé. No puedes ser amable y comunicarte con tus fans porque la gente está loca. Por mucho que ame postear en vivo fotos de cosas asombrosas que pasan en esta vida con la que he sido bendecida, ahora no sé que hacer. Por mucho que quieran creer que los actores no son seres humanos les quiero dejar pensando en algo: trabajo por amor a este juego y soy más humana y real de lo que ustedes creen. Me rompo trabajando y no soy nada diferente a cualquiera de ustedes que sueña con hacer lo que le gusta. Nunca pensé que era mejor o especial. Solo trato de hacer mi trabajo lo mejor que puedo (...) 
Estoy aturdida. Se lo que es el racismo pero soy lo suficientemente ingenua para pensar que algunas cosas estaban cambiando. Sí, lo fui. Todavía vivimos en un mundo en el que tenemos que decir 'las vidas de los negros importan' (...) No soy tan estúpida como para no saber que existe el racismo y probablemente existirá después de mí pero tenemos que hacer que la gente se haga responsable por el odio que expanden (...) Dejen de decir 'solo ignóralos porque así es como funciona' (...) Paremos de dejar a la gente salirse con la suya en la ignorancia. La gente estúpida tiene que callarse. Díganles que se callen. Digan algo. Dejemos de permitir que los ignorantes sean los más ruidosos (...) Twitter entiendo que ustedes tienen libertad de expresión, lo entiendo. Pero tiene que haber algunos límites cuando algo se expande de esta forma. Pueden ver esto en perfiles de gente que está muy loca. No es suficiente hacerles vacío, tienen que ser denunciados", escribió la actriz en una larga serie de tuits. 

Uno de ellos fue respondido por el CEO de Twitter, quien le pidió a Jones que por favor se comunicara con él. Rato después, Twitter informó que la cuenta de Yiannopoulos, que se considera a sí mismo "un supervillano de internet", ya se había suspendido en reiteradas ocasiones en el pasado por no cumplir con las condiciones y anunció que esta vez el bloqueo será permanente. 

El periodista no se quedó quieto y acusó públicamente a Twitter de prohibir la libertad de expresión y de tener un sesgo favorable a las opiniones de personas alineadas con pensamientos de izquierda.
"Después de suspender mi cuenta de manera cobarde, se confirma que Twitter es un espacio seguro para terroristas musulmanes y extremistas de la lucha racial pero no para gente conservadora. Es el fin de Twitter. Cualquiera preocupado por la libertad de expresión acaba de recibir un mensaje muy claro: no eres bienvenido en esta red social", declaró en Breitbart, el medio para el que trabaja.

Twitter hizo llegar a varios medios estadounidenses una declaración en la que defiende que sus usuarios "puedan expresar opiniones y creencias" pero recuerda que "nadie merece ser objeto de abuso 'online'". Añade que sus reglas prohíben "incitar o actuar" en una campaña de abuso o acoso hacia otros usuarios. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)