VIDEO

Médico ucraniano, pionero en la concepción de bebés con tres padres

Una mujer de 34 años trató de embarazarse durante 15 años antes de recurrir a un médico ucraniano pionero en un procedimiento de fertilidad con “tres padres”, que también está rodeado de múltiples debates éticos.

Intentó en vano quedarse embarazada durante quince largos años y al final recurrió a un médico en Ucrania para someterse a un método tan polémico como innovador: la concepción de un bebé "con tres padres".
Esta mujer, que ha pedido permanecer en el anonimato, dio a luz a un niño sano en la clínica Nadiya (Esperanza).

El director del centro, Valeri Zukin, es el primer médico en usar una técnica reservada por el momento al tratamiento de las enfermedades genéticas graves para ayudar a las parejas estériles.

Una vez fecundado el ovocito de la mujer con los espermatozoides de su pareja, el doctor extrae el núcleo del mismo para introducirlo en otro ovocito de una donante, al que se le sacó previamente el núcleo, que es el que contiene el material genético.

De este modo, el ovocito resultante contiene los genes de la pareja y alrededor del 0,15% del ADN de la donante. Según Zukin, el niño tiene "tres padres".

"Sin este método, seríamos incapaces de ayudar a pacientes a tener hijos que hereden sus genes", declara a la AFP el doctor de 60 años.
Unos dos millones de mujeres en el mundo recurren cada año a la fecundación in vitro (FIV) para quedar embarazadas. El método practicado por Zukin está destinado sólo a aquellas cuyos embriones sufren una anomalía que ralentiza su desarrollo o provoca su autodestrucción.

Más allá del avance científico que representa el método de Zukin, su aplicación levanta ampollas, sobre todo en la iglesia ortodoxa ucraniana.
"Un niño no puede tener más que dos padres y la presencia de una tercera persona -y sobre todo del ADN de una tercera persona- es moralmente inaceptable", declara a la AFP el padre Feodosi. "Esto viola la santidad del matrimonio entre una mujer y un hombre", estima.

No son los únicos en oponerse. La iglesia católica romana la rechaza porque el procedimiento implica la destrucción de embriones y la anglicana porque no se ha profundizado lo suficiente en los temas éticos.
La comunidad científica también tiene sus dudas y llama a no precipitarse en cantar victoria.

"Todavía no podemos hablar de un uso amplio", recalca Larysa Tumanova, profesora del Instituto de pediatría, obstetricia y ginecología en Kiev.

"Primero hay que vigilar la salud de los recién nacidos hasta que cumplan al menos tres años", afirma a la AFP. El primer bebé con "tres ADN" nació el año pasado en México mediante una técnica que difiere un poco en la fecundación del ovocito.

Otros expertos estiman que estos métodos deben quedar restringidos a las parejas expuestas a transmitir enfermedades genéticas a sus hijos.

Pero Valéri Zukin defiende su derecho a ayudar a las mujeres estériles que deseen ser madres. Algunas están dispuestas a pagar hasta 12.000 euros para probar su método.

"Tenemos pacientes que vienen de Polonia, Holanda, Dinamarca, Francia, Israel, Portugal y Brasil", cuenta. Ante la fuerte demanda, el médico busca aliarse con un instituto extranjero para perfeccionar el método.

La clínica "Nadiya" coopera actualmente con la universidad de Shanghai en China, con el objetivo de determinar las causas genéticas de anomalías en el desarrollo de los embriones en un estadio precoz.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)