ciencia

La llave para conocer la flora de la antigüedad

Recientemente dos grupos de investigadores de Estados Unidos se comunicaron con los científicos uruguayos Andrés Rinderknecht y Ernesto Blanco interesados en analizar el esmalte dental del Josephoartigasia monesi (nota principal). ¿Por qué? Porque esconde la llave para conocer cómo era el entorno del animal hace 4 millones de años. Cómo era el Uruguay de entonces de cuyas plantas y árboles se alimentaba el hasta hoy roedor más antiguo del mundo.

Cuando el animal comía, contó Rinderknecht, moléculas del alimento se iban acumulando en los dientes. Analizándolo se puede saber qué ingerían y, en consecuencia, qué especies vegetales lo rodeaban y cómo era el paisaje de entonces.

Los resultados, junto con el análisis de la temperatura que habría entonces será obtenido en el transcurso del año.

En cuanto al nombre del animal, Josephoartigasia monesi, Rinderknecht recordó que fue puesto en honor a José Gervasio Artigas y que hace unos años un colega suyo se extrañó por el término y bromeó en Internet. Rinderknecht lo recordó en diálogo con El País.

"En un blog un canadiense preguntó, ¿qué hizo esta pobre rata para merecer un nombre así? Y le contestó un japonés: yo me fijé en Wikipedia y el nombre es por José Artigas que es el héroe revolucionario de ese país", rememoró.

Si bien otro colega retrucó que si se le había puesto ese nombre a un antepasado de los roedores, entonces el pájaro nacional debía ser una mosca, Rinderknecht se siente reconfortado porque tres personas de lugares absolutamente distintos supieron de la existencia de José Artigas y del origen de esta pieza de museo que solicitan para estudiar algunas de las universidades más prestigiosas del mundo.

Al cierre de esta edición el nombre científico que hace honor a Artigas generaba en Google 11.500 resultados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)