Liceo Francés, 120 años formando estudiantes con pensamiento crítico

Con mil alumnos, el Liceo Francés Jules Supervielle celebra pasado y futuro de la institución en un aniversario particular

Liceo Francés
Los alumnos que egresan del Liceo pueden seguir sus estudios en Uruguay o en cualquier país del mundo.

El Liceo Francés Jules Supervielle, nombrado así en honor al poeta franco-uruguayo, es una de las instituciones educativas más antiguas del país. Para hacerse una idea, en 1897, apenas una semana después de que se firmara el Pacto de La Cruz que ponía fin a la guerra civil, se inauguraba en la calle Soriano el “Collège Carnot”, origen del Liceo Francés. A lo largo del siglo XX, la institución pasaría por una serie de cambios y expansiones. Se mudaría a 18 de Julio, abriría nuevas sedes en Avenida Italia y Carrasco, y finalmente en 2001 se unificaría en el Buceo, cuyo edificio pasó a formar parte de la rambla montevideana.

El aporte del Liceo Francés es bastante más que paisajístico. Hoy, hace 120 años que por sus aulas pasaron miles de uruguayos que se formaron en un sistema educativo que hizo escuela en todo el mundo. En esta oportunidad su director general, el presidente de la Sociedad Francesa de Enseñanza y el embajador de Francia explican cómo funciona este liceo, así como los desafíos que esperan para el futuro.

El Liceo Francés funciona gracias al trabajo en comunidad de dos instituciones históricas: por un lado, la Sociedad Francesa de Enseñanza —una sociedad civil sin fines de lucro y uruguaya, que se encarga de la gestión administrativa del liceo— y, por otro, la Agencia para la Enseñanza Francesa en el Extranjero (AEFE) que anima una red de casi 500 liceos franceses en todo el mundo. A través de un convenio entre ambas instituciones el Estado francés brinda apoyo económico, docentes, capacitación, y financia becas para aquellos niños con nacionalidad francesa que viven en Uruguay.

Liceo Francés
Philippe Bastelica, Alejandro Ruibal, y Bernard Moga en las instalaciones del centro.

Según Bernard Moga, director general de la Institución, hay dos conceptos que sirven para entender el sistema del Liceo Francés: uno es la homologación con Francia, y el otro es la habilitación por parte del sistema educativo uruguayo. La homologación significa que los programas que se aplican son los mismos que se emplean en la enseñanza pública francesa, con los mismos exámenes y los mismos diplomas que en ese país.
Asimismo, la habilitación del sistema educativo uruguayo asegura que los alumnos cumplen con el programa establecido por la ANEP. Estas dos condiciones aseguran que los estudiantes reciban una formación francesa y uruguaya al mismo tiempo.

Una formación multicultural

 El edificio del Liceo Francés, que posee una vista espectacular del puerto del Buceo, cuenta con 10.000 metros cuadrados que ocupan toda una manzana entre las calles Paiva, Grau y Riverós. Allí estudian mil alumnos desde educación inicial a bachillerato. Además de salones de clase, el edificio cuenta con salas de música, informática, laboratorios, bibliotecas, comedor estudiantil, canchas y espacios recreativos. A esto se suma su campo de deportes, ubicado en la calle Gonzalo “Gonchi” Rodríguez, por la Ruta Interbalnearia.

Uno de los aspectos más destacados del Liceo Francés es su programa de idiomas. Los alumnos tienen su primer contacto con el francés en la “maternelle”; en primaria se agrega el inglés y en secundaria tienen la opción de estudiar portugués. Esto genera que los alumnos egresen de “bachelier” con una formación de base trilingüe.

Este título habilita a los egresados a continuar sus estudios terciarios en cualquier universidad del mundo. Y si bien la mayoría opta por continuar sus estudios en Uruguay, muchos realizan posgrados en Francia y otros países del extranjero. A esto se suma el hecho de que el liceo cuenta con alumnos de 26 nacionalidades, con distintas costumbres y religiones, una dimensión multicultural que enriquece.

Liceo Francés
Alumnos de Primaria del Liceo Francés tienen iPad para trabajar en clase.

Para el director general Bernard Moga, el objetivo es que los alumnos reciban una educación de perfil internacional, y generen una relación de apego con Francia que dure para toda la vida. Un eslabón importante de este vínculo es el viaje que los alumnos realizan a Francia en primer año de bachillerato, donde experimentan de primera mano el idioma y la cultura que los formó desde chicos. “Nuestro objetivo es formar ciudadanos responsables, que puedan pensar por sí mismos y cuenten con todas las herramientas para hacerlo. Buscamos formarlos con una mirada crítica y positiva para analizar diferentes tópicos. Esa es la característica principal del sistema de educación a la francesa”, afirmó el director general.

Por su parte, Alejandro Ruibal, presidente de la Sociedad Francesa de Enseñanza, destacó que uno de los valores más importantes del liceo es la transversalidad, ya que el programa diseñado en Francia asegura una formación muy completa, tanto en Ciencias como en Humanidades, asegurando que el verdadero diferencial de la institución son los valores que hacen a la educación francesa. “El espíritu republicano, la libertad, la igualdad, y la fraternidad, así como la laicidad, complementan una educación académica que jamás pierde el espíritu humanista”.

Respecto al futuro, Ruibal agregó: “el Liceo Francés debe seguir siendo un lugar donde se enseñe a trabajar de manera creativa pero rigurosa a la vez. Donde los chicos aprenden a pensar, pero también se ejerciten en el respeto por el otro. En este sentido, el rol de la Sociedad Francesa para la Enseñanza es velar porque el liceo siga siendo una institución que atraviese transversalmente la sociedad y contribuya al desarrollo del país. Y siempre vinculados a Francia, un país con el que nos unen muchas cosas, y con el que tenemos un futuro por transitar”.

Festejos por el aniversario

Los festejos de los 120 años del Liceo Francés Jules Supervielle se llevarán a cabo el próximo jueves 12 de octubre. La celebración comenzará a las 20:17 en el Auditorio Nacional del Sodre. Luego del discurso de las autoridades, se proyectará una pequeña película con la historia del liceo y su importancia en el Uruguay. Más tarde, los alumnos del liceo interpretarán la comedia musical Les trois mousquetaires, basada en la obra clásica de Alejandro Dumas.

El vínculo entre dos países

Para el embajador de Francia, Philippe Bastelica, el éxito duradero del liceo francés, a lo largo de sus 120 años de existencia, se explica por los valores comunes que existen entre Uruguay y Francia y que se reflejan en los razgos fundamentales de la enseñanza en el establecimiento. “Por esa razón, muchos de los exalumnos del liceo se han visto reconocer un lugar y una responsabilidad de primer nivel en todos los sectores de la sociedad uruguaya. De esta manera, son capaces de jugar un papel eminente en la profundización de las relaciones entre el Uruguay y Francia y de contribuir a reforzar los lazos de amistad que existen entre nuestros países”, dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar