inglaterra

Levantan apuestas por el nombre de la "bebé real"

La bebé de los duques de Cambridge nació ayer y el mundo entero ya la conoció por fotos que rápidamente se difundieron. Pero nadie sabe su nombre. Alice,Charlotte y Olivia son algunos de los más apostados. Aunque también muchos opinan que se llamaría Diana, en honor a su abuela.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nació la hija de los duques de Cambridge. Foto: AFP

Charlotte o Alice, quizás Olivia. Tras el nacimiento ayer de una niña de 3,7 kilogramos de peso, el segundo bebé de los duques de Cambridge, William y Kate, todo el Reino Unido se pregunta cual será el nombre de la pequeña, cuarta en la línea de sucesión a la corona.

Los apostadores de Londres están inclinados a dos nombres muy tradicionales -Victoria y Elizabeth- aunque también "cotizan" con mucha fuerza Charlotte y Alice, detrás de los cuales aparecen Diana, Alexandra o Mary.

La última novedad es el de Olivia, un nombre "insólito" en la familia real -precisó la emisora Sky News- pero que escala posiciones.

Lo de la elección del nombre no es un tema casual. Todo lo contrario. Charlotte y Alice fueron nombres comunes entre las princesas respectivamente en el '700 y en la época victoriana.

En el primer caso, la elección podría interpretarse como un acto de respeto hacia el padre de William, el príncipe Carlos.

Victoria o Elizabeth indicaría en cambio un gesto hacia las dos soberanas más longevas en la historia del reinado.

Luego están los dos nombres menos tradicionales: el de Diana y el de Olivia. Ambos cuentan con el apoyo de la gente común, sobre todo el primero.

La decisión sobre el nombre del "royal baby girl" podría ser anunciada incluso en las próximas horas. Antes había que completar una serie de citas claves, como las reuniones entre los duques de Cambridge y los respectivos suegros (el príncipe Carlos y Camila y los Middleton).

Hay quien destaca en cambio que la decisión será tomada solamente tras una reunión con la Reina -en un plazo de uno o dos días- a quien será presentada la bebé.

Para hacerlo, los duques de Cambridge deberán dejar su residencia oficial de Londres, el "Kensington Palace", para desplazarse a la propiedad en las afueras de la capital de "Anmer Hall", en el Norfolk: esta residencia está a su vez cerca de la privada real de Sandringham, en la que se encuentran desde hace unos días la soberana junto al príncipe Felipe.

En Kensington la beba ya ha sido presentada a los abuelos.

En una Londres que anoche se tiñó de rosado para celebrar el primer nacimiento femenino de la rama principal de la dinastía en los últimos 65 años, los más rápidos para visitar a la "recién llegada" fueron los Middleton: Carole, madre de Kate, la hermana Pippa y luego el abuelo Michael.

Más tarde llegó también el príncipe de Gales, Carlos, acompañado por la mujer Camila. Ambos fueron fotografiados en sus respectivos automóviles, como cualquier abuelo, o abuela, que el domingo por la mañana va a conocer a la nietita recién nacida.

El objetivo de Will y Kate -así son llamados por la prensa- es precisamente el de vivir como una familia "normal", por lo menos en lo que respecta a la relación con los hijos.

Una normalidad que por otra parte es muy relativa, razón por la cual la pareja calcula con el cuentagotas su exposición con los medios de prensa: todo lo contrario de lo que ocurrió con el mismo príncipe y con su hermano Harry, en sintonía por otra parte con la exposición mediática que tuvo en su &î352;poca Lady Diana.

De una u otra manera, si ayer fue el día de las fotos tras el nacimiento de la "baby" hoy en cambio para la pareja fue un domingo puertas adentro.
También el comunicado difundido hoy fue breve y contenido: "El duque y la duquesa -afirmó el mensaje- están inmensamente gratos por los mensajes de felicitaciones recibidos por las personas de todo e mundo"

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)