CIENCIA

Les quitan tumor despiertos

En Uruguay 10 pacientes han sido operados por cirujanos capacitados en novedosa técnica francesa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dos médicos uruguayos viajaron a Francia para capacitarse con Duffau. Foto: Pixabay.

Una psiquiatra tenía un tumor en su cerebro. Era pequeño y aún no le había generado síntomas. Le recomendaban quitárselo, pero le advertían que muchas de sus capacidades profesionales podían verse afectadas al abordar este órgano tan delicado.

Recorrió consultorios y clínicas y en todos lados obtenía el mismo pronóstico. Un día alguien le nombró a Hugues Duffau: "Él es el único que puede operarte y garantizarte que puedas seguir trabajando", le dijeron.

La mujer fue a verlo y dijo que no estaba dispuesta a perder la empatía que lograba hacia sus pacientes, especialmente con los niños, a los cuales se dedicaba. "Me preguntó: ¿Usted puede sacarme el tumor y conservar mi empatía? Sí, puedo, le respondí", rememoró Duffau en diálogo con El País. Y lo hizo.

Esta anécdota es compartida por el médico francés cada vez que se le pregunta por un caso que para él sea emblemático y que pueda ilustrar la técnica que utiliza. El jueves pasado lo rememoró en el V Congreso Uruguayo de Neurocirugía, del cual fue invitado de honor.

Duffau es profesor y director del servicio de Neurocirugía del hospital universitario Gui de Chauliac (Montpellier) e integra las academias francesas de Medicina y Cirugía.

Décadas atrás fue a estudiar a Estados Unidos y vio operar el cerebro de pacientes con epilepsia despertándolos durante la cirugía: observó mejores resultados que si estuvieran dormidos. De vuelta en su país decidió aplicar el método a la cirugía oncológica.

Con el tiempo se convirtió en una referencia en la materia y comenzó a transmitir que el secreto de obtener buenos resultados no está únicamente en la experticia de las manos, sino en cambiar la forma en que se entiende el funcionamiento del cerebro.

"El principio básico es que todos tenemos un cerebro diferente", explicó a El País en el NH Columbia. "Hay que lograr entender cómo es el mapa cerebral de ese paciente con un tumor para evitarle secuelas".

Durante la cirugía el médico despierta a la persona y testea, mediante estímulos eléctricos sobre el cerebro donde están las conexiones que están detrás de las funciones y tareas que son esenciales para la vida de esa persona.

Según el especialista, existe el concepto equivocado de que el cerebro tiene áreas fijas que se asocian directamente con una u otra acción. "Eso es totalmente falso. El cerebro funciona en redes, no en localizaciones exactas", enfatizó Duffau.

Desde esa perspectiva, el neurocirujano sostiene que si los especialistas se animan a pensar que el órgano que nos define como especie trabaja en "redes neurales complejas que interactúan", comprenderían que tiene "neuroplasticidad" y que en ciertas situaciones, como cuando tiene un tumor, se reorganiza.

Así, para quitarlo de una persona, es necesario comprender cómo se reorganizó en ella, según su propia experiencia de vida. Es decir, cuál es el "entretejido" que conformó su cerebro; ver dónde no se puede tocar si la persona desea preservar su vida como la tenía y no apuntar solo a quitarle lo que sobra en su cabeza. "El 99% de mis pacientes queda sin secuelas", remarcó Duffau.

Todo el planteo tiene una desventaja y es que se aplica únicamente para un tipo de tumores, los gliomas de bajo grado, los cuales se originan desde células que dan soporte al tejido nervioso (células gliales). Más de la mitad de los tumores del sistema nervioso son gliomas, pero la lógica de Duffau ha dado resultado especialmente en los de bajo grado, que se desarrollan lentamente.

Otro punto no menor es que con el paso de los años los tumores regresan, como sucede con las cirugías convencionales. El clínico subraya que no cura, pero garantiza mejor calidad de vida.

Dos cirujanos uruguayos viajaron a Francia a capacitarse con Duffau, entre ellos Fernando Martínez, encargado de la Unidad de Cirugía del sistema nervioso periférico del Hospital de Clínicas. Hay 10 uruguayos que ya han sido operados exitosamente.

¿Cómo es posible que no le duela a la persona?

El francés Hugues Duffau fue el primer neurocirujano en extraer un tumor cerebral con el paciente despierto en Europa. Con los años se volvió un referente en la técnica y hoy forma neurocirujanos de todas partes del mundo. Según explicaron especialistas locales, trabajar en el cerebro con el cráneo "al aire" es posible porque la masa cerebral no tiene terminales de dolor; todas las conexiones nerviosas están en las capas anteriores de la cabeza, las cuales son atravesadas con anestesia.

MÁS DATOS DEL TEMA

Despierto. Colabora en la cirugía

En pleno quirófano, mientras el paciente se encuentra tendido en la camilla con una buena parte del cráneo abierta, se le pide al anestesista que lo despierte así el paciente contribuye con la tarea.

España. Operado tocando el saxo

En octubre de 2015, en Málaga, España, extirparon un tumor cerebral a un paciente mientras tocaba el saxofón en algunos momentos para evitar secuelas. No había antecedentes en ese país.

Mapeo. El lenguaje musical en su cerebro

Para realizar la intervención los especialistas hicieron un mapeo del lenguaje musical en la corteza cerebral de Carlos Aguilera, de 27 años. La intervención tuvo una duración de 12 horas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)