SALUD

Imprimen revista con sangre de portadores de VIH

El lema es "Héroes del VIH" y la publicación se presenta dentro de un envoltorio transparente con un precinto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: EFE

Una revista austríaca ha impreso su última edición usando sangre de tres personas seropositivas como un acto simbólico para luchar contra "miedos irracionales" y el "estigma" social que todavía conlleva el virus que causa el sida.

La revista Vangardist ha lanzado este mes una edición limitada de 3 mil ejemplares creados con tinta mezclada con 150 mililitros de sangre donada por tres portadores de VIH.

Cada ejemplar de esta revista, dedicada a "hombres progresistas, curiosos y abiertos de mente", lleva textos en inglés y alemán, y se vende a 50 euros.

El dinero recaudado con la venta de este número especial se destinará a proyectos benéficos para afectados por el virus.

Para el lector, la revista es totalmente segura y no existe ningún riesgo de contagio.

"Queríamos enviar un mensaje contra el estigma porque después de 30 años de investigación, la medicación es ahora muy buena, pero el estigma aún es una losa para la gente que sufre el virus", explica Julian Wiehl, fundador y director de Vangardist.

"De forma increíble existe todavía ese estigma, y se puede ver en ciertos comentarios a nuestra campaña", agrega.

"Algunos piensan que se pueden infectar con esta revista, nos han llamado asesinos, como si quisiéramos matar a alguien. Eso solo lo puede decir alguien que piensa que esto es peligroso", lamenta.

Desde hace mucho tiempo se sabe que el VIH muere con rapidez fuera del cuerpo y sólo puede transmitirse por contacto directo con fluidos corporales, principalmente en la sangre y el semen.

Además, para garantizar la plena seguridad para los lectores, los responsables de la revista han recibido ayuda médica y científica de las universidades de Harvard (EU) y de Innsbruck (Austria).

Los investigadores de Innsbruck esterilizaron la sangre y volvieron a analizarla después sin encontrar rastros de patógenos.

La cantidad de sangre empleada es más bien simbólica, y según explica el director, la medida empleada se corresponde a una unidad de sangre por cada 28 de tinta.

"Hemos utilizado muy poca sangre. El color rojo que uno ve en la revista no es por la sangre. Es por la tinta que utilizamos, pero hemos mezclado la sangre con la tinta roja", asegura.

Wiehl confía en que esta campaña sirva para luchar contra los prejuicios que sufren las personas que son VIH positivo y que lleva a muchos a aislarse socialmente y sufrir depresiones.

"Cuanto más se hable de un tema más miedo se pierde y más crece el conocimiento", defiende Wiehl, al asegurar que la campaña ha servido para que "la gente hable en sus casas sobre esto".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)