SALUD

El HPV y su relación con el cáncer

Investigación realizada en Colombia se concentró en estudiar la epigenética de las células.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

A través de biomarcadores epigenéticos, que se encargan de identificar las alteraciones patológicas heredables en el ADN, se podría entender la incidencia del virus del papiloma humano (HPV) en algunos tipos de cáncer de la cabeza, el cuello y el útero.

Se ha comprobado que las mucosas de estas áreas del cuerpo comparten características que las hacen susceptibles de ser colonizadas por el HPV y generar tumores malignos.

Con base en eso, un grupo de investigadores se dio a la tarea de entender la implicación del HPV en los tipos de cáncer y comprender los factores que formarían parte del proceso de vacunación. Así lo indica una investigación de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá (Colombia), desarrollada por la docente de la Facultad de Odontología Adriana García Robayo.

La investigación se basó en conocer los biomarcadores genéticos de más precisión, que permitirían detectar la presencia de cáncer en el organismo. Los biomarcadores son herramientas biológicas que indican las variaciones bioquímicas y morfológicas en los organismos y permiten establecer factores de riesgo.

En primera instancia, el estudio se inició en cáncer cervical (cuello uterino). El grupo de trabajo estaba interesado en conocer algunas moléculas o partes del ADN en donde hubiera alteraciones y pudieran predecir el pronóstico de los pacientes. "¿Por qué? Porque el cáncer cervical es una enfermedad crónica pero prevenible. Sin embargo, la infección con HPV es una causa necesaria pero no suficiente para desarrollarlo. Hay muchos otros factores, principalmente ambientales, que pueden influir en el desarrollo de este; uno de esos fenómenos que pueden ocurrir en la célula es la epigenética," dijo García.

La epigenética es el estudio de los factores que no corresponden al estudio de la genética clásica, principalmente basada en la información contenida en los genes heredables, sino a los factores ambientales y circundantes en el momento de la concepción y durante el desarrollo del organismo.

En ese sentido, lo que pretende la investigación es "buscar, mediante tecnologías más masivas, cómo esa epigenética cambia en una persona con cáncer, en una persona con lesiones preneoplásicas (como las del cáncer en cuello uterino), cómo cambia por genes que están modificados epigenéticamente en estadios tempranos del cáncer, en estadios más avanzados y, finalmente, ya en el cáncer invasivo", afirmó la docente.

Fueron cerca de 10.000 partes del ADN en las que se estudiaron los genes indicadores de cáncer en general. Posteriormente, se hizo una comparación de cómo van cambiando dichos genes gradualmente, ya que existen lesiones evolutivas de la enfermedad y se buscaba conocer cuáles eran los genes que podrían predecir si ya una mujer presenta alguna lesión preneoplástica o alteración epigenética, o si tiene hacia el futuro el riesgo de desarrollar el cáncer.

"Queríamos complementar el tamizaje de estas pacientes. Es decir que, aparte de decirles que son un caso positivo para la infección del VPH y tienen encima un virus de alto riesgo, también tiene estas modificaciones epigenéticas, que, además, incrementan ese riesgo de desarrollar un cáncer", explicó García.

Uruguay.

El HPV es un virus que se trasmite, sobre todo, por vía sexual y —que a pesar de ser uno de los métodos más eficientes— el condón no lo previene.

Tanto hombres como mujeres pueden estar infectados con el virus, sin embargo son las mujeres quienes lo padecen.

Casi la totalidad de tumores de cuello de útero guardan relación con el HPV.

En Uruguay unas 380 mujeres son afectadas al año por este tipo de tumores y la mitad de ellas fallecen.

En este momento, el HPV está siendo combatido a través de la aplicación de la vacuna contra este virus y que está disponible para todas las niñas nacidas a partir del 2001. En tanto, para su prevención es fundamental que las mujeresse realicen papa nicolau y colposcopías anualmente.

Debe ser la prioridad de las agencias y gobiernos.

"El número de muertes por cáncer ha venido incrementándose en los últimos diez años. Tenemos que empezar a mover las piezas para que eso sea una prioridad en las agendas de los gobiernos y de todos los que tengan que aportar algo importante en el debate", sostuvo Irene Mia, directora global editorial de The Economist Group.

Para el 2035 las muertes crecerían un 106% si no hay compromiso gubernamental.

Prevención - Eliminar el virus y el contagio.

El Virus del Papiloma Humano puede ser prevenido a partir de la colocación ce vacunas. En países como Argentina, también se vacuna a hombres para prevenir que sean portadores del virus.

Muertes - Tumores que cobran vidas.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en 2015 8,8 millones de defunciones fueron ocasionadas por el cáncer, traduciéndose en que 1 de cada 6 muertes es consecuencia de un tumor maligno.

Cumbre - Tabaré Vázquez advirtió.

En la Cumbre Mundial de Líderes contra el cáncer, el presidente Tabaré Vázquez aseguró que la lucha debe fijar su objetivo en mejorar la detección en los “países oncológicamente subdesarrollados”

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)