VETERINARIA

Homeopatia aplicada en animales

Veterinarios uruguayos la utilizan en gatos, perros, vacas y hasta caballos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Carlos de Inglaterra admite que trata a sus animales con homeopatía. Foto: M. Cuthbert

Días atrás el Príncipe Carlos de Inglaterra dijo ante científicos y funcionarios del gobierno británico que aplica homeopatía en su ganado, como parte de un programa para reducir el uso de antibióticos.

Según narró el diario inglés The Guardian, el príncipe justificó su medida ante personalidades claves de la sanidad inglesa como Dame Sally Davies, directora del departamento de Salud de Gran Bretaña, quien un día declaró que la homeopatía era básicamente "basura".

"Hemos estado utilizando tratamientos homeopáticos, sí, homeopáticos, en mis vacas y en mis ovejas", enfatizó el príncipe. Clarence House (residencia real) aclaró luego en un comunicado que los aplican en combinación con drogas veterinarias tradicionales.

No es la primera vez que el príncipe defiende la homeopatía pero su confirmación de que sus animales la reciben despertó la reacción de las autoridades veterinarias de Londres, quienes llamaron a pedir pruebas que respalden su medida.

A más de 11.000 kilómetros de Londres, en un haras del departamento de Colonia, el veterinario Pablo Guyer hace, sin saberlo, lo mismo que el monarca inglés.

Guyer tiene 54 años, nació en Montevideo y a fines de la década del 80 se fue a vivir a Carmelo. Mucho tiempo después, una médica amiga le recomendó que utilizara una crema homeopática para una afección que tenía en su piel.

Le dio muy buen resultado; por lo cual, el día que una de las yeguas del haras desarrolló un problema en la piel y no respondía a los medicamentos convencionales, recordó aquella crema y la probó con el animal. "Me pareció increíble ver progresar una herida tan rápido", recordó en diálogo con El País. "Eso me llevó a interesarme y leer bastante del tema".

Guyer aclaró que no está en contra de la medicina veterinaria tradicional pero no duda que la homeopatía también de resultado. Según su experiencia, puede facilitar trabajos.

"Por ejemplo, a un caballo le podrás poner una vez colirio en el ojo, dos veces lo dudo, tres no creo", señaló el veterinario. En cambio, administrar por boca un medicamento homeopático que combata un problema en la vista es algo sencillo, comentó.

Según cuenta, este año controló un problema neurológico que tenía una yegua y frenó diarreas de terneros utilizando homeopatía.

Unos kilómetros al noroeste, en Soriano, la veterinaria Rocío Bertoletti vierte un preparado de homeopatía en el tanque del que bebe su ganado y asegura que así redujo las moscas de los cuernos en sus animales.

Este insecto se posa sobre el lomo, absorbe la sangre y molesta al ganado, lo que puede traer como consecuencia que coman menos y demoren más tiempo en engordar para ser vendidos.

Montevideo.

Pero no es solo en animales de producción que se aplica homeopatía en Uruguay. Claudia Simón (foto) ha tratado perros, gatos y hasta conejos con estos compuestos.

Simón realizó un postgrado en homeopatía veterinaria, que fue impartido años atrás en Uruguay por especialistas argentinos. Actualmente da clases en la Asociación de Medicina Homeopática del Uruguay y en un curso optativo que ofrece la Facultad de Veterinaria para estudiantes avanzados.

Con base en su formación, adquiere los compuestos en las farmacias homeopáticas que hay en Montevideo y, según el problema de cada animal, solicita una u otra concentración.

Mariana le llevó a Rufino, un golden que por entonces tenía 7 meses. La consultó después de que tres antibióticos y un tratamiento con corticoides no pudieron controlarle un fuerte problema respiratorio. "No lo podíamos sacar a pasear ni jugar porque se agitaba, era como que tuviera asma", recordó Mariana. Realizó la consulta con la veterinaria y al mes de tratamiento "era otro", aseguró a El País. Rufino tomaba la homeopatía en pastillas y gotas.

¿Por qué funciona? "El medicamento homeopático no es una molécula que uno pueda saber como actúa por bioquímica", aclaró Simón. "Por bioquímica analizas los frascos y decís es agua y alcohol, es nada, no se pueden curar. Pero sí se pueden porque es una cosa que va más allá".

Detrás de esa mezcla de agua y alcohol hay una sustancia de origen natural, como puede ser una abeja, que fue diluida sucesivas veces hasta prácticamente esfumarse. Según los homeópatas algo de ese ser vivo permanece en la solución final y puede curar.

Desde la Sociedad de Medicina Veterinaria del Uruguay, Carlos Morón, su presidente, entiende que es necesario hacer estudios con cientos de animales para demostrar que no se trata de casos aislados.

La misma base para todos.

Los veterinarios homeópatas emplean los mismos compuestos que los médicos que practican homeopatía. Esta disciplina fue creada en 1796 por Samuel Hahnemann basado en su doctrina de "lo similar cura lo similar": una sustancia que cause los síntomas de una enfermedad en sanos curará lo similar en enfermos (un compuesto contra problemas de la vista está basado en la cebolla). Uno argumento de los detractores de la homeopatía es que se basa en un efecto placebo, es decir que la persona cree y por eso responde. Los verterinarios indican que si fuera así no podría dar resultado en los animales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)