El inglés George Marshall sugiere nuevo abordaje ante el cambio climático

De Greenpeace a comunicador

Ni se le ocurra pensar en eso", con esas palabras el inglés George Marshall titula uno de los libros más innovadores en los discursos vinculados al clima.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Los uruguayos deben ver el cambio climático como algo que los puede afectar directamente", dijo.

Exintegrante de Greenpeace, Marshall entiende y toma con total naturalidad el escepticismo hacia el mensaje fatalista del cambio climático.

Después de 25 años de trabajar para lograr acciones en pro del medio ambiente, escribió Dont ever think about it, en donde plantea que existe una "resistencia psicológica" de la población hacia este tema. Y cuenta por qué.

"A las personas que dudan o no creen en el cambio climático los mensajes que buscan infundir miedo les repelen y tienden a fortalecerles su escepticismo. Sienten que están siendo manipuladas", dice a El País desde Oxford, donde tiene base Climate Outreach, una organización creada por él, que difunde noticias vinculadas al medio ambiente y asesora a parlamentarios británicos.

"El cambio climático no es igual a cualquier problema, como el terrorismo, que es visible y ejecutado por enemigos. En ese caso el miedo sí es un motivador", ejemplifica.

El cerebro está diseñado para reconocer amenazas y reaccionar. En la medida en que el cambio climático no es una amenaza concreta, visible y urgente, sino "lejana" o abstracta, indica Marshall, plantearlo como se ha planteado hasta ahora no provoca una acción colectiva.

El tema turba a la gente, considera el escritor, porque "altera el optimismo hacia el futuro. Muchas personas con valores conservadores sienten que los que hablan sobre el cambio climático son más peligrosos que el cambio climático en sí mismo!", enfatiza.

Uruguay.

Este exintegrante de Greenpeace considera que la forma de generar más interés y mayores acciones es apelando a las identidades colectivas. "Por ejemplo, los uruguayos necesitan ver el cambio climático como algo que los puede afectar directamente", apunta Marshall.

"Uruguay es un país pequeño que puede sentirse impotente en la arena internacional pero, localmente, la gente puede desarrollar un sentimiento de orgullo por responder de forma inteligente" al cambio climático.

En Dont ever think about it Marshall sugiere que existe una conexión entre la negación del cambio climático y la negación de la muerte. "Estoy convencido que detonan los mismos mecanismos".

De otro modo, no entiende cómo no se discute internacionalmente sobre detener la búsqueda de nuevos yacimientos de petróleo y gas. "Es una falla cognitiva que nos hace ser indiferentes a las causas y centrarnos solo en el resultado final".

COP 21.

Este lunes comienza en París la Cumbre de Cambio Climático de París, COP21. Un nuevo evento en el que los líderes buscarán consensos para ejecutar acciones.

"Creo que ya escribieron el mensaje: es una gran amenaza y nos lo tomamos seriamente", ironiza, aunque agrega que ve que está habiendo algunos avances.

En su opinión, la forma de generar cambios es que haya una gran presión social. Y para que esta se dé hay que tender puentes entre radicales y escépticos. Una de las formas es mostrar las conexiones entre las "soluciones" al cambio climático con las fuentes de felicidad humana y no con la privación material.

COP 21, una nueva cumbre mundial.

El lunes 30 de noviembre se inicia la COP 21, una reunión internacional de dos semanas que busca que los países acuerden una reducción de emisiones de carbono a la atmósfera para evitar el aumento de temperatura del planeta. Uno de los objetivos es acordar un pacto que gestione el proceso de descarbonización para que la temperatura del planeta no supere los peligrosos 2 grados a finales del presente siglo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)