Dos ingenieros crearon una aplicación turística para los “lentes del futuro” 

Google Glass "es celeste"

Los lentes de realidad aumentada de Google aspiran a transformar la vida de la humanidad. Aún no salieron a la venta pero ya cuentan con adeptos y escépticos y siguen estando entre las apuestas medulares de una de las empresas más famosas del mundo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La patilla del aparato es el panel táctil del dispositivo.

Uno de los rubros en el que los expertos informáticos le observan más futuro es en el turismo y la actividad deportiva. Por eso, a dos uruguayos se les ocurrió la idea de crear una aplicación para Google Glass que apunta a generar una nueva experiencia en los usuarios.

El objetivo es que la persona pueda conocer, por ejemplo, qué deportes se realizan en un balneario y cómo llegar hasta ese lugar. En diálogo con El País, estos dos ingenieros, que trabajan en Maldonado, contaron cómo fue el proceso de trabajo para este dispositivo y qué detalles del trabajo con Google los sorprendieron. La relación de los uruguayos con este dispositivo no es nueva.

Una mujer, radicada en Estados Unidos desde hace una década, es pionera en su uso y trabaja en un proyecto para adaptar una región geográfica de España a la utilización de estos lentes. De este modo, Google proyecta y los uruguayos le siguen la corriente.

Dos uruguayos crearon una aplicación para Google Glass que informa en tiempo real de los eventos marítimos en cualquier parte del mundo.

Este servicio, llamado Sightseaing, se suma al conjunto de aplicaciones selectas que el gigante informático ha incluido en su tienda."Quisimos estar siempre a la vanguardia de la tecnología y la tecnología hoy pasa por los vestibles", explicó Martín Pérez, ingeniero de la empresa Cualit que funciona en Punta del Este.

Para hacer funcionar el sistema, un usuario debe colocarse un par de lentes, que vienen con un cristal traslúcido en el ángulo superior derecho. Allí, hay una pantalla. Cuando el usuario habla, se va modificando la interfaz de ese cristal. El lente no tiene ningún parlante que registra el sonido, sino que interpreta, en palabras, las vibraciones que se generan en los huesos del cráneo.

"OK, Glass. Explore nearby" ("Explora lo más cercano"), dice un usuario. Los lentes acatan de inmediato y, automáticamente, aparece una imagen de pesca deportiva, dónde realizar surf o de avistamiento de ballenas en ese cristal.

La patilla del aparato es el panel táctil del dispositivo. Cuando un usuario arrastra su dedo por esa zona, va interactuando con la aplicación. De repente, aparece una imagen de deportes marítimos. "OK. Glass, read aloud ("Lee en voz alta"). Si uno le pide que lo describa, el lente dirá en qué consiste esa actividad.

Google atento.

Esta aplicación ya había sido desarrollada para teléfonos y tablets. Esta idea, que contó con el apoyo de la Liga de Fomento de Punta del Este y la Organización para la Conservación de Cetáceos, permite reportar cualquier evento marítimo. El año pasado, cuando estos ingenieros adquirieron uno de los lentes de Google y pensaron en extenderlo a estos "lentes del futuro".

Durante los dos meses que les llevó desarrollar la aplicación, el gigante informático estuvo "muy arriba" del proceso de producción, dijo Federico Pérez, hermano de Martín y también fundador de la firma.

"Nos sorprendió el nivel de involucramiento de Google en la aplicación", comentó Martín. A tal punto se involucró la firma estadounidense, que les exigían cambiar la tonalidad de algunos colores y ajustar ciertos tamaños de letra.

"La experiencia fue muy beneficiosa. Con ese ida y vuelta nos agregaron más calidad al producto", agregó Federico.

Más proyectos.

Una de las pioneras uruguayas en este tipo de dispositivos es Cecilia Abadie, una uruguaya radicada en Estados Unidos desde hace más de una década.

En 2013, fue la primera persona en ser multada por conducir su auto con este dispositivo vestible en el distrito de San Diego, en Estados Unidos. La uruguaya argumentó que no tenía los lentes funcionando mientras manejaba. Finalmente, la absolvieron.

Con su empresa, 33Labs, está trabajando en desarrollar Genie, una aplicación que funciona como un secretario personal que ayuda en tareas cotidianas del usuario. Por ejemplo, cuando alguien va al supermercado, puede ver en los lentes la lista de productos que le falta comprar.

Además de este proyecto, la desarrolladora informática fue contratada por la comunidad española de Cantabria para adaptar los zoológicos y museos del lugar a la utilización de los Google Glass. Por ejemplo, cuando un usuario contempla un cuadro, en los lentes podrá consultar información adicional sobre la obra.

Este tipo de creaciones para estos lentes planean transformar la experiencia de las personas. Y hay uruguayos que ayudan a cambiarla.

Lentes "fundamentales" para google

Desde el 19 de enero, Google dejó de vender el prototipo de sus lentes inteligentes. De ese modo, puso fin a su programa "Glass Explorer" con el que recopiló la opinión de miles de personas y desarrolladores que interactuaron con el dispositivo.

Desde que hizo este anuncio, muchos interpretaron que podía ser el fin del aparato. Sin embargo, Google informó lo contrario. "Es una plataforma muy grande y fundamental para Google", aseguró Eric Schmidt, presidente del directorio de la firma. El objetivo de sacarlo de la venta, afirmó, es para mejorarlo y "dejarlo listo" para el usuario. "Es como decir que el coche autónomo es una decepción porque no me está llevando a todos lados. Estas cosas toman su tiempo", aseguró. Google anunció el proyecto en abril de 2012 y abrió dos períodos de venta, una para desarrolladores y otros para interesados en EE.UU.

Proyecto.

Google da a conocer nuevos detalles del dispositivo en glass.google.com.

Aplicación.

Para conocer el servicio para móviles, ingresar a www.sightseaingapp.com.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)