Historias

Fotógrafo que buscaba a un soldado que rompió en llanto en una imagen, lo encontró

Marco Gil Vela captó el momento en el que el soldado Martín Moctezuma Luis Hernández se daba cuenta que el terremoto había cobrado la vida de su hija y esposado. Lo buscó para darle un abrazo y así fue el reencuentro.

Soldado y Fotógrafo
Soldado y Fotógrafo. Foto: EFE

El fotógrafo Marco Gil Vela se reencontró con el soldado Martín Moctezuma Luis Hernández, quien el 19 de septiembre pasado estalló en llanto al hallar los cadáveres de la esposa e hija del primero entre los escombros.

Gil Vela, quien el fin de semana pidió ayuda a través de las redes sociales para hallar al militar, se fundió en un abrazo con Luis Hernández, después de que la imagen del soldado llorando se viralizara.

Durante el emotivo encuentro en la tarde del martes, propiciado por el Ejército en Jojutla, el municipio más golpeado del estado de Morelos por el terremoto del 19 de septiembre, Luis Hernández dijo que sintió "una gran impotencia" al ver los restos de Samara y la pequeña Sara Sofía, de un año, luego de seis horas de arduo trabajo entre los escombros.


"Yo traté de sacarlas con vida", afirmó el soldado, quien agradeció a Gil Vela el reconocimiento que hizo al trabajo del Ejército porque, apuntó, "no es fácil ser militar" y muchas veces se les critica.

"Soy padre de familia, tengo una nena y no me gustaría estar ni un segundo, ni un minuto, en los zapatos del padre", señaló Luis Hernández, al destacar que los militares también son "sensibles" al dolor.

El fotógrafo dijo al soldado que a partir de ahora tenía "dos ángeles" que lo estaban "cuidando allá arriba", así como a todos los militares.

Gil Vela dijo a Efe el lunes que el militar del 108 Batallón de Infantería había llorado desconsoladamente al verlas sin vida, aunque no eran sus familiares.

"Estaba en shock", contó este fotógrafo de bodas que el fin de semana pasado publicó en su cuenta de Facebook una imagen de su tío, Salvador Kellerman, que capta el momento en que el soldado "se desmorona", porque "sentía mucha impotencia, mucha rabia" por no haber llegado a tiempo.

Los soldados "no son fríos, son humanos, se doblan, yo lo vi, ahí está la foto", apuntó Gil Vela.

Madre e hija estaban en la casa de los padres de Samara en la comunidad de Chisco, en el municipio de Jojutla, cuando el sismo de magnitud 7,1 en la escala de Richter -que hasta ahora ha dejado 337 muertos- hizo que colapsara

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)