NOCHE BLANCA

La Floresta busca fotos de su historia centenaria

Digitalizarán las imágenes inéditas en la Noche Blanca del 22 de enero y se expondrán en Turismo

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La costa del balneario de Canelones en 1937. Foto: Centro de Fotografía de la IMM.

"Salasur" junto con el apoyo del Centro de Fotografía de la Intendencia de Montevideo (CDF) y organizaciones del balneario, comunicaron su iniciativa de recolectar imágenes que documenten hitos, eventos, personajes o el proceso de crecimiento del balneario desde sus inicios.

El sentido de esta acción es continuar contribuyendo en la construcción de la memoria colectiva de La Floresta.

Esta iniciativa surgió de Salasur, un espacio cultural y educativo de gestión privada y cooperativa, ubicado en La Floresta quienes presentaron el proyecto a los Fondos Concursables (con apoyo del CDF) y fueron seleccionados por el jurado en la categoría fotografía.

Convocatoria

Todos aquellos que tengan fotografías históricas y quieran participar de este proyecto, deben llevarlas a Salasur, el día 22 de enero, cuando se celebrará la ya famosa fiesta "Noche Blanca de La Floresta".

Las fotos serán digitalizadas en el momento de su recepción por personal del Centro de Fotografía de Montevideo, y de inmediato van a ser devueltas a sus propietarios.

En la misma instancia, fotógrafos del CdF tomarán retratos a quienes así lo deseen, para de este modo conservar imágenes de personas que integran hoy la comunidad del balneario.

Todo el material recepcionado y procesado de forma digital estará incluido en una exposición a inaugurarse en Semana de Turismo.

La Floresta es uno de los balnearios más antiguos de la Costa de Oro. Entre residentes y habituales veraneantes se encuentran muchos miembros de las generaciones siguientes a la de los primeros pobladores.

El loteo del balneario y un intenso proceso de forestación se inició en 1911 y, hacia el fin de ese año, ya comenzaron a llegar los primeros turistas.

A Miguel Perea Jampen, quien había conocido a Francisco Piria y a Antonio Lussich, se debió la idea de generar un centro poblado en un entorno que no descuidó la forestación. Llegó a plantarse 60.000 árboles entre pinos y eucaliptus, cifra que, 15 años después, aumentó a un millón.

Las primeras construcciones fueron prefabricadas, se allanó el terreno para hacer una rambla y pronto la sociedad extendió la superficie del balneario, adquiriendo los campos linderos que llegaban hasta la costa del arroyo Solís Chico.

En 1913 se construyeron una precaria capilla y un hotel para albergar a los primeros visitantes. De 1936 es el viejo hotel casino que permanece hasta hoy, transformado en complejo de apartamentos, como elemento de identidad del balneario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)