día del retrete

Falta de waters en el mundo, un problema para la salud y el medio ambiente

El retrete, o water, es un sinónimo e higiene y desarrollo. La falta de ellos puede provocar serios problemas para la salud de las poblaciones.

baño
Foto: Pixabay

El 60 % de la población mundial no cuenta con instalaciones sanitarias adecuadas, una causa de contaminación ambiental y enfermedades infecciosas, particularmente entre los niños, que se ven privados de la oportunidad de crecer en un entorno saludable y que preserve su dignidad.

Estas carencias obligan a 892 millones de personas en el mundo a defecar al aire libre y que sus heces se queden en los campos y cerca de corrientes de agua, ríos y lagos, lo que supone una gran amenaza para la salud de las personas y el planeta, recuerda la Organización Mundial de la Salud (OMS) al celebrarse el domingo el Día Mundial del Retrete.

La amenaza es doble: de una parte están los 525.000 niños menores de cinco años que anualmente mueren por diarrea causada por la mala calidad del agua, falta de servicios de saneamiento e higiene; y por la otra, la degradación que provoca que el 80 % de las aguas residuales terminen en la naturaleza sin tratamiento previo.

También se ha evidenciado que la degradación del medio ambiente contribuye de manera importante al retraso en el desarrollo de los niños en los países más pobres.

La OMS señala que el Día Mundial del Retrete fue designado para sensibilizar sobre la crisis mundial de saneamiento y fomentar medidas para solucionarla, conforme se ha establecido en los Objetivos de Desarrollo Sostenibles que tienen como horizonte el año 2030.

Para ese entonces, de acuerdo con el compromiso asumido por los Estados miembros de la ONU, todos los habitantes del planeta deberían tener acceso al saneamiento básico, se debería reducir a la mitad la cantidad de aguas residuales no depuradas y aumentar su reutilización como combustible o fertilizantes.

Para ello, los excrementos humanos deben ser depositados, transportados, tratados y eliminados de una manera segura y sostenible.

Asimismo, la ONU recuerda que el agua y saneamiento deficientes cuestan a los países en desarrollo unos 260.000 millones de dólares al año, lo que equivale al 1,5 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB).

En cambio, cada dólar invertido en esta área genera cinco gracias a la mejora de la salud y de la productividad de las personas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)