SALUD

El doloroso impacto de la depresión

Encabeza el ranking de enfermedades de la región; el Día Mundial de la Salud fue dedicado a ella.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Depresión. Foto: Wikipedia

Contrariamente a lo que se cree, a la cabeza del ranking de patologías en la región y en el mundo no están ni los males cardíacos ni el cáncer: un 25% de la carga de enfermedad corresponde a los trastornos mentales severos. En segundo lugar se encuentran las lesiones (accidentes, suicidios, homicidios y violencia intrafamiliar), en el tercero, dependiendo de los países, el VIH/sida o los problemas cardíacos, luego los tumores, la diabetes, y otras patologías.

"Pero a pesar de esta alta prevalencia, cerca de 8 de cada 10 personas que padecen algún trastorno mental no acceden al tratamiento", dice el doctor Hugo Cohen, miembro del Comité de Expertos de la OPS/OMS y vicepresidente para América Latina de la Federación Mundial de Salud Mental. "Por eso, este año la OMS dedicó el Día Mundial de la Salud a la depresión. Ésta, junto con los trastornos de ansiedad y el alcohol son los problemas de salud más extendidos."

Según el especialista, se estima que unos 50 millones de personas padecen de depresión en el continente americano, y que esta cifra representa un incremento del 50% para el período 1990-2013.

"Básicamente, la idea de este Día Mundial de la Salud es poner el foco en la enorme carga que representan las enfermedades mentales comunes, como la depresión, los trastornos de ansiedad y el suicidio, un problema de magnitud y para el cual la depresión mayor es un gran factor de riesgo", destaca Daniel Vigo, del Equipo de Sistemas de Salud Global de la Escuela de Salud Pública de Harvard.

La depresión se manifiesta como tristeza, pero también como trastornos del sueño, del apetito, sentimiento de inutilidad u odio hacia uno mismo, dificultad para concentrarse, recordar y disfrutar. Se presenta con mayor frecuencia en mujeres que en hombres, se instala en la primera juventud y afecta a todos los grupos etarios. Es, también, una de las mayores causas de pérdida económica, tanto por los costos que origina como por disminución en la productividad.

Existe una íntima relación entre depresión y suicidio, segunda causa de mortalidad entre los 15 y los 29 años. Pero también hay una relación demostrada entre depresión y diabetes, y entre depresión y trastornos cardíacos.

"Es la primera comorbilidad", afirma Andre Blake, Director Nacional de Salud Mental en Argentina. "Agrava todas las enfermedades clínicas y en las patologías crónicas el riesgo se multiplica por cuatro."

La depresión puede surgir por múltiples factores, pero tiene una alta dependencia de determinantes sociales como la pobreza y el empeoramiento de las condiciones económicas. La literatura científica muestra que una persona que queda sin trabajo tiene mayor probabilidad de padecerla.

"En un estudio que conduje recientemente", agrega Vigo, "observamos que a medida que aumenta la pobreza, crecen las tasas de este cuadro, especialmente en hombres jóvenes. Esto es sumamente grave para los países en vías de desarrollo, porque no pueden beneficiarse precisamente de aquellos que están en edad de trabajar. Por otro lado, también vimos que la desproporción entre la carga de la enfermedad y los servicios de salud es directamente proporcional a la pobreza del país. Los que más recursos tienen más destinan a las enfermedades mentales y a mejores servicios."

Enfrentarla.

Más allá del estigma y la banalización, hoy se cuenta con recursos terapéuticos para enfrentarla. "Actualmente hay tratamientos muy efectivos -destaca Blake-; entre ellos, la psicoterapia cognitiva. También hay antidepresivos muy eficientes. La combinación de ambos da resultados óptimos." Como medida preventiva, aconseja la actividad física. "Es motivante y combate el estrés, uno de los factores de riesgo más importantes para desarrollar depresión."

Para Cohen, es imperativo "crear servicios de salud mental en todos los hospitales generales con camas para la internación, cuando ésta sea necesaria, con disponibilidad de psicofármacos para un uso racional y profesionales bien formados. Pero también debe haber equipos de salud mental que den continuidad al cuidado, con apoyo a las familias y visitas domiciliarias, entre otras actividades. La mayor dificultad no está en la internación, que por lo general se reduce a un promedio de 15 días, sino en su sostenimiento en la comunidad los restantes 340 días del año".

Hoy en Uruguay existen 600 mil personas que sufren de depresión pero el 80% es decir 480 mil personas- desconocen que padecen esta enfermedad. En base a LA NACIÓN/GDA

QUÉ HACER.

1 - Actuar.

Mantenerse en actividad; asumir que se tiene disminuida la capacidad porque se está enfermos y no esforzarse por demás; dividir las actividades en pequeñas tareas y no aislarse encabezan la lista de las cosas que se pueden hacer ante una depresión.

2 - Calma.

Asimismo recomiendan tratar de realizar actividades que nos den o nos hayan dado placer; postergar la toma de decisiones trascendentes; ser conscientes de que los pensamientos negativos surgen de la enfermedad y rechazarlos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)