CIENCIA

Los comediantes de la ciencia

Un grupo de españoles dan monólogos científicos y hacen humor.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Integrantes del reconocido grupo español ofrecen charlas a científicos. Foto: A. Colmegna

Aunque se hunda el mundo, el teorema de Pitágoras seguiría siendo verdad. Allá, donde se junten un par de catetos y una buena hipotenusa, el teorema de Pitágoras funciona a tope". Este es uno de los fragmentos de uno de los monólogos de Eduardo Sáenz de Cabezón, un matemático español que, junto a otros 19 científicos españoles, enseña ciencia a las risas desde hace tres años.

En 2013, Sáenz de Cabezón participó en Famelab, un concurso mundial de monólogos científicos al que España se adhirió ese año. Los científicos se conocieron en este certamen y decidieron crear un grupo que pudiera hacer divulgaciones científicas con humor. Su nombre: The Big Van Theory. "La gente se divierte y no tiene una dificultad para entender las cosas", cuenta a Sáenz a El País.

La experiencia de estos matemáticos, biotecnólogos y químicos se ha trasladado a museos, teatros, boliches y hasta cárceles de España. En tres años, más de 200.000 personas vieron sus divulgaciones devenidas en shows artísticos.

Para dar un monólogo de estas características, tienen algunas pautas. La máxima es el rigor científico. "Para nosotros es irrenunciable", admite Sáenz. Es decir, en la jerarquía de temas que ofrecen en un monólogo, el lugar de mayor importancia lo ocupa el contenido. "La estructura narrativa que ofrecemos está al servicio de ese contenido. Lo que no hacemos es por atraer al público renunciar al rigor científico, nos traicionaríamos", agrega.

Interacción.

Recorrer diferentes escenarios les hace conocer diferentes públicos. Y luego de la mayoría de sus disertaciones, abren el juego a las preguntas de su auditorio.

"Les decimos que aprovechen que hay científicos y que pueden preguntar cualquier cosa", señala Helena González Burón, doctora en genética y biología del cáncer.

"¿Por qué me emborracho y cómo me afecta al cerebro?"; "¿se podrán clonar personas en el futuro?"; "he escuchado que el grafeno sirve para hacer preservativos, ¿qué hay de verdad en eso?; "si venimos del mono, ¿por qué somos tan cerdos?". Estas preguntas en muchos casos son respondidas al instante por estos expertos, pero en otros supone un reto intelectual a los que responden "no lo sé". Eso sí: se comprometen a averiguarlo y a dar una respuesta en sus redes sociales.

El grupo mayoritario de sus oyentes son jóvenes quienes, en algunos casos, despertaron su vocación por la ciencia a partir de escuchar estos "stand up". "Estamos empoderando a la gente que se da cuenta de que es capaz de entender ciertas cosas", explica Sáenz.

Los integrantes de The Big Van Theory se autoproclaman "frikis". "Apoyamos a quienes tengan inquietudes raras", dice Alberto Vivó, biotecnólogo y magíster en nanotecnología. Pero también intentan mostrarse como personas "cercanas" y romper con el estereotipo de Albert Einstein que lucía con los pelos parados y pasaba en su laboratorio.

La versión uruguaya.

El grupo español llegó a Uruguay para coorganizar el Science Slam Festival, un concurso de monologuistas científicos, que tendrá su final el próximo viernes en el Mercado Agrícola (ver nota aparte).

El año pasado hicieron la primera edición que dio origen al grupo Bardo. Son 12 científicos que realizan monólogos en escuelas, liceos, museos, congresos y ferias de ciencia en todo el país. "No damos abasto", asegura a El País Ana Inés Zambrana, bioquímica y magíster en biología.

Todo lo aprendieron en los talleres que brindó el grupo español y hoy muchos de estos científicos son colaboradores de The Big Van Theory. Al punto que el mes pasado, participaron en los cursos que se brindaron en Paraguay.

"Nos gustó la parte artística. Poder explicar con un lenguaje sencillo y ameno lo que hacemos nosotros (...) Queremos mostrar que los científicos podemos ser divertidos", señala.

Algunos de estos científicos abandonaron la investigación y se dedican solo a la divulgación científica. Otros siguen trabajando como investigadores.

La actividad de Bardo —que es "voluntaria" y se realiza "a pulmón— busca extenderse a teatros y están cerca de actuar en el Centro Cultural Florencio Sánchez.

Además, hace poco realizaron un proyecto llamado "Feminencias: Mujeres y Ciencia", donde relatan los aportes de las científicas a lo largo de la historia del país.

Al igual que ocurre con los españoles, sus monólogos han cautivado a jóvenes de todo el país y esperan dar más.

Los espectáculos para aprender ciencia a las risas.

Hoy a las 20:45 en el Bar "La Chopería" (21 de Setiembre 2650) se hará un boliche científico con Diego Golombek y Eduardo Sánez de Cabezón (del grupo Big Van), donde se analizarán diferentes aspectos de la ciencia en la vida cotidiana.

Mañana, también a las 20:45, Big Van Theory estará dando un espectáculo de monólogos científicos en el Museo de Historia Natural Carlos A. Torres de la Llosa (Eduardo Acevedo 1427).

Mientras que el viernes a las 17:00, en el Mercado Agrícola, se hará el final del concurso de monólogos científicos del Science Slam Festival., donde participará el grupo español y también científicos uruguayos.

Estos eventos se desarrollan en el marco del Foro Abierto de Ciencias de Latinoamérica y el Caribe, que comenzó ayer y finalizará el próximo viernes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)