Extintos

El cambio climático acabó con los tigres de Tasmania en Australia continental

El tigre de tasmania existe en el planeta desde antes de la glaciación, aparentemente fue el cambio de temperaturas hace 3.000 años el que comenzó su extinción, la cual fue ayudada por el hombre en el siglo XIX.

Tigre de Tasmania
Tigre de Tasmania. Foto: Wikimedia Commons

El cambio climático fue responsable hace unos 3.000 años de la desaparición del tigre de Tasmania de la zona occidental de la Australia continental, según publica hoy un estudio.

El cambio climático, que habría comenzado hace 4.000 años, se dio particularmente por una mayor tendencia a las sequías a causa del patrón "El Niño-Oscilación del Sur", vinculado a las variaciones de calor del océano y la atmósfera, según la investigación del Centro Australiano de ADN Antiguo de la Universidad de Adelaida.

El tilacino, como también se conoce a esta especie parecida a un tigre por las franjas que cruzaban su lomo, llegó a habitar antiguamente en Australia continental y en la isla de Nueva Guinea.

Sin embargo, cuando los europeos llegaron a Oceanía en el siglo XVIII, la población de este animal se concentraba en la isla de Tasmania, sur de Australia.

Una intensa campaña de caza entre 1830 y 1909, alentada por recompensas, contribuyó a la extinción del considerado como mayor depredador terrestre del continente oceánico de los tiempos modernos, al que se culpaba de comerse al ganado.

Los tigres de Tasmania, de un tamaño similar a un perro grande, se extinguieron hace 81 años cuando murió, en 1936, el último ejemplar en el zoológico de Hobart.

"Pero las razones de su desaparición en la Australia continental y su supervivencia continua en Tasmania siguen siendo un misterio", explicó el coordinador del proyecto, Jeremy Austin, subdirector del Centro Australiano de ADN Antiguo, en un comunicado.

Las razones de esta extinción se han atribuido al cambio climático, un aumento de la actividad humana o por la presencia de los dingos (los perros salvajes de Australia), comentó Austin al referirse al estudio publicado en "the Journal of Biogeography".

El estudio rastrea la historia de las poblaciones de los tilacinos durante los últimos 30.000 años a través del análisis genético de muestras de huesos encontradas en los museos, generando unas 51 secuencias mitocondriales de ADN.

Esto provee la primera evidencia genética de que los tilacinos se dividieron en dos poblaciones, los del oeste y del este en la parte meridional de Australia, antes de la última era de Hielo, hace 25.000 años.

La población grande y diversamente genética de los tilacinos del oeste se extinguió hace 3.000 años.

"El ADN antiguo nos da cuenta de que la extinción fue rápida y no fue el resultado de factores intrínsecos como la endogamia o la pérdida de la diversidad genética", explicó la autora del estudio, Lauren White, en un comunicado de la Universidad de Adelaida.

"También descubrimos que hubo un incidente en la población de tilacinos en Tasmania alrededor de esa época con una reducción en el número y la diversidad genética", acotó Austin.

Esta situación refleja lo que sucedió con otro marsupial carnívoro, el demonio de Tasmania, que aún sobrevive en la homónima isla, aunque la población de tilacinos parecía expandirse durante la llegada de los europeos.

"Tasmania habría estado de alguna manera protegida por el clima caliente y seco debido a la mayor cantidad de lluvia, pero parece que esta población también fue afectada por El Niño", acotó Austin.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)