SALUD

Las bacterias más letales

La OMS reveló una lista de 12 familias de bacterias que se han vuelto tan poderosas que pueden causar serios problemas para la salud humana a escala mundial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Shutterstock

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una lista de 12 familias de bacterias resistentes a los tratamientos actuales, y resaltó que es urgente desarrollar nuevos antibióticos debido a su peligrosidad.

En septiembre, un estudio británico había demostrado que las bacterias resistentes podrían "matar hasta 10 millones de personas por año de aquí a 2050, es decir, a tantas como el cáncer".

La OMS pidió a los gobiernos incentivar la financiación pública y privada para luchar contra estas "superbacterias". No es la primera vez que esta organización advierte que, si no se actúa, el mundo está abocado a una era de "postantibióticos", en la que infecciones comunes y pequeñas heridas volverán a ser mortales.

"La resistencia a los antibióticos está creciendo, y nos estamos quedando rápidamente sin opciones de tratamiento", dijo Marie-Paule Kieny, asistente del director general de la OMS. "Si dejamos este asunto a las fuerzas del mercado, los nuevos antibióticos que necesitamos urgentemente no se desarrollarán a tiempo", agregó.

En las últimas décadas, las bacterias resistentes a los fármacos, como el estafilococo dorado (MRSA) o el Clostridium difficile, se han convertido en una amenaza para la salud mundial, mientras que cepas de superbacterias de infecciones como la tuberculosis y la gonorrea son ahora intratables.

La lista de "patógenos prioritarios", publicada por la OMS, tiene tres categorías: crítica, alta y mediana, según la urgencia con que se necesitan los nuevos antibióticos. El grupo crítico incluye bacterias que representan una amenaza particular en hospitales, hogares de ancianos y centros de atención.

Las bacterias fueron seleccionadas, entre otros criterios, según el grado de severidad de las infecciones que causan, la facilidad con que se propagan y cuántos antibióticos eficaces quedan para hacerles frente.

Severas.

El primer grupo incluye "superbacterias" resistentes a los antibióticos carbapenémicos, un recurso de última oportunidad para las infecciones potencialmente mortales que a menudo se propagan en los hospitales, asilos, y entre pacientes que necesitan respiradores y catéteres.

Entre estas se encuentra la llamada KPC, sigla que refiere al nombre científico Klebsiella pneumoniae carbapenemasa. Este microorganismo llegó a Uruguay en 2011 y desde entonces genera focos en hospitales cada cierto tiempo.

La población más vulnerable a las infecciones graves y con mayor mortalidad —como las infecciones de la sangre (sepsis) o las neumonías— por las bacterias que la OMS considera "críticas" es: adultos mayores en residencias, pacientes hospitalizados —incluidas las unidades de terapia intensiva— con o sin dispositivos de asistencia externa, como un respirador o un catéter intravenoso, y personas trasplantadas o bajo tratamiento con quimioterapia.

A esta categoría pertenecen también las bacterias del género Acinetobacter, las pseudomonas y algunas enterobacterias que colonizan el tracto grastrointestinal, como la Escherichia coli, entre otras. Este grupo mostró signos de resistencia a una gran cantidad de terapias de primera elección, como los carbapenémicos y las cefalosporinas de tercera generación, que la OMS define como "los mejores antibióticos disponibles para tratar las bacterias multirresistentes".

La segunda y tercera categorías de bacterias altamente peligrosas incluyen patógenos que causan enfermedades "más comunes", como gonorrea y salmonela. La lista será examinada junto a expertos en materia de salud del G20, reunidos en Berlín esta semana.

"Los nuevos antibióticos contra esta lista prioritaria de patógenos ayudarán a reducir el número de muertes debido a las infecciones resistentes en el mundo", dijo Evelina Tacconelli, de la Universidad de Tuebingen, en Alemania, que participó en su elaboración.

En la lista de la OMS no se incluyó la tuberculosis porque ya existen programas de financiación para desarrollar nuevos antibióticos, afirmó la organización.

Controlar a los virus con otros patógenos.

En el lado positivo de las bacterias, científicos identificaron una que es capaz de frenar la transmisión del virus zika y dengue, además de controlar la reproducción de algunos invertebrados, como insectos, según señala un estudio publicado esta semana por la revista Nature. El trabajo describe el uso de la bacteria Wolbachia, como una oportunidad para frenar en el futuro la transmisión de estos virus.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)