CIENCIA

Un Atlas de nubes

Juegan un rol clave en el equilibrio energético, el clima y las condiciones meteorológicas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Wikipedia

Existen diez géneros de nubes (clasificaciones básicas) que describen en qué parte del cielo se forman y su apariencia aproximada. Estos se subdividen en especies, que describen la forma y estructura interna de la nube, y en variedades, que describen su transparencia y la distribución.

Juntas conforman el Atlas internacional de nubes, un documento de Organización Meteorológica Mundial (OMM) considerado la referencia mundial para la observación y clasificación de nubes y otros fenómenos meteorológicos como arcoíris, halos y granizo.

Este año la OMM editó una nueva versión de su atlas y sumó algunas conformaciones que no estaban incluidas. De nombres técnicos y formas extrañas, entre ellas se encuentra la asperitas, una de las más espectaculares con una formación con ondulaciones y protuberancias que se asemeja a la superficie rugosa del mar, según explicó a EFE, Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología española.

Este rasgo llega al atlas gracias a la asociación británica Cloud Appreciation Society que promueve la observación de las nubes. "La nube asperitas se observó, por primera vez, gracias a la ciencia popular, ayudada por las tecnologías modernas", destacó a La Vanguardia Gavin Pretor-Pinney, fundador de la asociación.

Cuando los miembros de la asociación Cloud Appreciation Society enviaron fotografías de cielos espectaculares observados en todas partes del mundo pudieron vislumbrar características recurrentes. Así surgió la propuesta de una nueva clasificación, según Pretor-Pinney.

Otros tipos incluidos esta vez son las nubes Flumen, conocidas habitualmente como "cola de castor", y asociadas a las tormentas.

Los meteorólogos utilizan, desde el siglo XIX, una nomenclatura científica capaz de aglutinar el sinfín de formas y disposiciones que adoptan las nubes en unos pocos grupos. Está inspirada en la taxonomía que Linneo —científico naturalista— aplicó a los seres vivos en idioma latín.

La edición del Atlas, revisado por última vez en 1987, incluye una nueva especie: las volutus. Estas son nubes enrolladas, masas nubosas de escasa altura en forma de tubo que parecen enrollarse sobre un eje horizontal.

En esta actualización, el Atlas también cuenta en sus páginas con nuevas especies de nubes "especiales" como Homogenitus, del latín homo (hombre) y genitus (engendrado) producidas por los gases de los motores de las aeronaves.

Otras nubes derivadas de la actividad humana son las originadas por la emisión de vapor de agua en las proximidades de centrales térmicas y las que se producen tras un gran incendio forestal. En base a EFE

Todas las formaciones que hay en el mundo.

Existen 10 géneros, 15 especies, 9 variedades y 9 rasgos suplementarios de nubes que combinándolos pueden clasificar los tipos de nubosidad que se observen en el cielo desde cualquier lugar del mundo.

Las nubes altas suelen formarse por encima de los 5.000 metros, las medias se pueden formar entre los 2.000 y los 5.000 metros y las bajas a una altura máxima de 2.000 metros.

En el nuevo atlas, única fuente autorizada y la referencia más exhaustiva para identificar nubes, también se incluyen otros fenómenos meteorológicos como los arcoíris, halos, diablos de polvo y granizo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)