CAPITANA CELESTE

Vanesa Britos, la cantante musa de Nicolás De la Cruz

De 24 años y dueña de una de las voces más importantes de la música tropical, Vanesa Britos también es musa del capitán de la celeste Sub 20, Nicolás de la Cruz (19 años). Se conocen desde hace años del barrio Belvedere pero meses atrás coincidieron en un concierto y (re)floreció el amor.Cuando quisieron acordar, vino la noticia más importante para una pareja: Vanesa está cursando el tercer mes de embarazo y partió con rumbo a Corea del Sur para acompañar a su enamorado. “Ojalá estemos hasta el final volvamos con la Copa”, dijo. Antes y en diálogo con Sábado Show, contó los secretos de esta historia de amor y habló de sus proyectos para la música y para cuando sea madre. “Estoy atravesando por el mejor momento de mi vida”, aseguró.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vanesa Britos

—¿Cómo llevás el embarazo?

—Un poco cansada porque tampoco paré con mi actividad: hacemos seis, siete u ocho shows por fines de semana. Me agito mucho y hasta para cantar es diferente. Pero estamos disfrutando día a día. Estamos felices.

—¿Qué dirías de este momento de tu vida?

—Estoy en el mejor momento de mi vida. Toda mujer sueña con ser mamá. Ahora me tocó a mí y estoy súperfeliz. Disfrutando cada día y esperando.

—¿Cómo se conocieron con Nicolás de la Cruz?

—Hace muchos años que nos conocemos porque somos del mismo barrio. Fuimos creciendo los dos: él tuvo sus parejas y yo las mías hasta que un día nos encontramos en un lugar donde yo tocaba. Ahí empezamos a retomar algo del pasado y desde entonces, estamos al firme.

—¿Habían tenido una relación anterior?

—Sí, pero nunca lo habíamos hecho público. Ahora es diferente y estamos más juntos que nunca.

—Decías que el embarazo fue sorpresivo…

—Sí, lo fue. Pero en ambos estaba la idea de formar una familia. Si se adelantó el proyecto, por algo será. Cuando me enteré de que estaba embarazada, los dos lo tomamos con mucho amor y entusiasmo. Lo mismo sucedió con nuestras familias.

—¿Y el miedo?

—No, miedos no. Cuando se cumplieron los tres meses lo dije públicamente. Todos los fans tomaron bien, con mucho amor. Estoy agradecida porque pensaba que había gente a la que le podía chocar la noticia, por la prontitud del embarazo. Pero nada que ver. Si bien yo no vivo del "qué dirán", los comentarios que me llegaron fueron buenos en su mayoría.

—Decidiste viajar a Corea a acompañar a Nicolás...

—Si Dios quiere vamos a estar hasta el final. Que se vengan con la copa.

—¿Con qué sensaciones solés mirar los partidos?

—Me pongo nerviosa. También lo disfruto, aunque sus derrotas son las mías. Cuando lo veo mal, me pongo mal yo. Trato de levantarle al ánimo. Yo no soy futbolera pero obviamente lo apoyo en su trabajo. El primer partido del domingo pasado no dormí para verlo. Esa noche tuvimos varias presentaciones y terminamos a las 6:00 de la mañana.

—¿Cuáles son tus planes de ahora en más para tu carrera?

—Voy a hacer un alto. En un principio pensaba que en agosto, pero no sé si llego. Está creciendo muy rápido. Estoy cansada y necesito tomarme tiempo para las etapas finales del embarazo y luego para el bebé. Y obviamente, el año que viene voy a retomar con todo.

—¿Tienen decidido nombres?

—Sí, tenemos. En la última ecografía nos dieron un 90% de probabilidad de que sea nena, por lo que en ese caso se llamará Catalina. Si llegara a ser varón, le vamos a poner Joaquín Nicolás. Yo estoy feliz de que sea una niña. El padre quería varón pero ya habrá tiempo.

—Hay muchas posibilidades de que en el futuro cercano Nicolás sea transferido y se vaya del país, ¿lo han pensado?

—Sí, eso lo hemos hablamos mucho con Nico. Yo tengo el proyectos de seguir con la música, aun fuera de mi país porque obviamente que como familia lo vamos a acompañar. Hay que esperar. Todo depende de cómo siga la carrera de él.

—¿Por qué cantás?, ¿desde cuándo?

—Porque es lo que más gusta hacer en la vida. Canto desde los 4 años. Después fui mucho tiempo bailarina, participaba en el Carnaval de las promesas hasta que un día decidí estudiar canto. Lo hice con Marta Leivas y hoy sigo maravillada con mi carrera.

—Siendo mujer, ¿cómo fue para ti hacer carrera en la música tropical?

—No fue tan difícil. Creía que iba a costar más ganarme al público femenino. Pero por suerte no tuve mayores obstáculos. Se ha abierto el espectro y el público nos acepta.

—¿Cuánto estás pendiente de las redes sociales?

—Siempre estoy pendiente de las redes sociales. Me gusta estar en contacto con la gente que me sigue.

—¿Qué pasa cuando aparecen comentarios ofensivos?

—Antes me molestaban. Hoy entiendo que soy una figura pública y puedo generar cualquier tipo de opinión. Respeto la forma de pensar de todos.

—¿Te molesta el término "botinera" que se usa para las parejas de los futbolistas?

—No me molesta porque no lo soy. No lo siento. Yo tengo mi trabajo, me banco yo. También me suena injusto muchas veces: tengo amigas mujeres de jugadores que sus parejas están jugando al fútbol y ellas trabajan. En nuestro caso, yo me pago mis cosas. Mi pareja se gana su plata y yo, la mía. Ahora convivimos y obviamente compartimos gastos pero no dependo de él.

—¿Cómo definirías la relación entre ustedes?

—Somos muy amigos y compañeros. Él me acompaña a los shows si tiene libre. Es muy tranquilo, todo amor, me da mucha seguridad para continuar con esta relación. Tiene 19 años pero no parece: es sumamente maduro.

—¿Qué te enamoró de él?

—Su forma de ser. Es un persona de barrio, que no pierde sus principios ni códigos. Lo conozco hace mucho tiempo: nacimos en Conciliación y luego en Belvedere. Venimos de familias que nos gusta lucharla para lograr cosas, como hice yo y como hizo él.

—¿Cómo vive él la música? ¿Canta, baila?

—Es muy divertido. Le encanta y muchas veces cantamos juntos.

—¿Se vendrá un tema juntos?

—Sí, si Dios quiere pronto vamos a cantar.

Sangre plenera.

Vanesa Britos (24 años) se inició en el Carnaval de las promesas. Participó como bailarina y cantante varios años. También estuvo en Sarabanda y otras agrupaciones de "Carnaval mayo". Sobre la moda de la cumbia cheta, asegura: "No lo consumo. Vengo de familia plenera. No quiere decir que no le tenga respeto, pero no es lo mío".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)