PAOLA RISSO

Una uruguaya suelta en China

Desde hace un año, una modelo uruguaya hace de las suyas en Shangai, China. Catálogos, pasarela y eventos: la agenda de Paola Risso, de 23 años y oriunda de Nuevo París, está cada día más cargada en un mercado diverso y enorme.Alta, morocha y de mirada clara, Risso está feliz de hacer carrera en el gigante asiático, donde puede vivir de la moda al precio de extrañar a su familia y amigos en Uruguay. “Cuando llueve hago torta fritas y tomo mate para sentirme más cerca de casa”, relata la modelo, que también es personal trainer y aspira a una carrera de fisoterapeuta. El día a día de una uruguaya del otro lado del mundo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Paola Risso.

—¿Qué características tiene el ambiente de la moda y las modelos en China? ¿Qué diferencias tiene con Uruguay?

—El mercado en China es muy grande, lo que lo hace muy variado: he hecho catálogos tanto de ropa como de colchones o tiaras para el pelo. Se necesitan muchas modelos todo el tiempo; este es un mercado donde pueden trabajar todos los perfiles de modelos. La diferencia fundamental con Uruguay es que aquí se puede vivir del modelaje. Entre las modelos he conocido muy buenas personas y casi no hay competitividad entre nosotras porque el trabajo da para todas. Es más, nos ayudamos mucho entre nosotras.

—¿Cuáles son tus planes en ese país? ¿Tienes fecha de regreso?

—Mi plan es seguir trabajando en este país, también me gustaría aprender chino en la Universidad en un futuro. A Uruguay regresaré temporalmente en diciembre para pasar las fiestas con mi familia. No consigo estar lejos de mi país por mucho tiempo .

—¿Qué es lo más positivo de vivir en China? ¿Y lo peor?

—Lo mejor: sentirme realizada a nivel profesional y personal. También es muy positivo vivir conociendo personas y viviendo experiencias nuevas cada día. Y obviamente lo peor es tener lejos a mi familia y amigos .

—¿Has podido aprender el idioma? ¿Qué tan complicado es?

—Sí, aprendí un poco a hablar en un año que llevo aquí. Escribir ya es otra historia. Es uno de los idiomas más difíciles ya que tiene acentos fonéticos muy diferentes al español y son muy complicadas las pronunciaciones.

—¿Cómo definirías al hombre chino? ¿Alguno ha intentado seducirte? ¿Cómo lo hacen?: ¡Son más atrevidos que en Uruguay o viceversa?

—No puedo definirlo porque nunca tuve un acercamiento a un hombre chino en el sentido de pareja. Sí puedo percibir que son muy brutos y que no se preocupan mucho por la apariencia física, aunque pueden ser muy amigables y amables. Lógico que en el ambiente en el que estoy siempre tratan de seducirte, pero sin exageraciones. Creo que los hombres uruguayos son más atrevidos (risas).

—¿Cómo es tu rutina diaria fuera del trabajo?

—Generalmente al levantarme voy a hacer ejercicio luego de un buen desayuno. A la hora del almuerzo me tomo todo mi tiempo para prepararlo porque amo cocinar, y por la tarde noche siempre salgo con mis amigos. Voy casi todos los días al parque a tomar mate en mi moto; es una manera de desconectarme un poco del bullicio y la polución de la ciudad. Cuando tengo tiempo libre me gusta ir a "turistiar " por la ciudad.

—¿Qué comes habitualmente? Se dice que allí que hay platos con carne de perro y otros animales domésticos...

—Creo que es un mito. Sí es verdad que se comen escorpiones o cucarachas pero los animales son sagrados para la religión. En mi caso, como lo más sano y balanceado posible y por las dudas no me atrevo a comer carne roja. (Risas) Solo pollo y pescado.

—¿Mantienes algún tipo de "tradición" uruguaya en China? ¿Tomás mate, por ejemplo?

—Claro que tomo mate como buena uruguaya. El mate me sigue a todas partes. En el trabajo los chinos y el resto de los modelos siempre me preguntan sobre él. Si en las tardes llueve y tengo tiempo, hago tortas fritas y tomo mate y me siento un poco más en casa.

—¿Qué es lo que más extrañas?

—A mi familia especialmente. Pero extraño todo de mi país: el color del cielo el aire, la gente o ir al Suda los domingos (risas). Todo. A mi país no lo cambio por nada.

—¿Cuáles son tus próximos sueños? ¿Qué objetivos tienes como modelo? ¿y en lo personal?

—Por ahora, seguir viajando como modelo. Quiero trabajar en todos los países que mis condiciones me dejen. A nivel personal, el día que vuelva a Uruguay quiero volver a estudiar. Ya soy personal trainer, pero me gustaría un título de fisioterapia. Y obvio, formar una familia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)