paola bianco

'Susanita' a los 40 con ganas de volver a la pantalla

Se acaba de casar con su compañero Darío Sisiasvili, padre de sus cuatro hijos. Está a punto de volver a la pantalla, luego de su paso por Me resbala (Teledoce). Paola Bianco cumplió 40 y lejos de vivirlo como una “crisis” reaparece con más energía que nunca. Actriz, conductora, bailarina, madre y deportista, Paola es también la reina del Twitter, una corona que se ganó a pura ocurrencia. A continuación, el perfil de una Susanita con onda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Rafa Botto

La primera vez que Paola Bianco escuchó sonar bombo, platillo y redoblante fue en la panza de su mamá, de nombre Ana y que salió en una murga cuando estaba embarazada de Paola. Sus hermanos son pianistas, su padre era letrista de Los Gaby’s y La Escuelita del Crimen; ella no faltaba a un ensayo de Carnaval. Le fascinaba acompañar a su madre tras bambalinas del Tinglado y se aprendía de memoria la letra de todos los personajes.

Ana también cantaba en el coro de El Show del Mediodía y Cacho Bochinche así que Paola siempre andaba en la vuelta. Los pasillos de Canal 12 eran su segunda casa, ahí conoció a Maxi de la Cruz, quien sería luego su socio televisivo y su gran amigo de los medios.

Un día necesitaban una voz aguda para el coro de Cacho Bochinche y Leslie Muniz, director musical pensó en Paola, que entonces tenía 10 años y una gran timidez. "¿No me va a ver nadie?", fue la única pregunta - condición que puso la niña. Grababan en un estudio así que aceptó. Ese fue el comienzo.

Luego empezó a bailar con las Chin Chin. "Para las nenas de la escuela siempre fui la de la tele, no me tuve que amoldar, fue lo que me tocó", asegura la comunicadora 30 años después.

Maxi y Paola crecieron juntos, fueron la primera camada de jóvenes que aparecía en los medios y se hicieron un lugar sin proponérselo, "éramos unos nenes, nunca nos imaginamos que terminaríamos haciendo carrera". Presentaron Las Tortugas Ninja, a los 15 años condujeron Maxi Dibujos (Canal 5), hicieron 10 temporadas de Maxi Animados (Canal 12) y recorrieron el país con obras de teatro y shows infantiles.

Maxi cae ahora en la cuenta de que ellos también eran adolescentes: "muy inconscientes, la pasábamos bien, cantábamos armábamos un show, salía todo muy fresco". Los reconocían en la calle, a veces sufrían la popularidad porque les tomaban el pelo, "era más vergüenza que molestia".

SI no puede ver el video, haga click aquí

Destape.

Ana, madre de Paola, dice que su hija era la timidez hecha persona. Hablaba bajito en las reuniones o al oído de su madre. Un día prendió la tele, vio bailar a alguien y pensó: "yo quiero hacer eso". Tenía 7 años y repetía que de grande sería bailarina y doctora. Ana había cursado la Escuela Nacional de Danza hasta los 17 años y ni siquiera se lo inculcaba porque era consciente del sacrificio que implicaba. "Empezó a pujar, esperamos hasta los 8, hizo la prueba y entró".

Paola también recuerda muy bien aquellos tiempos. "Ahí exploté mi lado artístico, la danza me ayudó a vencer la timidez", pero aún conserva algunos rasgos típicos.

Por ejemplo, a Paola Bianco le cuesta hacer cosas sola. Luli, amiga de la comunicadora desde los 14 años, cuenta que le pidió que la acompañara, por ejemplo, a una invitación al programa Consentidas. "Pasé un ratito pero fue con otra amiga".

La madre Ana también da fe de esa condición. Aparenta ser extrovertida y segura, "pisa tan fuerte que parece que se llevara el mundo por delante, pero si tiene que dar una vuelta me dice, mamá, vení conmigo y cebame mate".

Le da pavor hablar frente a muchas personas: festejó sus cuatro décadas el 24 de octubre, sus amigas le insistieron para que diera un discurso pero le daba mucha vergüenza. "Dijo unas pavadas pero en tono de chiste", recordó Luli.

Se casó el 3 de octubre después de 10 años de convivencia y cuatro hijos (la boda se pospuso en varias ocasiones por sus embarazos). Esa noche fue Darío Sisiasvili, su marido, quien tomó la palabra: "Hizo un brindis hermoso por los padres que no estaban, el suyo y el de Paola", comenta Ana.

Dupla eficaz.

Maxi y Paola habían sido seleccionados para conducir un programa de música, estaban entusiasmados pero nunca salió al aire. Vieron un aviso en el diario y fueron por la revancha. Los eligieron y el día del piloto la pasaron mal, Paola lloraba, "éramos tiernitos, cero experiencia y no había onda. El director estaba para el noticiero y le habían mandado eso medio de garrón: dos pibes presentando dibujos animados ¿Qué vienen a hacer? Pónganse ahí, nene correte. Nos mirábamos y decíamos, ¿esto va a ser así siempre? Era una tortura", recuerda Maxi.

La historia tuvo final feliz: Maxi Dibujos se emitió a diario por Canal 5 con muy buen rating.

La producción de Maxi Animados se hacía a pulmón. Paola vivía cerca del canal y el living de su casa servía de locación para grabar sketches. Actuaron en la obra Tal para cual en el Tinglado con guión del papá de Paola, dirección de Cacho de la Cruz y asistía Ana.

Hacían dos funciones diarias y agotaban. Paola no recuerda su personaje, Maxi sí: "yo era un representante de artistas y Paola una vedette consagrada". El canal les había prestado una puerta maciza para la escenografía, ella la cerró a destiempo en la primera función y Maxi se ligó un portazo en la ceja,  chorreaba sangre, le pedí una curita a la mamá de Paola y los pibes se reían, fue muy bizarro".

La gente pensaba que eran pareja pero siempre fueron muy cómplices
La gente pensaba que eran pareja pero siempre fueron muy cómplices

La profesión volvió a juntarlos este año. La producción de Me Resbala (Canal 12) convocó a Paola, le explicó la idea pero ella rechazó la propuesta: no quería actuar en televisión.

"Me llamó Maxi y me dijo: es la oportunidad de volver a trabajar juntos, yo quiero conducir, le contesté. Fui de invitada una vez, me gustó la onda, la energía y me quedé". Corroboraron que nada había cambiado, la química estaba intacta, se entendían de memoria, "hacía un chiste y ella lo estaba pensando o lo hacíamos los dos a la vez; nos mirábamos y nos entendíamos, como antes".

Es la hora.

Luli y Ana coinciden. Paola tiene lo que soñó: una casa y muchos hijos. Es Susanita, aunque no lo reconozca. Dice que se casó de blanco para darle el gusto a sus hijos, que si hubiera sido por ella hacía una chorizada en el fondo de su casa, pero según su madre era su sueño, "no me dejó ver el vestido y mis nietas tampoco podían contarme cómo era". 

Paola confiesa que la necesidad de tener hijos apareció con Martina (9 años), la primera, pero Ana recuerda que jugaba a ser mamá con un bebote enorme, tenía miedo de no poder quedar embarazada y le comentaba que de ser así, adoptaría.

Hace cuatro años priorizó la familia y dejó la televisión. Nunca había parado y necesitaba esa distancia. "Nació Martina y a los 20 días estaba bailando y saltando en Loco de vos (Canal 10), con Federico (7) igual; laburé hasta el día del parto de Guillermo (4) y me di cuenta de que tenía que atender a tres, quería estar para llevarlos a la escuela o darle los remedios si tenían fiebre".

No se arrepintió de la decisión y encontró en las redes sociales el arma para combatir la nostalgia y sacarse el gusto de comunicarse con el público. "Me alejé pero me abrí una cuenta de Twitter, la gente me empezó a seguir, a preguntarme qué hago y sirvió para no que no me perdiera".

La vuelta.

Ahora cumplió 40, Rocío (2) está más grande y siente que tiene más libertad para volver al ruedo. Está embalada con un proyecto, pronto presentará un piloto pero no puede adelantar de qué se trata.

"Tiene que hacer algo en tele, no hay muchas minas como ella, es una artista completa: buena comunicadora, carismática, te hace reír, puede actuar en un sketch", elogia Maxi.

No descarta volver a hacer teatro pero será muy difícil que un personaje le fascine tanto como el que interpretó en Mi bella dama hace cuatro años."Era el rol que toda actriz quiere, me permitía actuar, bailar, cantar".

Es carnavalera, tiene abono, disfruta del pedregullo, comer choripán pero la vez que la llamaron de Curtidores de Hongos rechazó la propuesta. "No me gusta salir ni competir", prefiero ir a ver, dijo.

¿Sabías que...?

Es buena ama de casa, cocina, le obsesiona el orden y la limpieza. Le fascina la ropa, las carteras, los zapatos, los collares, los anillos. Usa mucho jean, botas, plataformas, chalecos y lentes. Duerme con perfume: sus preferidos son el Light Blue de Dolce & Gabbana o el Donna Karan.

Sus amigas la apodaron el factor común: armó un grupo de Whatsapp que se llama Las lindas donde mezcló diversas mujeres (madres del Liceo Francés, productoras, amigas de la infancia) y el punto en común es ella. Ahí vuelcan sus problemas y alegrías cotidianas y el nombre varía según el acontecimiento más importante del día.

Las 13 'lindas' se juntaron y armaron un video especial para la reina del Twitter en su cumpleaños número 40. Esta actitud no es nueva: su madre recuerda que siempre estuvo rodeada de amigos, era líder y le encantaba conectar una amiga con otra para armar una barra grande.

Le encanta el fútbol, es fanática de Peñarol y en una época iba siempre con su suegro y su esposo al estadio.

Maxi dice que descubrió hace poco la faceta deportista de Paola. Era bailarina pero no se movía; hace cuatro años se enganchó en un grupo y empezó a correr y correr.

El primer día no llegó a los 400 metros, pero "me hice adicta, si no corro un día, me duele la cabeza". Va los lunes y miércoles a las 13:30 al Cantero Carrasco junto a otras mamás que dejan a los niños en la escuela y aprovechan para hacer actividad física.

A principio de año prometió que el 24 de octubre (día que cumplió 40) iba a correr 21 kilómetros (media maratón). Se reunieron a las 9 de la mañana en la Escollera Sarandí y fueron hasta la Escuela Naval, "lo logró con viento en contra", dice Luli.

Corrió con amigas, otras la acompañaron en bicicleta y las demás en auto. Mauricio, su profesor, alentaba y ponía música desde la camioneta y su esposo armó puestitos con agua para que se hidrataran.

"Cuando llegué estaba Darío con los cuatro nenes, casi me muero". Su profesor le planteó un desafío para 2016: la maratón de Nueva York.

La novia junto a sus cuatro niños. Foto: Instagram @paobianco
La novia junto a sus cuatro niños. Foto: Instagram @paobianco

Más que un trámite.

Luli dice que Paola siempre fue enamoradiza. Su primer novio fue Rodrigo de la Cruz, hermano de Maxi. Después conoció a Darío, vivieron juntos, los agarró la comezón del séptimo año y se separaron. Cada uno rehizo su vida, se volvieron a casar y se divorciaron el mismo mes. "Me empezó a mandar mensajes desde el celular de un amigo, yo no sabía quién era, me hizo toda una cosa de misterio", cuenta Paola

Se reencontraron y no se separaron más. "Dijimos que si volvíamos era para hacer todo lo que no habíamos hecho en la otra vida, como le decimos nosotros, así que a los tres meses quedé embarazada de Martina". Después vinieron Federico, Guillermo y Rocío. No se anima a decir que cerró la fábrica, "uno nunca sabe", pero confiesa que la paciencia no es la misma.

Hacía años que planeaban casarse pero no encontraban el momento justo: los embarazos los trancaban. "No necesitaban mostrar la libreta, decidieron celebrar que tienen cuatro hijos hermosos y sanos", comenta Ana. Hubo fiesta el 3 de octubre en La Soñada (El Pinar) para 250 invitados; no faltó nadie, salvo Maxi que tenía función en Buenos Aires y Paola no paró de enviarle fotos.

Sus amigas la ayudaron a decorar el salón con budas, velas y globos blancos en las escaleras. De cotillón hubo lentes de sol y pañuelos típicos de los '90. El menú incluyó comida armenia, judía y de plato principal se sirvió carne con papas. La clásica torta de bodas faltó con aviso, en su lugar pusieron una mesa de postres.

La discoteca arrancó a las 23:00 y no pararon de bailar hasta las cinco. Los amigos del novio le armaron un show de tambores y las vedettes de la noche fueron Emilia Díaz y la novia Paola.

Guille le había dicho,"te voy a llevar de la mano para que papá te agarre"; Paola cumplió y entró con sus cuatro hijos. Fede estaba súper emocionado e intentaba calmar a Rocío, hermanita, vení, se están casando mamá y papá, le decía a la menor.

"Los nenes estuvieron en el medio de la pista toda la noche, lo disfrutamos mucho. Yo les digo que muy pocos niños pueden ver a sus padres casarse".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)