dosogas

El sueño del pibe: de Youtube al teatro

El trío de veinteañeros debutaron en el teatro el sábado pasado. Agotaron las entradas y hoy van por su segundo show en el El Galpón. Hacen dos temas propios (Los Dos y Un Sueño) y cinco covers. En Love Yourself (Justin Bieber) suben tres fanáticas al escenario y le cantan al oído. El espectáculo incluye, además, dos retos similares a los que se ven en sus vídeos. El costo de la entrada es $460 y $960 la fan experience (meet and greet, remera de Dosogas, asistencia a la prueba de sonido y refresco de bienvenida).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

Empezaron a filmar videos para pasar el rato. Sus padres les pedían que dejaran de ser tan pavos. Pero ellos querían divertirse y poner un poco de color a este país gris y rutinario. Salían a la calle, entrevistaban gente, hacían bromas (unas más pesadas que otras) y colgaban ese registro en las redes sociales.

El público adolescente empezó a consumirlos y se transformaron en un suceso. Hoy son la cara de la marca Claro, formaron una banda de música pop, actúan en teatro y llegaron a los 800 mil seguidores en Youtube. Tienen fanáticos en Uruguay, Argentina, España, México, Colombia. Los veinteañeros Mathías Sellanes, Federico Vigevani (F) y Juan Pablo Barbot (J.P) están en la cresta de la ola.

’"Asiedad, nervios, felicidad, entusiasmo, euforia, todo eso siente mi estomago", escribió Juan Pablo Barbot a minutos de que Dosogas se subiera al escenario del Galpón para hacer su primer show en un teatro.

—(J.P): Estuvo impresionante, no esperábamos tanta gente.

—(F): Fueron 700 personas, una banda. Estuvo muy lindo. Fue más profesional que en Argentina, ya que allá hicimos el show en un boliche.

—(J.P): Y no es lo mismo hacerlo allá que acá.

—¿Se sintieron mejor en Uruguay?

—(J.P): Acá estás en tu casa. No sé cómo explicarlo. Es un ambiente más de familia, somos todos hermanitos. Nos gusta más hacerlo en nuestra casa.

—¿Es muy distinto el público argentino que el uruguayo?

—(F): Son igual de locos en los dos lugares.

—¿Qué locuras les demuestran?

—(F): El sábado en pleno show estaban todas desesperadas por subirse al escenario, se iban arriba de los guardias de seguridad. Son re sentimentales: cantás, las mirás y ves cómo lloran. En el meet and greet corrían hacia nosotros llorando y nos decían que nos amaban.

—¿Les sorprende que las fanáticas les escriban mensajes agradeciéndoles y diciéndoles cuánto las han ayudado?

—(J.P): Nos encanta y nos emociona conocer sus historias de vida, que te digan, me salvaste en el peor momento de mi vida. no sé cómo agradecerte todo lo que hiciste por mí. Que lloren cuando te abrazan es lo mejor que le puede pasar a uno que intenta hacer sonreír a la gente nada más.

—Y sobre todo para ustedes que empezaron a hacer vídeos como una diversión entre amigos…

—(F): Nunca pensamos que íbamos a llegar a este punto: hoy nos sigue casi un millón de personas. Arrancamos haciendo caídas en la calle en 2014 y en menos de dos años tenemos todo esto.

—¿Cómo se dio esa popularidad?, ¿buscaban llegar tan lejos?

—(F): No, por eso digo, cuando arrancamos era imposible que llegáramos a este punto. El boom fue después de la convocatoria en la explanada de la Intendencia (julio de 2015). Se llenó de gente, nos llamaron de todos los medios y nos empezaron a conocer mucho más.

—¿Hicieron la convocatoria pensando que iban a ir unos pocos?

—(J.P): Sabíamos que iba a ir gente pero nos impresionó la cantidad. No es lo mismo ver un número en una pantalla que el contacto cara a cara.

—Dosogas se transformó en un fenómeno adolescente de un día para el otro, ¿tomaron algún reparo?

—(F): Dejamos de subir videos tan asquerosos y dimos de baja a algunos que habíamos subidos porque eran muy zarpados. En la calle nos saludan niños de 10 años y nos damos cuenta de que hay que tener un límite.

—¿Se cuidan de otra manera desde que son la cara de la marca de telefonía móvil Claro?

—(F): Cuidar no sé, pero nos tiene motivados para el proyecto. Compusimos Los Dos, Un Sueño y tenemos una tercera canción en camino. Y cuando la terminemos vamos a grabar un video musical con la producción de Claro.

—(J.P): Aparte es muy loco para nosotros vernos en la calle, en las paradas de ómnibus. No lo podemos creer. Mi familia tampoco cae.

—¿Qué les decían sus padres cuando arrancaron?

—(J.P): En mi casa me decían que me dedique a estudiar, que deje de hacer estas boludeces. Yo tuve muchas peleas con mi familia porque no me apoyaban y ahora que ven que la cosa va en serio, que mucha gente nos sigue, están orgullosos de mí, pero antes se avergonzaban.

—Hace un par de semanas contaron en las redes que los echaron de un shopping…

—(F): Fuimos a grabar Bailando en público 2, Mati se sacó la remera para una escena donde Juanpa lo tenía que llevar en un carrito y nos sacó la seguridad. Igual es la quinta vez que nos echan del shopping.

—¿Qué harán a futuro?, ¿piensan seguir con la música y los videos?

—(F): Sería imposible dejar los vídeos de lado porque la gente se enojaría y nos encanta, es algo que nos caracteriza. Nuestro proyecto es seguir con los videos y crecer como banda pop.

—¿En qué momento se dieron cuenta de que necesitaban un manager y un productor musical?

—(J.P): Después de la convocatoria en la Intendencia fuimos a comer con un conocido, y le dijimos, necesitamos un manager. Porque en el mismo momento que salimos de ahí empezaron a llamarnos de todos los medios y nos dimos cuenta de que precisábamos organizarnos. El representante consiguió al productor musical (Keoma Carreño), se empezó a armar la banda y acá andamos, re felices.

—¿Componen letra y música de las canciones?

—(F) Lo hacemos en conjunto con el productor musical, pero él es quien tiene el estudio y nos guía.

—¿En algún momento pensaron que Dosogas podría transformarse en una fuente de ingresos?

—(J.P): Disfrutamos el momento. La plata para nosotros fue algo secundario desde que arrancamos y nunca vamos a cambiar. Jamás se nos pasó por la cabeza ganar plata con lo que hacíamos, pero a quién no le gusta vivir de algo así.

—¿Por qué decidieron cruzar el charco?

—(F): Un mes después de la juntada en la explanada de la Intendencia supimos por las redes sociales que había mucha gente que nos seguía en Argentina y decidimos ir a conocerlos. Se llenó la Plaza de Mayo, fueron 1.500 personas y hubo algunos líos. Cayó la policía, nos llevaron a la comisaría pero en una bien. Mismo después los policías nos pedían fotos.

—Se escriben con sus seguidores en las redes sociales, pero también tienen detractores, ¿leen las críticas?, ¿les prestan atención?

—(J.P): Las leemos porque aparecen ahí pero las ignoramos.

—(F): Tomamos en cuenta las constructivas para mejorar. Por ejemplo, hemos leído comentarios que decían que algunos videos eran asquerosos o muy aburridos y nos sirvió para cambiar.

—Pasaron los 800 mil seguidores en Youtube, ¿cuál es la meta ahora?

—(F): Nuestro objetivo es llegar al millón. Los tres vamos a la facultad: Mathías (Sellanes) estudia negocios, Juan Pablo (Barbot) hace marketing y yo diseño gráfico. La idea es repartirse entre el estudio, los videos y la música.

—Hace unos días escribieron en Twitter, "vamos a viajar muy pronto", ¿adónde se van?

—(F): No podemos decirlo, es un secreto. Pronto lo vamos a anunciar en Twitter.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)