Lewis y Howard

Juntos y separados

Qué tienen en común Juliette Lewis y Terrence Howard? La respuesta de los expertos en series es inmediata: Wayward Pines. Ambos son parte del reparto del thriller psicológico de M. Night Shyamalan estrenado en Fox el pasado jueves 14 de mayo; ella como habitante del fantasmal pueblo de Idaho que da nombre a la serie y él como su enigmático comisario.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Empire".

Pero tienen más puntos de contacto, como que cada uno por su lado protagoniza su propia serie: Lewis, Secretos y mentiras, que debuta el 7 de junio por AXN; Howard, Empire, que comenzó el pasado 19 de mayo en Fox Life. Dos talentosos actores -y músicos- que parecen haber encontrado en la televisión el medio para brillar, cada uno de acuerdo a su propia historia.

Ya hace rato que los actores empezaron a ver a la televisión como un medio de primera línea y no el patio trasero del cine. Es más, muchos la prefieren porque encuentran en ella más libertad y hasta incluso más creatividad que en la pantalla grande.

En el caso de los dos actores que nos ocupan en esta nota, una encontró en la pantalla chica una forma de resurgir en la actuación, relegada un poco primero por problemas de adicciones y segundo por una dedicación mayor a otra pasión, la música. El otro parece estar utilizándola como muchos colegas, para intercalar trabajos en una y otra pantalla, de acuerdo a las ofertas que le van llegando.

Ella.

Hija del actor Geoffrey Lewis, Juliette (41 años) es de esas actrices precoces a las que un papel de adolescencia colocó en un primer plano, disparó su carrera y de ahí en más sus elecciones fueron una mezcla de aciertos y errores. Tenía apenas 12 años cuando su rol de Lolita en la remake de Cabo de miedo, dirigida por Martin Scorsese, le valió una nominación al Oscar y otra al Globo de Oro. "Es muy intenso, porque estamos casi pegados el uno al otro y yo estoy mirando a Robert DeNiro fijamente. Él intenta meterle el pulgar en la boca y ella se aparta. Él insiste y por fin ella se lo permite. Después de hacerlo, la gente no paraba de hablar de la sexualidad de aquella edad, pero yo nunca lo vi de esa manera", diría la actriz sobre una escena emblemática de aquel film.

A partir de allí lloverían las ofertas de directores famosos y buenas películas, entre las que destacan Maridos y esposas, de Woody Allen; Kalifornia, de Dominic Sera; Asesinos por naturaleza, de Oliver Stone; ¿A quién ama Gilbert Grape?, de Lasse Hallström, y Días extraños, de Kathryn Bigelow, por solo nombrar algunas. La TV también le tendría algún lugar, pero con apenas algunas participaciones en series como Dharma y Greg o My name is Earl.

La fama iría acompañada de romances de alto perfil, como el que tuvo con Brad Pitt, pero también la caída en los excesos. Esto último hizo que en los años 90 tuviera que ingresar en una clínica para rehabilitarse de su adicción a las drogas.

El regreso a la vida "normal" no fue fácil y los trabajos que empezó a conseguir no pasaban de films de segunda o poco trascendentes. Decidió entonces dar rienda suelta a su otra pasión, la música. "Antes que nada iba a ser cantante. Antes de ser actriz quería cantar. Y siempre pensé que actuar sería una actividad secundaria. Siempre pensé en los musicales, en cantar y bailar. Y todavía quiero cantar, así que he escrito canciones con una amiga mía. Lo más divertido de todo es que las letras son mías", diría entonces tirándose al agua junto a esa amiga, Linda Perry. Lewis formó la banda The Licks y debutó en Viper Room, club de Los Ángeles regenteado por Johnny Depp. Luego vinieron las giras y hasta la grabación de un disco, Like a bolt of lightning (2004), que funcionó y dio pasó a más giras y más discos. Años después lanzaba su carrera como solista con el disco Terra Incógnita (2009), que no tuvo la repercusión esperada y puso punto final a su camino musical.

Volvería entonces a las películas de poca trascendencia o, si la tenían, Lewis aparecía en papeles bastante secundarios. Quizás eso la haya hecho empezar a mirar a la televisión con buenos ojos y buscar en ella la redención que no estaba encontrando en el cine.

La escalera de la TV.

La primera serie en la que se pudo ver a Lewis, hace muy poco, con un personaje recurrente fue The Firm, la adaptación televisiva del libro de John Grisham protagonizada por Josh Lucas. Allí hacía el papel de Tammy, la secretaria del abogado Mitch McDeere que en cine hiciera Tom Cruise- y pareja de su hermano Ray (Callum Keith Rennie). Si bien apuntaba para durar más de una temporada, este policial que en América Latina se vio por AXN fue cancelado tras su primer año, en 2012.

La actriz no se quedó de brazos cruzados y siguió buscando. O la fueron a buscar, no lo sabemos exactamente. La cosa que en este 2015 es figura estelar de dos series, en una como parte de un elenco coral (Wayward Pines), en la otra como coprotagonista (Secretos y mentiras). Ambas están llegando a América Latina, pero en orden diferente que en Estados Unidos.

Por aquí Wayward Pines (Fox, jueves, 22 horas) se emite en simultáneo con los Estados Unidos. Se trata de un thriller psicológico en el que Matt Dillon encarna a un agente del servicio secreto que, en plena misión de búsqueda de dos colegas desaparecidos, sufre un accidente de tránsito en el que su compañero muere y él va a parar al misterioso pueblo de Idaho que da nombre a la serie. En ese lugar sin salida conoce a una serie de enigmáticos personajes, uno de ellos Brittany, que interpreta Lewis, una mujer que se le presenta al agente como cantinera de un bar y luego como la única que parece querer ayudarlo para entender lo que está pasando.

En tanto, Secretos y mentiras, cuyo último capítulo se emitió en Estados Unidos el pasado 3 de mayo, debutará en la pantalla de AXN el domingo 7 de junio, a las 22 horas. Basada en la serie australiana del mismo nombre, cuenta la historia de Ben Crawford (Ryan Philippe), sospechoso de haber matado al hijo de su vecino. Será la detective Andrea Cornell -Lewis- quien, investigando los secretos y mentiras de la ciudad, intente descubrir la verdad de lo ocurrido.

Se sabe que de Secretos y mentiras habrá segunda temporada, por lo que Lewis ya tiene asegurado trabajo en la pantalla chica en 2016. Y Wayward Pines, si continúa tan bien como viene pintando en sus primeros capítulos, tal vez tenga el mismo destino. Habrá que ver si el personaje de la actriz tiene cabida en una segunda temporada.

Repartiendo talento.

El caso de Terrence Howard no es similar al de Juliette Lewis en cuanto a que el actor no buscó reflotar su carrera en la televisión, sino que la incorporó como el valioso medio en el que se ha convertido en los últimos años. El actor nacido en Chicago hace 46 años ha desarrollado una carrera muy pareja en el cine, con nominaciones al Oscar y al Globo de Oro por Hustle & Flow (2006) incluidas. Como Lewis por Cabo de miedo.

Howard comenzó a aparecer en películas de cine y en televisión a fines de 1980, alcanzando su primer rol de peso en 1995, en Mr. Hollands Opus. Pero sus trabajos más reconocidos empezaron a darse a partir de 2004, con films como Ray, Vidas cruzadas, Cuatro hermanos, la mencionada Hustle & Flow donde interpretó a un proxeneta de Memphis que soñaba con convertirse en músico de rap-, Corresponsales en peligro, y más recientemente Iron Man y Consciente.

Hay otra coincidencia que lo emparenta con Lewis, su condición de músico. Howard es rapero, toca el piano y la guitarra, y eso seguramente influyó para que fuera el elegido para protagonizar Empire (Fox Life, martes, 22 horas), serie en la que encarna a Lucious Lyon, un magnate de la industria discográfica que se entera de que tiene una enfermedad terminal y debe elegir entre sus tres hijos quién será su heredero en la conducción de su imperio. En Estados Unidos, la serie finalizó el pasado 12 de marzo, pero ya hay segunda temporada confirmada para fines de este año.

En cuanto a Wayward Pines, su personaje es Pope, el comisario de este pueblo del que parece no haber salida. En su primera escena aparece disfrutando de un helado y no tomándose muy en serio al agente Ethan Burke (Matt Dillon), quien recurre a él para contarle que descubrió el cadáver de uno de los agentes que está buscando. Volverá a aparecer en ese primer capítulo para mostrarle a Burke que de Wayward Pines no se puede salir. Un personaje tan enigmático como los demás que aparecen en esta ficción y hacen que el público desconfíe de todo y de todos.

Este año, Howard volverá a ser parte de una serie, con la curiosidad de que es para la TV latina. Se trata de Hada Madrina, dirigida por el español Biel Fuster, y creada y protagonizada por Daniel Delevin. El norteamericano hace de genio en esta historia de fantasía que se estrenará recién en octubre. En cuanto al cine, espera el estreno del drama policial Term Life, con Hailee Steinfeld, Jon Favreau y Taraji P. Henson (su compañera en Empire), y del drama Cardboard Boxer, que coprotagoniza con Thomas Haden Church, mientras que el año que viene filmará la comedia romántica The Best Man Wedding, junto a Nia Long y Sanaa Lathan.

Un punto más lo une a Lewis y es que él también viene de familia de actores, ya que su abuela, Minnie Gentry, tenía esa profesión. Desde 2003 está casado con Miranda, pasó por tres divorcios y de su primera mujer tiene tres hijos. Lewis, en tanto, estuvo casada con el actor y director Stephen Berra entre 1999 y 2005, y no tiene hijos.

Dos actores, como hemos visto, con muchos puntos en común y una serie que hasta ahora comparten. Si la TV le ha sumado más a sus carreras es algo que el tiempo dirá, por ahora vienen sacando mucho provecho de ella y el público celebra que marquen presencia en historias de calidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)