EL ASESINO A SUELDO N° 1

Señor Ávila

Tony Dalton encabeza la nueva serie original de HBO, filmada y producida en México, y escrita por los hermanos argentinos Slavich.

Analía Filosi | Fotos: HBO

Con un especial de dos horas, se estrena mañana Sr. Ávila, la nueva serie original de HBO con realización latinoamericana. Enteramente filmada y producida en México, cuenta la vida de un hombre que, tras la fachada de ser empleado de una funeraria, oculta a un asesino a sueldo. El título de "Señor" lo conseguirá al ir ascendiendo en esa organización non santa hasta convertirse en el número uno. Son trece episodios de una hora protagonizados por Tony Dalton, y guionados por los hermanos argentinos Walter y Marcelo Slavich, los mismos que escribieron la argentina Epitafios.

"Cualquiera puede ser asesino si tiene el motivo adecuado: tu socio te estafa, tu mujer te engaña, la locura, el fanatismo… Lo difícil es tener que matar a alguien que no conoces, que no odias ni amas, alguien que no te hizo nada. Lo difícil es tener que matar sin motivo". Reflexiones del Sr. Ávila, protagonista de la nueva producción original de HBO que se estrena mañana, a las 21 horas.

Ávila (Tony Dalton) es un hombre de 45 años, de clase media, vendedor de seguros, esposo y padre, que oculta una doble identidad como asesino a sueldo. La serie gira en torno al día a día de alguien que eligió ganarse la vida haciendo que otros la pierdan. Por un lado vende seguros de vida y por el otro asegura la muerte.

"Sr. Ávila surge a partir de escuchar un tema de Ruben Blades que se llama Sicarios", cuenta Walter Slavich, guionista argentino que junto a su hermano Marcelo son los creadores de esta serie enteramente rodada en México D.F. durante más de cinco meses de 2012. Responsables también para HBO de la serie de producción argentina Epitafios, los Slavich concibieron otra historia de suspenso, de trece capítulos electrizantes "donde la muerte tiene un precio y el `Señor` de turno la última palabra", según reza una de las tantas promos que se están viendo desde hace meses en la pantalla de HBO.

En este "universo de dualidades y venganzas" por el que transita la historia hay que decir que el Sr. Ávila es un ex policía, empleado de una funeraria, desde donde vende los seguros de vida y cobra por asegurar la muerte. Es decir que su pantalla es la empresa fúnebre propiedad del Sr. Moreira (Fernando Becerril), detrás de la cual se oculta el negocio oscuro del crimen por encargo.

Moreira maneja un equipo de asesinos a sueldo, entre quienes se encuentra Ávila. En este negocio hay pocas reglas, pero deben ser cumplidas a cabalidad y Moreira es el juez que dicta sentencia cuando alguna se rompe. Es un hombre de unos 70 años, frío, calculador y desconfiado. Antes de dirigir el negocio, se desempeñó durante 10 años como uno de los asesinos, hasta que heredó el puesto de su antecesor.

En su equipo se encuentra Iván (Carlos Aragón), secretario y asesor del "Señor" de turno. "Es el manual viviente de todas las reglas", detalla Marcelo Slavich. "Un tipo con mucha sabiduría sobre la muerte", agrega su hermano Walter sobre un personaje que se rige por la máxima de que "tarde o temprano acabaremos dentro de un ataúd". A veces parece esclavo y otras amo de un "negocio" del cual conoce hasta el más mínimo detalle. Es el heredero de la funeraria, atiende las solicitudes del Sr. Moreira y luego atenderá las de Ávila, pero su servidumbre es peligrosa porque su vocación es la muerte. Es un psicópata educado, manipulador de oficio, que desconoce por completo el valor de la vida humana.

Ávila comenzará como un simple integrante de la organización de asesinos a sueldo a la que pertenece secretamente, pero poco a poco irá escalando posiciones hasta convertirse en el "Señor" del negocio, heredero del Sr. Moreira. Con el nuevo cargo llegarán los problemas y las responsabilidades, la entramada farsa se irá desmoronando y el pasado regresará para cobrarse cuentas pendiente, todo lo cual pondrá en peligro la vida de su familia.

El asesino. Vale aclarar que Ávila no es un asesino por vocación, sino por profesión. Queda muy claro en la reflexión citada al principio. "Matar por odio es lo más fácil del mundo, no hay ningún mérito en eso. Lo difícil es matar a alguien que no conoces", dice el protagonista en otro pasaje de la historia.

La vida de Ávila transcurre de su casa a la oficina y de la oficina a casa, es rutinaria y aparentemente convencional. Una fachada tras la cual esconder su verdadero oficio. Cada día, al llegar a su trabajo, revisa la prensa, particularmente los anuncios clasificados, donde hallará las claves de un nuevo encargo.

En la presentación que se hizo de la serie en Costa Rica, Dalton explicó que lo atractivo de interpretar a un personaje de esta naturaleza es tratar de entender cómo alguien puede asesinar a otra persona sin sentir remordimiento alguno, además de compaginar la vida de un asesino a sueldo con la de un excelente esposo y padre de familia.

"Éste es un hombre que vive entre dos aguas. Por un lado, no tiene compasión cuando de cumplir con su trabajo de sicario se trata. Sin embargo, cuando regresa a casa es un hombre preocupado por su esposa y su hijo. Lo que atrapará al televidente es la capacidad que tiene Ávila de separar muy bien sus dos mundos", afirmó el actor.

Dalton es un mexicano-estadounidense nacido en Laredo, Texas, hace 38 años. Es actor de cine, teatro y televisión, para lo cual se preparó estudiando en el Instituto de Lee Strasberg, en Nueva York.

La familia. Ávila está casado con María, que no sospecha para nada de la actividad oculta de su pareja. Es una mujer cuya enfermiza rutina le impide ver la verdadera profesión de su esposo. "Ama profundamente a su marido y a su hijo, no tiene ni idea de lo que su marido hace en su vida", explica Nailea Norvind, la muy conocida actriz de telenovelas mexicanas que la interpreta. "Por un lado, es psicológicamente inestable; por el otro, suficientemente distraída", completa Walter Slavich sobre una mujer que un día abrirá los ojos y su vida cambiará para siempre.

Mientras eso no ocurre, María ocupa su tiempo viendo televisión, universo en el que proyecta sus sueños e ilusiones. Tiene unos 40 años, vive anestesiada y ajena a la realidad, apenas ocupándose de las labores del hogar. Desconoce al hombre con que se ha casado, poco le importa la ausencia de pasión ni sus extrañas desapariciones, está acostumbrada a vivir en austeridad y a que nunca pase nada. Su única preocupación es su hijo adolescente, Emiliano.

Éste tiene unos 16, 17 años, y desde su cuarto reclama atención al mismo tiempo que siente rechazo por sus padres. Rechaza a su padre por mediocre y a su madre por sumisa. Tiene una gran necesidad de afecto y atención, que solo logra expresar a través de la violencia, cada vez más frecuente, que lo hace caer en malas compañías y estar en grave peligro.

"Es un poco tranquilo, está en su mundo", describe Adrián Alonso, un joven de 19 años que algunos recordarán por haber encarnado al hijo de Antonio Banderas y Catherine Zeta-Jones en La Leyenda del Zorro o por ser el protagonista del drama sobre inmigrantes La misma Luna. "Le cambia la vida cuando se cambia de escuela", agrega. "Emiliano es una persona frágil, es una persona que quiere impresionar", señala Fernando Rovzar, director y uno de los productores de la serie.

Lo más cercano a la felicidad que tendrá Emiliano será Ismael, el rebelde aprendiz de Ávila. De niño, la muerte, el abuso y la violencia fueron sus únicos acompañantes, cuando fue testigo del asesinato de su padre. Desde entonces, convivió con una madre alcohólica y su colección de amantes, sobreviviendo en un cuarto, abandonado y carente de afecto. A sus 17 años decide tomar las riendas de su vida, llega a la oficina del Sr. Moreira y se convierte en el aprendiz del negocio de la muerte. Junto al Sr. Ávila aprenderá las reglas de este oscuro oficio. "Es quizás una víctima de las circunstancias", apunta Jorge Caballero, responsable de este rol.

La galería de personajes se completa con Ybarra (Hernán Mendoza), el sicario más antiguo del Sr. Moreira y tutor de Ávila, a punto de retirarse debido a un grave error cometido en el negocio al que pertenece desde hace más de treinta años; Ana (Camila Selser), maquilladora de cadáveres en la funeraria que sabe que esconde algo siniestro, pero no le importa, además mantiene una relación estrecha con Iván; Maggie (Margarita Muñoz), amante de Ávila, y Rogelio (Juan Carlos Vives), intermediario entre clientes y el "Señor" de turno.

Detrás de. Sr Ávila es una coproducción entre Lemon Films, cuyos responsables son Billy y Fernando Rovzar, y Alexis Fridman, y HBO Latin America Originals, a cargo de Luis F. Peraza y Roberto Ríos. "Trabajamos con libertad en esta serie, en la que creemos y hemos apostado todo", destacan los Rovzar. "Estamos bien respaldados, aquí no hay censura ni limitación", agrega Fernando Rovzar, convencido de que Sr. Ávila dará mucho de qué hablar y no solo por recurrir a escenas fuertes, necesarias para imprimir el toque realista, según el director.

"Después de exitosas series como Capadocia y Prófugos, HBO sigue apostando al talento de primer nivel que tenemos en la región, con un equipo de producción y cast extraordinarios, y una historia impactante", apunta por su parte Peraza, desde su cargo de vicepresidente ejecutivo de HBO LA Networks. En tanto, Ríos aclara que la idea de realizar una serie como Sr. Ávila es mostrar parte de lo que puede ser el comportamiento de los seres humanos. "No buscamos llenar de situaciones desagradables, sino llevar a la audiencia por una historia fascinante, llena de matices, en la que se muestra la complejidad de la naturaleza del hombre", afirma. "Estamos seguros de que nuestros suscriptores vivirán el suspenso y drama de esta gran historia", acota Peraza.

Las cartas están echadas para que esta historia de disfraces, traiciones y venganzas atrape al público de una cadena que sabe muy bien cómo sorprender cada año con un producto de calidad.

MEXICANOS

Nailea Norvind, Carlos Aragón y Tony Dalton encabezan el elenco de esta serie de trece episodios. Aragón interpreta a Iván, secretario y asesor del "Señor" de turno.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.