DE ESTRENO

Sebastián Giovanelli, el periodista olímpico

El comentarista de Sport 890 acaba de estrenar Abanderados en DirecTV Sports, un programa que aborda las historias de los deportistas uruguayos que representarán al país en los Juegos Olímpicos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sebastián Giovanelli

En 12 capítulos, el ciclo testimonia el sacrificio de los embajadores celestes en busca de la gloria en Río 2016. “Hay historias increíbles”, dice. Un adelanto.

—¿Cuán es la esencia de Abanderados?

—Es un programa que intenta difundir la actividad y la historia del deportista uruguayo muchas veces postergado. Uruguay es un país de fútbol, luego viene el básquet. En los Juegos Olímpicos de Río, Uruguay no participará en ninguna de estas disciplinas, por lo que de cara a esta instancia, estaremos representados por los mal llamados "deportes menores". Y mostramos en el programa las historias vinculadas a estos deportistas que irán a los Juegos.

—¿Cuál es la dinámica?

—Las entrevistas son en tono de semblanza y muy frescas. Vamos a los entrenamientos, hablamos de su entorno. No es fácil en Uruguay elegir remo, atletismo, cómo lo viven en las familias en cada caso. ¿Cómo fue, por ejemplo, para Déborah Rodríguez decidir a los 13 años irse a vivir a Maldonado para entrenar? Después preguntamos bien desde la ignorancia. Que quien esté mirando sepa cómo se maneja un remo, o se salta una valla o se iza una vela en un bote de yachting. También jugué con ellos: al tenis con Pablo Cuevas, salté vallas con Déborah... Me ha ido peor o mejor, pero no hice ningún papelón. (Risas).

—¿Qué historia te ha sorprendido más?

—Hay muchas, pero es sorprendente, por ejemplo, cómo entrena el remero Jonathan Esquivel. Va todos los días a las 8:00 al Río Santa Lucía y se mete al agua con un frío congelante. Y el entrenador va en lo orilla en bicicleta. O Mariana Foglia y Pablo Defazio que pidieron un trailer prestado para llevar por tierra el barco a Río. Todas las historias tiene algo en común: el sacrificio para buscar la gloria.

—¿Estabas en contacto con ese mundo o fue un descubrimiento?

—Fue un descubrimiento. Si bien estoy vinculado al periodismo deportivo desde hace 18 años, lo mío ha sido el fútbol y conocer tan de cerca estas experiencias fue removedor. A mí me gusta mucho el deporte en general. No solo mirar, sino practicar. Soy muy atrevido. Salvo natación, porque le tengo miedo al agua, juego a todo.

—¿Crees que la renovación en el periodismo deportivo cuesta más que en otros ámbitos?

—Es bravo. Yo empecé en 1998 y mi primera aparición televisiva fue en 2009. De todos modos, últimamente me parece que hay más espacio para nuevas generaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)