5 COSAS QUE NO SABÍAS DE...

Scarlett Johansson

Debutó en la pantalla grande a los 9 años. Es actriz, cantante, modelo y madre de Rose. El cine es su pasión pero quiere realizarse en otros rubros. La dirigieron Woody Allen, Sofía Coppola, Luc Besson, Brian De Palma y Robert Redford.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Scarlett Johansson

1 - LE GUSTA HACER DESNUDOS.

No es nudista pero se deja llevar en esas escenas.

Fue la única celebridad que recibió dos veces el título a la mujer más sexy que otorga la revista Esquire. Si bien supo criticarse y ser dura con su físico al pararse frente al espejo, Scarlett Johansson se siente conforme con su figura, y ya no necesita estar flaca para verse bien. Aconseja a las mujeres a aprender a aceptar el verdadero cuerpo porque descubrirlo es la mejor forma de lograr sentirse cómoda y feliz con la propia silueta. En Under the skin (Jonathan Glazer, 2013) tuvo que quitarse la ropa y lo vivió con gran naturalidad y no se sintió juzgada. La actriz neoyorkina de 31 años asegura que las escenas de sexo le resultan geniales y los desnudos son para ella una terapia ya que le permiten dejarse llevar sin criticarse tanto.

2 - LE DEBE TODO A SU MADRE.

Asegura que se necesita una gran familia para sobrevivir.

Esta mujer nacida y criada en Nueva York estaba destinada a convertirse en una estrella. Creció rodeada de arte. Su padre es arquitecto y su madre, Melanie Sloan, trabaja como productora y es gran consumidora de películas. Scarlett la define como "una biblioteca de cine andante". Melanie llevó a su hija a los primeros castings y la alentó a que debutara con apenas 9 años en el filme North (Rob Reiner, 1994), junto a Elijah Wood y Bruce Willis. Cuatro años después encarnó a la recordada Grace MacLean en El hombre que susurraba a los caballos (Robert Redford, 1998). De niña no le importaba la fama: se dedicaba disfrutar del trabajo. Su madre es la persona en quien más confía y dice deberle todo lo que consiguió. Es que Melanie la educó y cuidó para que llevara una vida normal y no se confundiera, más allá del éxito. Fomentó que su hija hiciera la escuela como cualquier niño y tuviera amigos en el barrio. Scarlett no se olvida de sus orígenes, tiene los pies sobre la tierra, procura ser "realista y cautelosa" y no se deja influenciar fácilmente.

3 - NO LEE LAS CRÍTICAS DE CINE.

Intenta que no le afecten los comentarios que le llegan.

Si ve una foto suya en la portada de una revista, no la compra. Su abuela se encarga de adquirirlas todas y se las pasa. Es más, una vez la llamó para felicitarla porque se había enterado por un artículo que su nieta estaba embarazada y "ni siquiera me creía cuando le decía que era mentira", cuenta Johansson entre risas. La actriz tampoco lee las críticas de cine de sus películas, salvo alguna ocasional que le envían por ser "brillante o perspicaz". Procura que no le afecten en ningún sentido. Además, le parece una pérdida de tiempo detenerse en eso porque es imposible "volver atrás y rehacer las cosas". Está segura de que el trabajo como actriz no la completará el resto de su vida, así que tiene varios proyectos entre manos que no tienen ninguna conexión con el cine. Ya ha hecho diseños para Reebok, quiere crear una línea de ropa masculina, le interesa incursionar en el mundo de la agricultura y no descarta fundar su propio restaurante.

4 - CANTÓ A DÚO CON DAVID BOWIE.

Le hizo la propuesta a través de una carta.

Su vida no empieza y termina en la actuación. A Scarlett Johansson no le gusta que la encasillen, "soy muy creativa, no sé por qué se empeñan en etiquetarme", declaró a Woman. La música le fascina desde pequeña y en 2008 surgió la posibilidad de lanzar su primer álbum titulado Anywhere I Lay My Head. Allí ejerció un doble rol: productora y cantante. Desde el inicio quiso que David Bowie se sumara al proyecto pero no sabía cómo acercarse para convencerlo. Optó por mandarle un demo con una carta que decía, espero que te guste y no necesitó esforzarse más porque el mítico Bowie aceptó sin vueltas. Johansson se dio el lujo de cantar con él y se sorprendió al descubrir que sus voces sonaban muy bien juntas.

5 - CON WOODY ALLEN FUE FLECHAZO.

No se siente su musa, es solo una actriz.

Scarlett Johansson dice que pocas veces se equivoca en un diagnóstico médico y le fascina hacérselos a otras personas. Woody Allen no zafó. Esa personalidad hipocondríaca sirvió de imán para que forjaran una linda amistad. Scarlett dice que la palabra musa le queda grande, "prefiero ser su actriz." Como sea, Allen la eligió en tres ocasiones: Match Point (2005), Scoop (2006) y Vicky, Cristina y Barcelona (2008). Han compartido extensas charlas en los sets y el jabón anti bacterial. La sensual actriz contó que el flechazo hacia él fue inmediato, "es un director intenso pero relajado, demanda mucho pero no grita, es exacto, preciso. Y al final del día solo quiere irse a su casa a cuidar a sus bebés, un auténtico ser humano".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)