ENTREVISTA

Rocío Da Silva: "Xuxa es mi referente"

La ex Sé lo que viste Rocío Da Silva cumple el sueño de bailar, cantar y dejar un mensaje para los más chicos en el espectáculo infantil Droqui: el príncipe feo.Allí interpreta a la malvada bruja Nova que se cree la más bella del reino, aunque la actriz advierte que en los medios hay brujas peores “porque se creen sin tener con qué”. La morocha tiene a Xuxa y a Panám como referentes y quiere seguir en el camino de las obras para niños. No obstante, sostiene que ese perfil puede convivir con uno más sexy, y lo demuestra al integrar la pícara comedia Tinder. La multifacética Rocío habla con Sábado Show de su presente profesional y critica el look de figuras de la tv. local.

Rocío Da Silva. Foto: Daniel Ayala
Rocío Da Silva. Foto: Daniel Ayala
Rocío Da Silva. Foto: Daniel Ayala
Rocío Da Silva. Foto: Daniel Ayala
Rocío Da Silva. Foto: Daniel Ayala
Rocío Da Silva. Foto: Daniel Ayala

—Protagonizás "Droqui: el príncipe feo" (sábados 17 horas en el teatro Platea Sur), ¿cómo te sentís al frente de un espectáculo infantil?

—Estoy muy feliz lo que más me gusta es bailar y actuar, y este espectáculo es una comedia musical. Además siempre quise trabajar para niños. Los niños son muy espontáneos y expresivos. Si algo no les gusta te lo dicen, y si se divierten te das cuenta. Es un sueño cumplido y espero poder seguir por este camino.

—¿Cómo es tu personaje?

—Es la historia de Nova, una bruja que tiene el ego súper desarrollado. Es vanidosa porque es la más hermosa del mundo y no concibe que haya alguien mejor que ella. Aparte es superficial y no conoce el amor. Cuando se entera que el príncipe Droqui está buscando esposa, piensa que como ella es la más hermosa seguro cuando él la vea va a quedar enamoradísimo. Es una obra que destaca muchos valores como el diálogo y la amistad.

—¿La bruja se parece a vos?, ¿tenés algo de vanidosa o superficial?

—Físicamente sí; pero el resto no porque tiene otros gestos, otra voz y otra personalidad. Yo no soy superficial, tengo algo de vanidad pero al igual que todas las mujeres.

—¿Y conociste a alguna bruja en la vida real dentro de los medios en los que trabajaste?

—Sí, pero esas brujas se creían sin tener con qué. Uno ve y percibe gente del medio que es así, pero aunque la mona se vista de seda mona queda.

—¿Consumís programas o espectáculos para niños?

—Cuando era chica miraba a Cacho Bochinche y especialmente a Xuxa, que sigue siendo mi referente. Ahora también está Panám que tiene canciones divertidas. Cantamos los temas con mi perrita, o yo se las canto y ella ladra.

—¿Cuál es la canción favorita de tu perrita?

—Se llama "No me da cuiqui": "No me da cuiqui, no me da cuiqui. No me da cuiqui, ¡yo a los miedos digo chau!".

—Siendo que tenés tanta afinidad con los niños, ¿pensás en ser mamá?

—Sí, en un futuro sí. Pero en su momento. Ahora estoy enfocada en lo profesional.

—¿Estarías dispuesta a buscar un hijo sin tener pareja?

—Yo no pude tener a mi papá todo el tiempo conmigo y supe lo que es que una mamá sea mamá y papá a la vez. Lo hizo de la mejor manera, pero creo que la figura paterna es importante. No estoy en contra de que haya mujeres que lo hagan, pero yo siento que la figura de la familia es importante y se está perdiendo. Ahora uno solamente por tener la posibilidad de hacerse un tratamiento puede tener un hijo, pero esa mujer sola en algún momento va a necesitar un apoyo. Para el niño es importante tener papá.

—¿Tus papás son separados?

—Sí, desde muy chiquita. La mujer se puede hacer cargo y tiene fuerza, pero el niño siente esa falta. Incluso cuando las parejas se separan, es importante que el padre sea padre igual.

—¿Ahora estás en pareja?

—No puedo dar muchos datos. El corazón siempre está bien.

—Además de estar en "Droqui...", integrás el elenco de "Tinder: noche de confesiones" que es una comedia muy picante. ¿Cómo conviven esos dos perfiles?

—La obra es pícara pero mi personaje es naif. Salgo en lencería pero no hay nada erótico ni grotesco. De todos modos es cierto que tengo que trabajar bien los personajes para que no haya residuos de uno en el otro. Nos ha tocado hacer una función y después la otra enseguida. Tengo que tener cuidado porque los personajes son muy opuestos. Y los públicos también son muy opuestos: Tinder es súper pícara y Droqui es para toda la familia.

—¿Pero te condiciona en algo estar en un espectáculo infantil a la hora de hacer alguna producción de fotos o aceptar el papel en otra obra?

—No. Pueden convivir las dos cosas siempre y cuando esté aceptado estéticamente por mí. Una cosa es ser sexy y otra es dar una imagen erótica. Estando en una obra infantil podría hacer una campaña en ropa interior por ejemplo, pero no haría una tapa de Playboy. Si tengo que elegir, me divierte mucho más trabajar para chicos. Igual es como todo, mientras uno se sienta bien con lo que hace lo puede hacer y no creo que perjudique.

—¿Usás la aplicación Tinder para conocer chicos?

—Nunca, ni entré. Me interioricé con en el tema por la obra pero siempre desde el celular de otra persona. Descubrí que esa aplicación la usa mucha más gente de la que yo pensaba.

—¿Nunca conociste a un chico a través de las redes?

—No. Tengo prejuicios con eso. Me da miedito hablar con alguien sin ver la cara del que está del otro lado. En general conozco a la gente por amigos en común en cumpleaños o casamientos. En la noche tampoco porque no salgo.

—¿No salís a boliches?

—Me encanta bailar pero en Montevideo no hay ningún lugar en el que me sienta cómoda. En los lugares que hay conozco a todo el mundo y eso no me gusta. Cuando voy al interior me divierto más porque nadie está mirando lo que estoy haciendo.

—A la distancia, ¿qué te dejó el final de Sé lo que viste, el programa de Álvaro Navia donde también trabajabas?

—Todavía no entiendo por qué terminó y tampoco cómo no hay otro programa de humor uruguayo de ese estilo. A todos los que estábamos ahí nos pasa que nos reconocen y nos preguntan por qué no siguió. Lo miraba mucha gente. La gente que estaba en el programa podría hacer otro parecido, había mucho talento.

—También sos asesora de imagen, ¿cómo definirías la forma de vestir en televisión nacional?

—Es muy clásica, aunque también depende del perfil de cada uno. Me gusta cómo se viste Claudia Fernández, para el tipo de programa que hace está perfecta. Victoria Rodríguez, en cambio, a veces sale muy linda pero a veces la disfrazan.

—¿Quién no te gusta nada?

—Los chicos de Buen Día Uruguay se visten bastante mal. También la pobre chica que está en Agitando, Analaura (Barreto). La veo y lloro con lo que le hacen. ¡Es un asesinato! Es preciosa pero usa todo lo que la desfavorece, como un pantalón tiro bajo con un top, o un cinto rojo con un jean. Pobrecita, la destruyen. Todo lo que hace ella en el programa queda arruinado con la forma de la que se viste. Capaz que a ella no le importa, pero la veo y me duele en el alma. Me dan ganas de ayudarla.

—¿Cuáles son tus próximos proyectos?

—Próximamente estaré en un varieté que consiste en sketches, baile y canto, todo unido por un hilo conductor en formato de comedia. Quiero emprender nuevos proyectos teatrales este año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)