SERGIO Y MELINA GORZY

Reality familiar

Padre e hija hacen de sí mismos en la comedia Gorzy vs. Gorzy, una obra con mucho de stand up y del vínculo real entre el periodista obsesionado por el fútbol y la joven actriz y psicóloga.Los protagonistas cuentan cómo se gestó este show y cómo vivieron el proceso. “Él es muy disperso”, asegura ella. “Los padres de hijos veinteañeros tenemos que asumir que ya no somos ídolos de nuestros hijos”, dice él.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sergio Gorzy y Melina Gorzy

Melina Gorzy (23 años) es psicóloga y actriz. Está a minutos del estreno de una obra, cuando llega su padre, Sergio Gorzy, supuestamente para apoyarla y alentarla. Entonces comienza un contrapunto con los típicos desajustes generacionales entre padre e hija y más entre un padre futbolero, mediático y monotemático, con una hija interesada en el arte y el teatro.

Haciendo de sí mismos y con este argumento, Sergio y Melina Gorzy estrenaron el sábado pasado el espectáculo Gorzy vs. Gorzy, una comedia que al decir del conductor de Buscadores y Cámara celeste se trata de "un stand up familiar". El humor se sostiene en el tire y afloje de un padre que opina demasiado sobre cómo debería ella.

La obra va los sábados de marzo en la Vieja Farmacia Solís, aunque este ciclo es apenas el comienzo. El espectáculo volverá más adelante y ya tiene prevista una gira por el Interior.

Todo nació de una idea de Carlos Muñoz, el director de la comedia, quien se lo propuso a Sergio Gorzy. Fernando Schmidt se encargó de los textos.

Quien demoró más el sí fue Melina. "Tuve dudas porque no había hecho algo así nunca. Me siento más cómoda interpretando a un personaje. Al hacer de yo misma y más con mi padre, sentía que grande la exposición… Estaba inseguridad. Pero me di cuenta de que era una oportunidad y que en este momento de mi carrera todas las oportunidades me suman", confiesa.

Coinciden en que el proceso de ensayos fue divertido y acercó más a este padre y a esta hija, que de por sí ya se cultivan una buena relación.

Dice Sergio Gorzy: "Siempre nos llevamos bien, aunque estamos atravesando la etapa de toda relación padre - hijo veinteañero. Empezamos a darnos cuenta de que ya no somos más los ídolos de nuestros hijos. Ella cree saber más que yo en muchos temas".

Melina asegura que en los ensayos hubo lidiar con una característica un poco irritante de su padre: la dispersión. "Le pone ganas, pero por momentos no puede prestar atención. Está con los celulares o pensando en no sé qué. Le cuesta... se olvidaba de la letra", relata.

En la vida real, la hija cuenta que no tiene mayores enfrentamientos con su padre mediático. "Tenemos discusiones por diferentes opiniones de la vida… No podría mencionar algo puntual".

De todo modos, es más lo que los une. "Nos gusta por el teatro y el cine. También el fútbol. Me gusta ir a ver a Uruguay y más de una vez pude acompañarlo a partidos de las Eliminatorias", cuenta Melina.

Para ella, Gorzy vs. Gorzy no es stand up, aunque tiene algunas de sus características, como la de hacer de sí mismos. Pero en el escenario son dos y el texto no está escrito por ellos, sino por Schmidt.

"Es un género que me encanta. Yo voy mucho a ver stand up. Mi novio lo hace y también he visto a muchos otros comediantes, más o menos conocidos. Soy de reírme mucho y de reírme fácil. Ahora, yo creo que nunca lo haría. Me asusta estar sola en el escenario, tan expuesta y si la gente no se ríe, no funciona", asegura Melina.

Sergio Gorzy ha participado de Algo habrán hecho y tiene más escenario en este rubro.

Por lo demás, Melina repondrá en julio el espectáculo infantil Y vivieron felices sin comer perdices que se llevó un Premio Florencio el año pasado y además, está ensayando otras dos obras. Por esa intensidad en su agenda, Gorzy vs. Gorzy va solo los sábados de marzo, pero volverá pronto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)