entrevistas

Raúl Taibo, actor vocacional sobre la marcha

Heredero de una pasión como fue la actuación para su madre Beatriz, Raúl Taibo encabeza una temporada de teatro en el RadioCity de Mar del Plata, en elenco que comparte con Marcelo de Bellis y Mónica Ayos. Cuenta de qué manera involuntaria se fue acercando a los escenarios para descubrir su verdadera vocación por lo actoral.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Raúl Taibo

—¿Siempre quisiste ser actor?

—No, no… Al principio, mis inquietudes pasaban por otro lado. Quizás me atraía más el mundo de la tecnología, las cámaras, el sonido y todas las máquinas que hacen al mundo de la televisión y las comunicaciones.

—¿Y vivías de eso?

—La actriz era mi madre, toda una estrella que se pasaba trabajando, yo miraba cómo podía llevar adelante mis inquietudes como posible arquitecto y trabajar en la tele era una buena manera de ganar dinero para pagarme los estudios.

—¿Cómo empezaste tu carrera de actor?

—Cuando varios amigos de mi madre me pidieron que yo cubriese un personaje que faltaba en una novela y lo hice de manera circunstancial. Les gustó mucho, me pidieron que lo hiciera de vuelta y ahí empecé. Como cobré algunos bolitos, después me pusieron en un elenco de otra ficción y descubrí un buen recurso para pagarme los estudios.

—¿Y cuándo descubriste al actor?

—Años más tarde cuando Gerardo Romano, Ricardo Darín y Miguel Ángel Solá me llamaron para que les hiciera de camarógrafo en un trabajo con fines solidarios. Ellos me hicieron sentir ganas de actuar y ahí empecé a darme cuenta de que era actor. Tras varios años de actuación descubrí que quería ser actor.

—Un actor que volvió a Mar del Plata después muchos años protagonizar una comedia con Marcelo De Bellis y Mónica Ayos en el RadioCity…

—Es cierto, uno de mis lugares en el mundo porque en Mar del Plata pasé hermosos momentos de mi juventud cuando mi madre venía con sus elencos y yo me la pasaba jugando y después divirtiéndome en obras que me llenaron de alegrías y de dinero.

—¿Cómo es tu vida familiar?

—Una vida tranquila, la de un hombre que ha vivido intensamente muchas etapas de su experiencia personal y que hoy quiere quitarle vértigo y potencia a sus decisiones. Trato de pasarla lo mejor que puedo y también acompañar a mi hija Antonella que con 25 años está en un gran proyecto que amasa en Estados Unidos y le va fantástico.

—¿Te pusiste a contar la cantidad de heroínas y actrices hermosas que has besado en escena?

—¡Uhh! La verdad es que fueron un montón, primero me tendría que poner a contar todo lo que trabajé y ahí contabilizar a quienes besé y a quien no… besar en actuación es todo un arte para que la compañera con la que hay que compartir el momento no la pase mal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)