Jorge Temponi

Pies en la tierra

Actor innato, Jorge Temponi no se convenció de estudiar actuación hasta que sus compañeros de la emblemática 25 Watts se lo recomendaron. Desde entonces construyó una carrera con múltiples experiencias en cine, radio, TV y teatro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jorge Temponi

Integra el elenco de Liberaij, apartamento 9, obra acerca del recordado caso policial de la década del 60, que se estrenó días atrás en el Teatro El Tinglado. Su próximo desafío, además, será la conducción en horario central y junto a Noelia Campo de un programa en la remozada señal de TV de aire digital Tevé Ciudad. Aquí, el perfil de un actor que desde niño disfruta del ejercicio de estar en la piel de otros y de un comunicador con convicciones humanistas.

"Aviones de papel recorren todo el cielo azul sembrando la alegría y la amistad; recorren los caminos en cada corazón de paz y de alegría una canción".

Jorge Temponi perdió la cuenta de la cantidad de años que lleva sin pensar en esta canción. La compuso con apenas 7 años y recita la estrofa sin esfuerzo, cierra los ojos y fluye la letra. Leo, uno de sus amigos, no se equivocó: tiene una memoria envidiable. Esa habilidad se transformó en una herramienta laboral para aprenderse guiones de teatro y cine; de niño sabía las alineaciones de los equipos y relataba partidos de fútbol con lo que hubiera (autitos, botones, soldaditos, playmobiles), "le daba un condimento especial a esa fantasía del juego", dice Leo.

Temponi empezó Ciencias de la Comunicación porque era adicto a la radio. Actuó en varios cortos de facultad y descubrió que esa actividad lo seducía. No la dejó pasar. Fernando Epstein vio cierto potencial y lo animó a que hiciera el casting para 25 Watts (Pablo Stoll y Juan Pablo Rebella, 2001). Temponi no tenía herramientas para componer un personaje; intuye que quedó seleccionado porque sus expresiones, su tono y su forma de caminar estaban cerca del Javi (su personaje) que los directores buscaban.

Desde entonces hasta ahora, Temponi ha forjado una extensa carrera en cine, teatro, radio y TV. Acaba de estrenar Liberaij apartamento 9, una obra sobre el archirrecordado episodio policial junto a Luis Lage y dirigido por José María Novo.

Su próximo proyecto aún no tiene nombre. Es una revista nocturna en Tevé Ciudad junto a Noelia Campo, "fuimos compañeros de clase, presentamos un piloto para radio en el 98, no caminó y estamos muy contentos de hacer algo juntos". Se estrena en 2016.

Te vi venir

La película 25 Watts cambió su vida. "Estaba a punto caramelo pero (Alfonso) Tort y (Daniel) Hendler me dieron el manijazo necesario para que entrara a la Escuela Municipal de Arte Dramático (EMAD), preparé los monólogos para la prueba de ingreso mientras filmaba 25 Watts y en marzo del 2000 ya estaba estudiando actuación".

La decisión de ingresar a la EMAD no tomó por sorpresa a su entorno. Con 6 años se paró sin ningún pudor sobre una mesa en medio de una cena en el viejo Hotel Carrasco y contó chistes para todos los amigos de sus padres. Temponi ni siquiera los conocía. "Estaba encantado de ser el centro, era la mascota entertainment".

Era pata dura con la pelota así que buscaba alternativas para el fútbol. Grababa la tanda de la radio y cuando salían los equipos que armaba con soldaditos, muñecos o botones le daba play al casete, imaginaba que eran los parlantes del estadio y relataba. Le salía natural y siempre aparecía la veta humorística: dicen que era muy divertido oírlo imitar al Toto Da Silveira.

Militar desde el arte

A los 16 años debutó en radio Litoral de Fray Bentos con Noches de radio. "Tenía un par de anunciantes y con eso pagaba el espacio".

Desde esos comienzos, Temponi tiene claro que quiere dedicar su vida a la comunicación, en especial en radio. Y no por fines económicos o comerciales.

Lo declara así: "No hago cualquier basura que me parece dañina para la sociedad. No juzgo a quienes hacen comunicación por dinero pero mientras yo no pase necesidades, solo voy a hacer cosas que me gusten. Alinear pensamiento, sentimiento y acción es una militancia diaria que intento cumplir".

Alejandra Casablanca, amiga y co-conductora de Yo te lo dije (CX30 AM) es testigo de que solo persigue esas "zanahorias que lo entusiasman. No se achancha en lo que consiguió, cuando siente que algo no lo motiva, lo deja". Así sucedió con Mateína (1410 AM), hizo el programa que quiso durante 8 años hasta que un día sintió ganas de quedarse en su casa tomando mate y se le activó una alarma, epa, qué pasó, mi vocación desde que soy niño; a la semana sintió lo mismo y "la tercera vez que me pasó me di cuenta de que había un nivel de sobre exigencia que me había saturado, no podés trabajar por tres seres humanos, me cansé y ya no tuve ganas de hacerlo".

En la obra <i>Liberaij apartamento 9</i> interpreta un personaje siniestro.
En la obra Liberaij apartamento 9 interpreta un personaje siniestro.

Presta atención a la cantidad de proyectos que emprende porque conoce su límite: "Si abarco más de lo que puedo, sufro". Descartó ofertas tentadoras porque era consciente de que no podía estar en radio, tele y teatro.

"Al segundo fin de semana iba a estar puteando por tener función, no se merecen mis compañeros ni el público que yo vaya a desgano". Luis Lage es su compañero en Liberaij apartamento 9 (José María Novo), obra que le permite explorar nuevas líneas de pensamiento porque interpreta por primera vez un personaje siniestro, el subcomisario Verdún.

Es la cuarta obra que comparten, Lage lo vio debutar con Cara de fuego (Alfredo Goldstein) y descubrió "un ser humano fuera de serie, un compañero sensacional y un gran actor. El camarín con él es una alegría, parece que no tuviera problemas, siempre está de buen humor".

Se dio el lujo de coprotagonizar El Ingeniero (Diego Arsuaga, 2012) junto a Jorge Denevi. Se le mezclaron dos pasiones: interpretó a un periodista que entrevistaba a un técnico retirado. Sintió una gran satisfacción de participar de una película que hiciera foco en disfrutar los procesos más allá del éxito "porque así vivo mi profesión. Jamás pienso, voy a hacer esto porque capaz que se me abre una puerta, no especulo, quiero llegar a un buen resultado pero disfruto mucho de los procesos. El camino es la recompensa a full".

Laburante

Le apasiona el fútbol. Puede llegar a mirar la extra o la liga B de Ucrania. Es hincha de Peñarol pero no va al estadio. Disfruta el juego pero dejó de ser fanático hace rato. "Me gusta mirar y escuchar pero si pierde me importa muy poco, no me cambia el estado de ánimo". Hace cachadas con respeto, "jamás te va a herir", dice Lage. Esa misma regla aplica para el humor: es capaz de hacer el peor chiste negro en una reunión con amigos pero al aire cuida las formas. "No me gusta cuando el cómico se pone por encima de los demás y se cree más piola, me parece una actitud adolescente e inmadura. No quiere decir que no tenga que existir pero yo no lo hago, me parece dañino".

Alejandra no conoce una persona que hable mal de Temponi, "es imposible que caiga mal, la gente lo quiere de inmediato". Sus compañeros se alegran y celebran sus éxitos.

Sencillo, austero y gasolero. Antonio dice que "podría tener un auto pero los bienes suntuosos no lo mueven, se arregla con irse de vacaciones a Cabo Polonio". Fue de los primeros en reciclar, "es una mano mínima que se le puede dar a los recicladores".

Iba en el ómnibus con su mochila y su tupper a ensayar Un enemigo del pueblo (José María Novo, 2014) con Juan Leyrado. Es perfil bajo. No le interesan las luces. Jamás haría un problema por el cachet. Lage dice que tiene la sencillez de los grandes. Es una figura y no se lo cree. "Camino por la calle y la mayoría de los días nadie me dice nada", aclara.

"Me siento un laburante pero tengo un tipo de trabajo que tiene un grado de visibilidad descomunal comparado con ser mecánico o cocinero pero para mí es un trabajo más". Una vez Antonio reconoció la voz de su hermano en una publicidad radial y le preguntó porque no le había contado; su respuesta fue "es mi trabajo, ¿vos me decís si hiciste una transferencia en la bolsa?".

Leo fue a ver Liberaij y reconoció varios gestos que traía de la infancia. Lage se asombra de su naturalidad, "no se esfuerza. Tiene un talento que no se compra en la farmacia, se trae. Está tocado por la varita".

El mojón

El rodaje de Rincón de Darwin (Diego Fernández, 2013) sirvió para que Temponi se consagrara campeón de ping pong y también permitió que hiciera buenas migas con Jorge Esmoris y éste lo invitara a participar en Polvo de estrellas, el espectáculo de verano que estrenó la BCG en 2013. Temponi dice que Esmoris fue el director teatral más exigente que tuvo, "tiene muy claro lo que quiere y te insiste hasta que lo lográs o conseguís algo parecido a lo que pretende. Es brillante, aprendés mucho, te saca de tu zona de confort".

Sin duda otro set que marcó su historia profesional fue el de 25 Watts. Daniel Hendler le dio consejos que usa hasta hoy. Temponi era algo disperso, se distraía con las cosas llamativas que veía y Hendler lo ayudó a abstraerse, le recomendó que se armara una selección musical que le facilitara entrar en clima y es una práctica que conserva, "me armo una lista de acuerdo al personaje y la escena, la música pega directo en lo afectivo".

La primera vez que vio 25 Watts odió su trabajo, "Javi me parecía un banana pero yo todavía no tenía una formación profesional, no sabía que estaba bien que fuera así: no era yo el estúpido, era Javi, pero en esa ocasión yo Jorge me sentí un pelotudo. Pensé que estaba haciendo un Javi de tal o cual manera y vi otra cosa".

—Dijiste alguna vez que 25 Watts era como un currículum viviente que andaba por el mundo y nunca sabías qué podía llegar a pasar, ¿viviste cosas muy locas?

—Muchas pequeñas cosas muy locas. Es el trabajo que hice que genera el mayor vínculo afectivo en la gente. Para mí los grandes responsables son Stoll y Rebella, vos prestaste lo que pudiste, pero ellos ven 25 Watts a través tuyo y te quieren; hay mucha gente que me quiere porque estuve en 25 Watts y yo no los conozco, te abrazan, te convidan cosas.

Hace poco iba con mis sobrinas en un ómnibus interdepartamental y había unos muchachos que venían chupando cerveza, armando bardo, gritaban, cantaban, pero sin meterse con nadie. Cuando me estoy por bajar uno me reconoció y me dijo "eh, 25 Watts". Fue muy loco porque ellos parecían salidos de la película. Cuando me bajé, asomaron las cabezas por las ventanas y siguieron gritando frases de la película. Después de que el ómnibus se alejó, mi sobrina me miró y me preguntó "¿ese es tu público, tío?". Sí Naty, es ese.

Con todo el elenco de <i>Liberaij apartamento 9.</i>
Con todo el elenco de Liberaij apartamento 9.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)