PETINATTI

Nuevos y siempre malos pensamientos

El comunicador vuelve este lunes a las tardes de Azul FM con un clásico con grandes cambios. El conductor del ciclo más escuchado de las tardes adelanta que habrá nuevas secciones, en especial dedicadas al entretenimiento y a la emoción, pero también anuncia el regreso del histórico personaje como Hércules.Se refiere al nuevo escenario en la FM, con los pases de Océano a Del Sol y confiesa que recibió una propuesta para cambiar de radio. Conocé los detalles.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Peti con los Premios Iris que ha cosechado a lo largo de su carrera.

—El próximo lunes comienza la temporada número 27 de Malos pensamientos, ¿cuál será su impronta?

—El programa va a tener la misma esencia y el mismo tono desde 1991. Pero a lo largo de los años ha tenido variaciones. Hubo una época en que había muchos personajes. Luego me dediqué a hacer secciones y después más a la comunicación con la audiencia. Ahora, sin dejar de hacer todo eso vamos a darle importancia a la actualidad, a la responsabilidad social y también un toque lúdico al programa, con entretenimientos y juegos. Haremos un certamen a nivel nacional y también un juego con un espíritu muy espíritu muy sarcástico

—También se producirán algunos regresos de secciones de históricas del programa...

—Sí, vuelve el personaje Hércules, porque como se dice, el público se renueva. Hércules tiene ideas y pensamientos muy actuales. Fue el primero que propuso hacer un muro, en su caso rodeando el Uruguay. También vuelve Operación retorno, aunque ya no con un espíritu melancólico del que se fue y extraña la rambla, el mate y los tamboriles. Queremos que los uruguayos del mundo cuenten sus historias o contactarnos cuando se producen noticias internacionales de interés.

—Y en cuanto a la responsabilidad social, ¿cuáles son las ideas?

—El año pasado nos dimos cuenta de que podíamos hacer cosas fuera del humor y del sarcasmo. En esa comunicación permanente con la audiencia se dieron casos que nos sorprendieron. Logramos cumplir el sueño de un oyente de conocer a Fito Páez o que un chico que buscaba trabajo recibiera ofertas o el transporte de otro escucha que buscaba ir a Artigas en las Fiestas y no tenía pasaje; otro oyente iba también para el norte y lo llevó. Este año vamos a sistematizar todo eso en una o más secciones dedicadas a que la gente logre lo que siempre quiso lograr. Queremos tener más contacto con las emociones.

—La audiencia parece tener más protagonismo en el programa, ¿es así?

—Sí. Al comienzo uno necesita mostrar de qué va el programa y el protagonismo el lógico que lo tenga el conductor. Hoy, Malos pensamientos funciona porque la audiencia sabe cuál es su lugar y nos complementamos muy bien. No hago el programa solo, sino con miles de personas. Le doy mucho protagonismo porque cada vez más la gente quiere escucharse. Si tenemos miles de oyentes, hay que prestarles un micrófono, algo que no sucede en los medios de nuestro país. ¿Cuál es el programa de TV donde el televidente puede tener voz? Ninguno.

—¿No es riesgoso también en un contexto de violencia creciente darle el micrófono a la audiencia?

—Por eso dije prestarle y no darle. Yo nunca suelto el micrófono. Lo presto. De todos modos, la audiencia de Malos pensamientos está entrenada y nadie se extralimita. Pero más allá de esto, me parece que el país necesita de más comunicadores comprometidos con lo que pasa en la sociedad. Aquí no tenemos un Lanata, Leuco, un Nelson Castro o Morales Solá y necesitamos de ese grado de compromiso con la gente.

—¿Qué es la radio para vos?

—Para mí, la radio no es sentarse frente a un micrófono y contarle a la gente a qué hora me acosté o qué película vi. No es una charla de cumpleaños, ni de velorio, ni de un grupo sentado en la esquina. La radio es otra cosa. Es responsabilidad, entretenimiento y sobre todas las cosas, imaginación.

—¿Cómo visualizás el escenario radial en 2017 con tantos pases y movidas?

—Yo arranqué en radio en 1987 y supe cambiar de radio muchas veces. No es fácil y no debería ser una decisión impulsiva, sino meditada. Sobre todo porque para mí hacer radio es un trabajo y se debe saber y saber dónde pisás. Son buenos los cambios y me parece bien que cada uno busque lo que cree mejor.

—¿Crees que será más competitiva la tarde FM, con la irrupción de Del Sol y la renovación de Océano FM?

—La competencia no creo que sea con Malos pensamientos o Azul FM. Es una competencia entre esas dos bandas...

—En la especie de "temporada de pases" que hubo, ¿te ofrecieron un cambio de radio?

—Quiero agradecer a Iñaki Abadie (gerente del grupo Del Sol) que me llamó para ofrecerme una propuesta laboral. El ofrecimiento que me hizo no se lo debe haber hecho a ninguno de sus amigos. Pero estoy muy bien en Azul; es una gran radio con mucha potencia y lo más importante: sus directivos son broadcasters con muchos años de experiencia. Pero le agradezco que haya pensado en mí y en Malos pensamientos para formar parte de una nueva programación. Le deseo lo mejor porque me parece que está bueno que el medio que uno ama siga vigente y vivo. A pesar de todos los avances tecnológicos que aparecen, la radio sigue viva. Creo que Malos pensamientos es uno de los responsables de eso.

Redes violentas.

Orlando Petinatti es muy activo en las redes sociales, en especial en Twitter. "Está bueno ese ida y vuelta con la gente"; dice. A menudo se la juega con opiniones personales y divide agua. "Lo que no me gusta es el insulto", asegura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)