IAIN ARMITAGE

El niño del momento

Lo conocimos primero como el hijo de Shailene Woodley en la miniserie Big Little Lies, luego apareció en el drama El Castillo de Cristal, poco después se presentó como el nieto de Jane Fonda en la película Nosotros en la noche y hace un par de semanas lo vimos debutar en Young Sheldon.

Iain Armitage
El actor interpretando a Sheldon de niño.

ANALÍA FILOSI

El pequeño Ziggy llegaba al paraje californiano de Monterrey con su joven madre Jane Chapman (Shailene Woodley) y revolucionaba la vida escolar. Es que una niña de su clase lo acusaba de bullying y eso dividía a los padres de los alumnos. Así irrumpía Iain Armitage en Big Little Lies, la miniserie de HBO reciente ganadora del Emmy.

La actuación de Armitage fue convincente, pero como tantas de niños bien elegidos en Hollywood. El tema es que el pequeño empezó a repetirse en distintas ficciones estrenadas este año. Primero, como el único hermano varón de la muy peculiar familia de la periodista americana de chismes Jeannette Walsh, cuya vida se recrea en la película El Castillo de Cristal, protagonizada por la oscarizada Brie Larson y ya estrenada en Uruguay. Segundo, como el nieto de Jane Fonda en Nosotros en la noche, película de Netflix que cuenta la historia de dos viudos (Fonda y Robert Redford) que deciden pasar las noches juntos, en principio para tener con quien conversar y no dormir solos. Y finalmente como la versión infantil de Sheldon, el muy peculiar personaje nerd de Jim Parsons en The Big Bang Theory, en la nueva comedia Young Sheldon. Esta última se pre-estrenó el pasado domingo 1° de octubre en Warner Channel, día en que exhibió su capítulo piloto, y se seguirá emitiendo a partir del mes que viene. El piloto puede volverse a ver esta madrugada, a la 1:50.

El pequeño de 8 años se enamoró del mundo del espectáculo cuando tenía apenas 3 y fue a ver el musical Hairspray. ¿Qué hizo? Se transformó en crítico y cronista de todas las obras a las que empezó a asistir, pero claro que adaptado a los tiempos que corren. No escribía sus reseñas, las daba a conocer en su canal de YouTube, Iain Loves Theatre. Cosechó miles de suscriptores, uno de ellos el polémico periodista rosa Pérez Hilton, que lo invitó a ser parte de su web. Pero el gran salto a la fama de este niño de padre actor de Broadway y madre productora se daría con su participación en el programa de NBC, Little Big Shots.

Obviamente que la situación no pasó desapercibida para los agentes de talentos, que de inmediato le propusieron ser actor. Pero Iain no estaba entusiasmado con esa idea. "Mi madre no quería, porque otros niños que han entrado en el negocio del cine se han vuelto un poco locos y egoístas, siendo poco amables y respetuosos con los demás. Así que no queríamos", contaba Iain a Vulture. La resistencia no duró mucho y el pequeño terminó en el casting para Big Little Lies.

El joven actor entabló una muy buena relación con su madre en la ficción, Shailene Woodley, con la que se empezó a hablar via videoconferencia semanas antes de iniciar el rodaje. Algo similar ocurrió con Jane Fonda, su abuela en Nosotros en la noche. La oscarizada actriz le enseñó a pescar sin dañar a los peces, cosa que preocupaba a Iain. Incluso en el film hay una parte en la que ambos, junto al personaje de Redford, se van de pesca y camping.

En cuanto a El Castillo de Cristal, su trabajo es más chico porque solo aparece en unas pocas escenas. Pero ahí está, el público no puede evitar reconocerlo cuando lo ve. Todo lo opuesto al absoluto protagonismo que tiene en Young Sheldon (CBS), comedia en la que luce morocho. Como forma de promocionarla, en la última entrega de los Emmy anunció un premio junto a Jim Parsons que, como Sheldon adulto, es quien realiza el relato en off de lo que vemos en cada capítulo. Parsons es además el creador de la serie junto a Chuck Lorre.

La primera temporada iba a ser de trece episodios, pero la enorme audiencia conseguida en el pre-estreno -17,21 millones de espectadores- los elevó a veintidós. Los siguientes estarán en pantalla a partir del 2 de noviembre, buscando develar si lo de Armitage es una moda pasajera o un fenómeno que llegó para quedarse. Por las dudas, Iain continúa con sus reseñas teatrales, que alterna con otro gran objetivo: aprenderse las canciones de David Bowie, artista que, como Iain, también le debe mucho de su éxito a un personaje llamado Ziggy.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)