largometraje

Niña capicúa ocupa los cines

Alfredo Soderguit tiene casi 40 años. No los representa, aunque dice que haciendo Anina le salieron dos mil canas. Fue un proyecto que siguió la lógica del hombre orquesta, explica. Habla con una calma envidiable, a punto de estrenar su primer largometraje protagonizado por una niña animada de 10 años y pelo rojo que ya debe parecerle real.

MARIÁNGEL SOLOMITA

En el estudio en el que ocurre esta charla Soderguit trabajó nueve años sobre un mismo proyecto. En Parque Rodó, a media cuadra de Bulevar España, suenan muchas alarmas y bocinas pero él no se inquieta. Hay rastros de Anina por todas partes, más que un personaje como si se tratara de un familiar. Cerca de su escritorio una postal pegada en la pared muestra el dibujo de una niña de pelo colorado y desprolijo bastante parecida a la Anina que está en los cines. Soderguit antes que ser cineasta es ilustrador de libros infantiles y así fue que conoció la historia de una niña con tres nombres palíndromos, que luego de una pelea con una compañera de clase recibe un particular castigo por parte de la directora de su escuela. Un sobre negro, lacrado, que no puede abrir hasta que ella lo indique. La ansiedad por saber qué contiene el sobre la llevará por aventuras más y menos divertidas, incluso a atravesar terroríficas pesadillas, "para Anina entender el contenido del sobre se transforma, sin que ella lo sepa, en entender el mundo y su lugar".

Anina Yatay Salas es una creación del uruguayo Sergio López Suárez, un maestro que le encargó a Soderguit la ilustración de su libro. Y él vio una película: un largometraje de animación en un tiempo en el que hacer una película de este tipo en nuestro país era una quijotada que solo Walter Tournier creía realizable.

Hace 9 años el padre de la animación uruguaya daba los primeros pasos de Selkirk: el verdadero Robinson Crusoe y Soderguit se reunía con un escritor de libros infantiles para proponerle que se hiciera cargo del guión de Anina. "En el momento en que ilustré la novela casi inmediatamente conocí a Federico Ivanier (Martina Valiente, Lo que aprendí acerca de novias y fútbol, Música de vampyros, entre otros títulos) y empezó a trabajar en el guión. Estuvimos dos años así, él escribía y me consultaba cada tanto. No teníamos idea de cómo hacer una película pero teníamos la convicción de que de alguna manera la íbamos a hacer. Pero no estábamos en un plan desesperado de buscar la forma de hacerlo. Me parecía importante imaginármela lo mejor posible, hacer el guión más sólido que se pueda; que fuera un trabajo que hacíamos por el gusto de hacerlo."

Primero lo primero. El dibujo en la vida de Soderguit empezó con el encargo de una directora, que a lo lejos uno imagina que debe parecerse a la de su película. En un gesto que se siente infantil, este dibujante habla de ella con el nombre y apellido: "Lo más cercano a lo profesional que había hecho era que la directora del liceo de Rocha, Blanca Mora, me pedía que le hiciera unos garabatos en las tarjetas que mandaba como agradecimiento a todos los colaboradores del liceo. Y me pagaba", cuenta sonriente.

En ese liceo hizo su primera animación. "El último trabajo del año de la clase de literatura era sobre El viejo y el mar y a mí me daba pereza hacer un análisis intelectual de la obra y justo tenía a un amigo en Rocha que estaba trabajando en una pequeña empresa de publicidad y le propuse hacer dibujos animados. Armamos un grupo de unas 10 personas de las cuales ninguno sabía dibujar pero los hicimos dibujar y armamos el trabajo, bastante tosco, con cierta técnica artesanal muy precaria pero usada con ingenio. No tenía nada de reflexión literaria pero todos pasamos con 12".

Por esa época, en Canal 10 también quedaron impactados. Presentó este trabajo en un concurso que organizaba el canal junto a la Embajada de España y consiguió una mención a la creatividad, "claro, vieron que éramos unos chiquilines y nos dieron para adelante. Nos pusimos muy contentos".

Como muchos artistas audiovisuales de este país, Soderguit llegó a Montevideo para estudiar arquitectura. "En mi casa yo sabía desde mis 10 años que iba a ir a la Universidad. Un poco el Uruguay es así, yo vengo de una familia de trabajadores y la proyección siempre fue que los hijos tengan una carrera. Estaba cantado que si te gusta dibujar hacés arquitectura. Estudié tres años y en paralelo Bellas Artes. En mis últimos años en Bellas Artes se abrió el área de Multimedia, se instalaron computadoras, programas, fuimos la primer camada que se metió en esa área". Un tiempo después, junto a otros colegas formó el colectivo artístico Operativa Simbólica que hacía instalaciones de gran escala en la ciudad y algunos trabajos experimentales audiovisuales. Varios de ellos hoy hacen cine. Luego estudió dirección de arte en la Escuela de Cine y ahí conoció a dos estudiantes que habían puesto una productora cinematográfica, Rain Dogs. Germán Tejeira y Julián Goyoaga son dos eslabones que harían posible la realización de Anina.

"Fue la típica `¿Ustedes hacen cine? yo tengo un guión`. Ellos me plantearon que recién estaban empezando pero que les interesaba producirlo. El primer fondo al que se presentó Anina fue el FONA, en 2006, y lo ganamos. Ahí empezó la máquina de cómo lo hacemos. El proyecto gusta, tenemos un apoyo, ¿alcanza con esto? El presupuesto es 10 veces mayor hoy".

Paso al frente. Anina llegó ayer a las salas de cine, lograrlo llevó 9 años. En el proceso se consiguió una importantísima co-producción con la productora colombiana Antorcha Films (que se encargó de contratar los servicios para los retoques de sonido y el proceso de laboratorio), el premio mayor de los Fondos de fomento que entrega el Instituto de Cine local, el apoyo de Montevideo Socio Audiovisual, de Ibermedia y del fondo suizo Visions Sud Est. Además colaboraron varias empresas privadas uruguayas y colombianas. "Esto se pudo hacer pero a mí me salieron dos mil canas. Es un chiste, pero son muchos años. Es un camino lleno de imprevistos, no que te tiren el proyecto al suelo sino imprevistos que vas aprendiendo sobre la marcha. Más que imprevistos tiene aprendizaje. Toda la gente que se involucró (un equipo de 35 personas) lo tomó de esa manera: como un proyecto lindo de participar, donde se dejó el corazón. Nadie sufrió haciendo Anina pero sí significó una inversión muy grande de energía, de tiempo, por eso es muy difícil pensar ahora cuál es realmente el costo de hacer una película así." Los números fríos dicen que costó 600 mil dólares. "Un proyecto de animación que cueste el triple que Anina sigue siendo barato. Realmente creo que es una situación que tiene más que ver con el aprendizaje de cómo hacer las cosas."

Esta película, la segunda de animación que se realiza en el país, es un paso más. Soderguit enumera a otros referentes, Walter Tournier, Tunda Prada, el estudio Coyote. El avance en animación es permanente, opina, el tema está en desde dónde se mire ese desarrollo: "capacidad y posibilidades de hacer cosas hay, el tema es que no hay posibilidades claras de sostener un equipo grande de trabajando estable. Lo que no está desarrollado acá es eso, una base de producción de animación estable donde haya 60 personas trabajando haciendo películas. De repente el caso de Anina y Selkirk son ejemplos de eso, de cómo articular las posibilidades para que las cosas sean viables y realizables. Hay que pensar en toda una estructura de trabajo que incluye una casa, el equipo, los sueldos, un método para ordenar los procesos de producción. Pero nada de esto quiere decir que sea inviable".

El estudio que Soderguit comparte con los ilustradores Alejo Schettini (director de animación de Anina) y Claudia Prezioso, y que se llama Palermo, acaba de trabajar en un cortometraje y tiene previsto el rodaje de otro.

Punto Uy. "Mi forma de trabajar va por ese lado: ir viendo las obras de otros e ir buscando algo que me inspire". En estos días, mientras su ópera primera agota entradas en festivales de Colombia y Argentina, y conquistó al exigente público del Festival de Cine de Berlín, Alfredo Soderguit lee libros buscando una nueva historia. "No buscando otra Anina especialmente pero sí, capaz que es un vicio del trabajo de ilustrador, agarrar al texto de otro y reinventarlo con tus imágenes".

En la técnica que se utilizó para dibujar y animar a Anina se notan esas raíces del dibujante. Se llama puppets digitales y es como ver muñecos de cartón recortados y animados por computadora. Los fondos develan el trazo del lápiz. "En esa apariencia de ilustración en papel, de ilustración de literatura, encontramos muchas posibilidades expresivas para contar la historia como queríamos. Fue un gusto personal mío y del equipo porque la mayoría somos ilustradores. Nos sentíamos cómodos con esa forma de trabajar porque es la estética con la que sentimos que podíamos hacer algo con una carga sensible. Nosotros no hacemos 3D al estilo Pixar entonces no sabemos expresar las cosas de esa manera", explica.

Esta, reconoce y se reconoce, es una de las decisiones fundamentales que hacen de Anina un film con un lugar propio. No se imitó a otras animaciones. El universo de esta película es artesanal y nuevo. Además del gusto en esta opción hay también una viabilidad económica. Ganó el ingenio, se utilizó el arma más fuerte del equipo, que es la experiencia como ilustradores, para crear un mundo estético muy elaborado, donde descubrir el más mínimo detalle da una especie de placer.

La película presenta también un tratamiento bien interesante del cotidiano uruguayo. Por un lado se utiliza al clásico barrio, las típicas comidas (fideos, milanesas con papas frías, hacer tortas fritas cuando llueve), música (hay temas de La Tabaré, de Alejandro Balbis y de Dino muy bien utilizados), expresiones y costumbres rutinarias (como volver en ómnibus de la escuela y que se suba un músico a cantar una canción, contar los números que aparecían en los boletos, que se envuelvan los huevos en un papel de diario) como forma de generar identificación en el espectador y hasta de humor. Anina funciona también como una película espejo de lo que conocemos. "Capaz que no es lo más importante, pero sí una de las cosas más encantadoras que tiene la novela es que está escrita desde un lugar muy naturalista, muy humano y muy profundo. Sergio López, el autor, trabaja desde lo que conoce, desde lo que percibe, entonces no tenía ningún sentido que la historia sucediera en un mundo neutro. No hay que entender la animación como algo situado en mundo siempre de fantasía. Hay una apariencia y un contexto. Se sitúa a la película en un lugar concreto, los personajes hablan de una manera, la idiosincracia, la cultura está presente como contexto. No es el tema de la película. La película puede pasar en cualquier parte del mundo".

Auto no carro. En primera instancia se pensó en doblar las voces a un español neutro para la exhibición en Colombia pero al escuchar la versión uruguaya desistieron. "Las voces son encantadoras. Si bien en todo lo que es mercado para niños globalizado hispanoparlante, la tendencia es que se hable en un español que no se habla en ninguna parte del mundo, también se conocen un poco los acentos y los niños en general son los que más los toleran. En Cartagena de Indias proyectamos la película para 1.700 niños entre 9 y 14 años que gritaron, aplaudieron, patearon pero nadie dijo `qué raro que hablan`. Hay muchas referencias personales en la película, y muchas a la cultural local, porque sentimos que esas cosas la cargan de sentimientos y sobre todo la cargan desde el interés de la película. La enriquecen".

La riqueza de Anina pasa por un lado emocional. La película toda, al igual que suele suceder en sus pares japonesas, trabaja en torno al crecimiento emocional del personaje protagónico. Anina es una niña que odia su nombre que al poder leerse de atrás para adelante y sonar de la misma manera, es objeto de las burlas de su compañeros, sobre todo de Yisel, a quien Anina apodó "la elefanta". Lejos de ser una niña tímida, el film acompaña una semana de su vida, entre que se pelea con Yisel y recibe el castigo de la directora, hasta que finalmente debe presentarse frente a ella para escuchar el castigo. En esos días Anina se enamorará de un compañero, alentará a otro a una arriesgada demostración, jugará a los detectives con su mejor amiga, discutirá el porqué de sus nombres y la forma de educar a los niños. Y soñará mucho. Estos sueños que suelen ser pesadillas, alcanzan tonos surrealistas y hasta del terror, acudiendo varias veces al género musical. Son las partes más arriesgadas del film y una muestra de la belleza e inventiva de la animación creada por el equipo. Desde este punto de vista Anina no es una película que pensó únicamente en los niños. Se pueden reconocer guiños - homenajes a la historia del cine.

"Cuando ilustro novelas infantiles no lo considero algo infantil porque es parte de mi vida como adulto. Creo que desde ese lugar en las películas las cosas infantiles no son solo para niños. Es un error pensar así. Hay cosas hechas solo para niños que generalmente son un desastre, porque las cosas hechas para ese público tiene que tener un montón de valores ya sean plásticos, narrativos, artísticos, que también tienen que significar algo para los adultos porque si no es como si las recortaras para hacerlas fáciles. Creo que la única manera de narrar para niños es no pensar específicamente en niños".

HOMENAJE/PLAGIO/PRÉSTAMO

Así llama Soderguit a los guiños cinéfilos que se reconocen Anina. Tomó sombras y formas propias del expresionismo alemán y puntualmente de El gabinete del Doctor Caligari para una de las pesadillas. Además hay una secuencia que recuerda a The Wall aunque el director dice que sobre todo se inspiraron en una escena de El rey león. Otros directores referentes fueron Jim Jarmusch, Béla Tarr, Hayao Miyazaki, Silvain Chomet y Stanley Kubrick.

ROSTROS DE LAS VOCES

El doblaje de Anina, primero que se realiza a nivel local, es bueno. Detrás de la voz de Anina está la de Federica Lacaño, hija de María Mendive, que dio voz al personaje de la madre. Otra niña que se destaca es Guillermina Pardo. El padre es César Troncoso, que hasta canta. Otro que canta es Marcel Keoroglián. Cristina Morán, Petru Valenski, Roberto Suárez, Gimena Fajardo y Florencia Zabaleta también tuvieron personajes.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.