CAMPEÓN DE MASTERCHEF

Nilson Viazzo: "Un sueño cumplido"

A minutos de haberse consagrado como ganador de la primera temporada de MasterChef Uruguay, el policía de Florida conversó con Sábado Show, entre la serenidad que lo caracteriza y la euforia de haberse quedado con el premio final. “Cómo va a seguir esto, no sé”, admite Nilson.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nilson con su título de campeón. Créditos: Fernando Ponzetto

A Nilson Viazzo lo delata la cara, los ojos que le brillan, la sonrisa que nunca desaparece: está feliz, pero como si no alcanzara con todo lo que su cuerpo expresa, se lo va repitiendo a cada periodista que le pide un par de minutos para conversar. Posa para las fotos sin saber mucho que hacer y de repente, empieza a saltar solo y los fotógrafos lo alientan. Y después habla con esa amabilidad que fue clave para que se metiera en el bolsillo a la audiencia de MasterChef Uruguay, el programa que el lunes pasado lo consagró como ganador de una reñida primera temporada, que lo enfrentó en la final a Leticia Cicero.

"En palabras es difícil decir lo que me pasa. Recién ahora estoy entrando a aflojar toda la tensión por la que he pasado", dice e interrumpe la conversación para saludar a alguien que pasa, algo que sucederá una y otra vez. "Porque es mucho saber que llegaste hasta esta instancia, y todo lo que representa ese trofeo para nosotros, los amantes de la cocina; todo lo que nos trae aparejado, como dijo Sergio (Puglia), eso de llevar esta bandera y tratar de seguir adelante con todo esto y de superar cada día una prueba nueva", sigue.

Humilde y sereno a pesar de la euforia reinante en esas primeras horas después de la final, el policía de Florida dijo que todavía no se siente un representante del interior porque, de hecho, mucho de lo que pasa lo va procesando de a poco, paso a paso.

"Yo me anoté porque me gustaba cocinar, sólo por eso. Después, de todo lo que se va generando con el programa y la repercusión que va tomando, uno no es muy consciente hasta que empiezan a reconocerte por la calle y a saludarte. Porque en definitiva sos una persona normal, que venís a hacer algo que te gusta. Y creo que al no pertenecer a los medios y no estar en este rubro, para mí todavía simplemente es un sueño cumplido", admite.

Mientras Nilson pasaba de nota en nota, se abrazaba con su esposa y levantaba en brazos a sus hijos —sobre todo a su hija, que no quería soltar la estatuilla del padre—, en las redes sociales se planificaba una caravana para recibirlo en su arribo a Florida, caravana que no pudo concretarse esa misma noche porque en su calidad de campeón, el flamante maestro de la cocina tuvo que quedarse para su ronda de prensa.

"MasterChef me ha cambiado la vida", confiesa al final. "Cómo va a seguir todo esto, no sé. Gran parte de lo que pase después va a depender de mí, seguramente; de cómo lo afronte y cómo aproveche este momento que estoy viviendo. Qué va a pasar mañana nadie sabe; simplemente quiero esperar lo mejor, esperar que este cambio sea para bien y tratar de tomar las mejores decisiones cuando sea el momento. Ahora toca disfrutar", dice Nilson con los ojos brillantes y la sonrisa extendida, con más periodistas al acecho y más compañeros queriendo sacarse una foto con el gran campeón.

La última prueba.

En la final, Nilson hizo un salteado de hongos y una tarteleta de frambuesa que le permitieron eliminar a Lourdes. Después, en su última aparición en la cocina de MasterChef, preparó una tostada de zapallo criollo con guacamole, un rack de cordero y una manzana rellena, que lo consagraron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)