ENTREVISTA

Nazarena Vélez: el renacer de la diva

La actriz argentina expresó hace unos días en Showmatch que para proteger a su hijo de “informaciones incorrectas” acerca del suicidio de su esposo, ella estaba pensando en vivir otro país, inclusive en Uruguay.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nazarena Vélez

En diálogo con Sábado Show, la rubia aclaró que no tiene una oferta concreta laboral de este lado del Río de la Plata, pero que le encanta el país. “Desde el paisaje hasta el respeto y la amabilidad de la gente”, dijo. También habló de su capacidad de resiliencia, de la ayuda de la psicoterapia en esta etapa de su vida y reveló cuáles son las claves de superación tras el duro momento que le tocó atravesar. “Algunas veces tuve ganas de dejarme morir. Irme con Fabián (Rodríguez). Pero decidí no hacerlo porque tengo tres hijos hermosos que me necesitan”.

Nazarena Vélez rompió en llanto días atrás en Showmatch y manejó la posibilidad de mudarse de Argentina con el fin de "proteger" a su hijo de los comentarios acerca de la muerte de su esposo Fabián Rodríguez.

"El año que viene Thiago va a cumplir 6 años y no quiero que le llegue ninguna información errónea de cómo se fue su papá de este mundo. Entonces siento que tal vez llevándolo a otro país, a un colegio donde sea un compañerito más y no el hijo de, lo puedo salvar de esas cosas", dijo.

Entre esos "otros países" se mencionó la posibilidad de un desembarco en Uruguay. En diálogo con Sábado Show aclaró que no tiene una oferta concreta, aunque remarcó las ganas y añadió que le encanta Uruguay. Semanas atrás, había visitado Montevideo para una serie de presentaciones con Atilio Veronelli.

"Hay muy buena energía. Me encanta Uruguay. Desde lo que me ofrece como paisaje hasta la amabilidad. El respeto de todos en la calle", dijo.

—Tu incorporación al Bailando fue algo polémica debido a la situación personal que te ha tocado atravesar. A meses de comenzar, ¿cómo te sientes?

—Bien, muy bien. Siento que todos me tienen mucho respeto. La verdad es que yo no iba a hacer el Bailando. No estaba en mis planes porque estaba y estoy todavía en un proceso de duelo, pero la oferta terminó de cerrarme porque en buena medida el programa me hace bien. Tampoco puedo ser falsa y no decir que el dinero fue un factor determinante, pero el baile y la música es algo que me conecta con la vida. Por eso acepté. No habría aceptado estar en un programa de espectáculos, de panelista, por ejemplo.

—Para muchos eres un ejemplo de resiliencia luego del suicidio de tu marido, ¿de dónde sacas la energía?

—De mi vientre. De donde acuné a mis tres hijos. Sencillamente tiene que ver con la fuerza de la maternidad. Cuando una es mamá, no está sola en el mundo nunca más. Hay que seguir para adelante. Yo tengo tres hijos pero además perdí cuatro embarazos, así que podría tener siete. Soy una coneja. Es mi destino. Y teniendo tres hijos de edades tan diferentes que me necesitan y cuya sonrisa depende muchas veces de mí, no puedo parar. Estuve mucho tiempo tirada en al cama tomando ansiolíticos pero en cierto momento me dije "no". Por ellos, no me voy a permitir esto.

—¿Has recurrido a la terapia?

—Sí. En especial para intentar saber cómo relacionarme con mis hijos y fundamentalmente con Thiago, al no haber sido una muerte natural la su padre. Esa es mi principal preocupación, la secuela que pueda quedar en él.

—Y antes, cuando estalló tu popularidad, ¿nunca necesitaste de terapia para manejar la fama?

—No, para nada. Me acuerdo que cuando hice la primera publicidad en TV tenía unos quince años y nos quedamos horas mirando el televisor en familia hasta que apareció. Fue una gran alegría para todos verme. Éramos cinco hermanas y un varón y nos turnábamos todos los días para lavar los platos. Ese día me tocaba a mí. Después del festejo, mi mamá esperó unos minutos y me dijo: "Bueno, Naza, te toca lavar". "¿¿¿Yooo??", le respondí y ese fue mi primer y último ataque de divismo. Ella nunca nos pegó, pero en ese instante me dio una cachetada y me dijo: "Jamás te la vayas a creer". Me puso los patitos en fila en un segundo y siempre supe que el mundo de la TV y de los medios no tiene nada que ver con el mundo real.

—¿Es cierto que en el futuro te gustaría más trabajar detrás de cámaras que delante?

—Sí. Sin llegar a ser de esas que dicen: "Ay, me mudaría al medio del campo", creo que tanta exposición como yo he tenido y tengo, es algo que agradezco pero que debería reducir.

—¿Qué legado deja para ti Gerardo Sofovich, fallecido recientemente?

—Él fue un segundo padre para mí. Estuvimos peleados un tiempo, pero como en cualquier familia. ¿Quién no discutió con alguien de la familia? Creo que murió como un grande y va a ser recordado por siempre y para siempre.

—Tu hija Barbie y Federico Bal están planeando su boda, ¿cómo ves esa relación?

—Los veo tan enamorados que me encanta. Me va a hacer muy feliz el día que se casen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)