Juan el alto

Música para uno

Con nuevo nombre, Juan Bra regresa a la composición con un split grabado junto a la banda instrumental Uoh! y su proyecto solista Juan el alto. A los 29 años, es uno de los miembros más activos de la movida indie desde la fundación de sellos virtuales y la grabación de discos como dueño de un estudio móvil, ingeniero de sonido, productor, mezclador y músico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Juan Bra

Hace un año se mudó a Laguna del Sauce para reencontrarse con su lado más creativo y personal. En esta entrevista, pone al día sus intereses artísticos y su postura frente a la construcción musical.

—Tu nombre aparece relacionado a la música y a la fotografía.

—Cada disciplina tiene una dinámica diferente aunque muchísimos aspectos son equivalentes. Mi encare hacia la fotografía es estar con la cámara y los ojos abiertos y cuando alguna situación se ve linda le saco una foto. Para los retratos busco la luz más linda e interesante que haya por la vuelta; si es natural mejor. Todas las personas se expresan cuando no están incómodas, cuanto menos les afecte la cámara apuntándolas ya deja de ser cuestión de si una persona es o no fotogénica.

—¿Y con la música?

—Depende de lo que esté haciendo me lo tomo diferente. Cuando hago ingeniería de sonido trato de que la música suene lo mejor posible basándome en mi criterio estético. Trato de no interferir con la inspiración del artista y del productor; depende de qué tanta confianza haya y de qué entrada me den, opino.

—¿Qué condiciones considerás para producir un disco?

—Como productor me lo tomo un poco más personal. Estuve produciendo muchos discos de bandas en los últimos 10 años y fue un proceso de aprendizaje largo. Empecé tomándome los proyectos como mitad míos y mitad de la banda, pero yo era el capitán. De a poco eso se fue transformando en "el barco es tuyo pero yo soy el capitán". Ahora trato de encararlo haciendo lo que sea necesario para que la música sea coherente sin sacarle una gota de inspiración a los músicos. Es difícil porque uno tiene que estar inspirado también y no imponer su ego.

—¿Cómo te describirías como músico?

—Me gusta mucho hacer ritmos no invasivos, sea con el instrumento que sea, a la hora de tocar me volví adicto al ritmo.

—¿Cómo fueron tus primeros pasos en la música?

—A mi viejo siempre le gustó la música, toca la guitarra acústica y eléctrica. En casa fue mi hermana mayor, en su adolescencia, quien trajo la música contemporánea. Teníamos una batería que había dejado un tío músico y estaba juntando polvo hasta que cayó un amigo y la probó. Eso que tocaba sonaba a música. Hasta ese momento creía que la gente normal no hacía música e hipoteticé que yo también podría hacerlo. Empecé a tomar clases de bajo con Popo Romano, quien me planteó la base que aún tengo.

—Sos uno de los fundadores de los sellos virtuales Esquizodelia y Módulo Records, ¿cómo dirías que es hoy tu lugar en esa escena?

—Esquizodelia fue pionero en Uruguay de un modelo de distribución musical. No fue invento nuestro: nos pusimos a nadar a favor de una corriente que estaba creciendo y agarrando fuerza. Hiram Miranda trajo todos los conceptos teóricos del "Hazlo tú mismo" del cual nos agarramos Pau OBianchi y yo, que ya lo hacíamos intuitivamente. En algunos momentos chocamos, pero hoy, nueve años más tarde, agradezco que las cosas salieran de la forma que salieron. Esquizodelia sigue evolucionando y creciendo. Personalmente sigo al tanto pero me abrí un poco porque hace un año y medio me fui de Montevideo.

Con Módulo la idea fue tener un espacio donde subir mis producciones, mi música y algunos discos que me encantan más allá de que haya trabajado en ellos o no. Soy muy selectivo; tiene que identificarme al 100% la música que subo.

—Trabajaste con varias bandas, ¿cuáles fueron los resultados más gratificantes?

—Son momentos. Como ingeniero o productor tengo la chance de estar muy cerca de artistas inspirados dándolo todo. En vivo pasa pero no es tan íntimo, el estudio es el extremo de la intimidad, hay veces que estoy uno a uno con un músico y si hay buena energía y está fluyendo, la sensación es única. El momento de hacer la toma es la más real y la sensación de estar ahí no se compara con nada. Si hablamos en términos de resultado como consecuencia, hay mucha música de la que me encantó ser parte más allá de su repercusión comercial.

—Se asocia a la movida indie con las ganas de hacer por encima del saber cómo. Algunos músicos de otras escenas critican que muchas bandas no son exigentes en cuanto al "tocar bien" .

—Definitivamente se volvió más importante y lo valoro más que antes. Ser músico no es lo mismo que ser artista: ser artista es un encare hacia la vida, ser músico es saber hacer música.Dentro de las escenas musicales hay dos grandes tendencias, y toda una escala de grises en el medio. Un camino sería el de los músicos que usan su energía en desarrollar su musicalidad, su técnica. Otro son los artistas que se vuelven músicos y dedican toda su energía en expresar sus emociones y sentimientos sin dedicarle tiempo a mejorar su oído, ritmo, técnica con el instrumento. En mi opinión, si hay conflicto es porque hay miedo y celos. Si un músico "100% técnico" critica al "100% artista" que toca mal, seguramente sea porque está celoso de lo que él no puede llegar a expresar. Si un artista critica a un músico "100% técnico", puede ser por un miedo interno: piensa que desarrollar el aspecto técnico lo va a llevar a perder el espíritu aventurero y la pasión.

—Luego de tus canciones con DDD3, acabás de lanzar un proyecto propio como Juan el alto.

—Tengo mucha más música compuesta de la que tengo la energía para producir. Hace un año me puse como prioridad producir mi música y no la de otros, y hace poco meses empecé a cantar con menos miedo. Últimamente estoy encarando la Musimagia, que consiste en hacer terapia con la música y está relacionado a lo que Alejandro Jodorowsky define como Psicomagia. Tocar por mucho tiempo un ritmo te obliga a entrar en un estado de meditación, vino de la mano de conocer la música de Fela Kuti. Agarro la guitarra y/o percusión y toco una secuencia/ritmo que resulte fácil, y arriba me pongo a sacar para afuera todo lo que pasa por mi cabeza. Es muy difícil y me da mucho miedo hacer esto enfrente a otras personas, por ahora. En cuanto a la música solista que estoy haciendo, hubo una evolución importante, primero porque volví a estudiar, rebalanceando mi musicalidad más hacia el aspecto técnico. Tomé un mes de clases intensivas de ritmos con Javier Cardellino y fue un antes y un después.

—Los nuevos temas que compusiste, ¿dirías que tienen raíces fuertes en el jazz?

—Uso algunos recursos musicales que también el jazz muchas veces suele usar, pero no son estos recursos los que hacen que el jazz sea jazz, sino la dinámica que tiene entre los músicos y la música. El ritmo y la armonía del tema Monje Thelonious fue inspirado por la música de Thelonious Monk. Hay una parte B que aún no grabe y ahí está el desarrollo armónico que lleva la música más hacia Thelonious. La canción entera puede encararse y tocarse como jazz pero la versión que presento ya grabada no lo es. Fantaseo con que si algún día llega la hora de armar una banda, pueda usar los códigos y recursos del Afrobeat y del Krautrock.

—¿A quiénes nombrarías como principales influencias en la música que te gusta y en la que hacés?

—Cada año agrego influencias a mi repertorio. Por nombrar algunas: Fela Kuti, Mark Sandman, Air, Daft Punk, Serge Gainsbourg, Jaime Roos, Enya, Bob Marley, Chet Baker, Eduardo Darnauchans, Tool, Michael Jackson…

—¿Qué es lo más importante que está pasando hoy en la escena musical local?

—Los home studios: revolucionaron la forma de hacer discos. No permiten las cosas que permiten los estudios grandes, así que no es algo que los sustituya: van a coexistir y acomodarse en una relación simbiótica. Conozco músicos que suelen dar su performance más inspiradas en sus casas, tal vez hasta estando solos. Si uno puede grabar en su casa, sabe que es cuestión de estar inspirado y sacarse el miedo.

Regreso junto a Uoh!

"Es una banda que se inclina más hacia el aspecto artístico y no tanto técnico. En este split estaba tocando la percusión con ellos así que toda la preproducción la hicimos desde que nacieron las canciones". Descargable en Bandcamp.com y en Módulo Records.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)