MEME BOUQUET

Meme Bouquet, el DJ que divierte

Es diseñador gráfico, disc jockey, rugbier. y papá de Mila (11 meses).El fin de semana pasado voló a Montevideo para poner música en Lotus ydijo que no se le cae ningún anillo por pasar todos los géneros, habló sobre la participación de su mujer, María del Cerro, en el Bailando por un sueño, de la exposición que implica para su vida el programa y de sus celos. Contó que acompaña a la madre de su hija siempre, pero él no estaría en el certamen de Marcelo Tinelli porque no es su palo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Una vez por mes viene a Montevideo a pasar música.

—Tu descripción en las redes dice diseñador gráfico y disc jockey, ¿qué apareció primero?

—Hice la carrera de diseñador gráfico, laburé tres años en agencias de publicidad y en el medio surgió el disc jockey. Yo venía poniendo música con el Ipod en previas, fui al casamiento de un amigo en Tandil, el DJ era malo, y a las dos de la mañana me empezaron a decir, "poné música vos con el teléfono". "Es un disparate", contesté. El novio me pidió por favor, y puse música con el celular de dos a seis de la mañana. Después de esa noche fue buenísimo lo que pasó: "che, es mi casamiento", "che, es mi cumpleaños". Entonces dije, "acá hay una veta". Y ahí arranqué.

—¿Te formaste?

—Al principio de cero. Cuando empecé a crecer un poco dije, "bueno, pará, me tengo que instruir". Hice un curso que es el mismo que doy hoy pero lo dicto más personalizado (10 alumnos máximo), y mucho más divertido. Un mes atrás hice uno intensivo en Montevideo, de cuatro días, y estuvo buenísimo.

—¿Cuesta hacerse un nombre como DJ?

—Yo arranqué haciendo fiestas propias para hacerme conocido, y cuando fueron un éxito empecé a laburar contratado. Le metí mucho a las redes sociales, el diseño, le di mucha bola al marketing, y me hice un nombrecito. Primero laburé suelto, y estuve un año en el boliche Asia de Cuba.

—¿Cuándo lograste vivir de la música?

—Renuncié a la agencia de publicidad, y empecé a la par con la música y el estudio de diseño propio. La música creció muy rápido, en cinco o seis meses, y dejé el estudio porque era remar mucho más. Ahora hago ese trabajo para mí, con los flyers, las fotos. Me encanta y es un plus.

—Cuando nació Mila los dejaron poner música en la sala de parto…

—Fue una locura. María y yo habíamos visto una película la semana anterior que no recuerdo el nombre pero arranca con un tema que se llama Lava, nos encantó, y cuando empezaron las contracciones puse la canción, y parecía que la beba se tranquilizaba adentro de la panza, flash nuestro. Pedimos permiso y el obstetra nos dejó entrar al quirófano con eso. Estuvo buenísimo, nació con música.

—No te considerás un artista porque no producís ni hacés música…

—Claro, yo paso música de otro artista que la creó, la grabó en un estudio, y me ocupo de ponerla en los mejores momentos y de armar la noche. Me suena raro decir que soy artista.

—¿Te interesa componer?

—Tengo un par de propuestas para empezar a componer dentro de lo comercial. Lo estoy pensando porque me divierte, quizá lo haga. Tal vez si hubiera empezado mucho más chico me hubiera dedicado directamente a la composición, está buenísimo, pero mi trabajo tampoco lo requiere.

—¿Tocás algún instrumento?

—Canto desde niño porque mi viejo tocaba el piano, y en mi casa todos tenemos buen oído musical gracias a él, pero no toco ningún instrumento. Esa es otra pendiente que en algún momento haré.

—¿Qué música escuchás en tu día a día?

—Todo lo que se te ocurra. Puedo escuchar cualquier cosa, desde una balada latina, rock, funky, jazz. Soy re contra abierto, me gusta todo.

—¿Cumbia?

—Sí, no se me cae ningún anillo por escuchar nada: cumbia, reggae, reggaetón, hip hop. Me divierte todo.

—Además tu trabajo requiere estar atento a las tendencias musicales que aparecen…

—Sí, es clave. El gran laburo es entre semana: buscar, ver qué banda, qué suena, qué te gusta. Y también armar tendencias. Ponés un tema varias veces, se empieza a imponer, imponer, de repente funciona, y está buenísimo.

—¿Con qué canción te pasó?

—Fiesta Reggaeton (DJ Sanny) era un éxito afuera cuando arranqué. En Buenos Aires no lo escuchaba nadie, lo empecé a poner, y de repente fue furor. Hit, hit.

—¿Qué tema es infaltable en tu set list actual?

—Ahora estoy metido con un tema de Boyce Avenue, es un cover de Ed Sheeran, y se llama Photograph.

—Cada DJ tiene su estilo, ¿cómo definís el tuyo?

—No tengo un estilo encasillado, pongo lo que me pida el cliente, la pista y lo que puede funcionar. Tengo un abanico súper abierto y puedo poner cualquier cosa. Rock, house, cachengue. Me divierte ser versátil.

—¿Qué tiene de especial el boliche cuando pasa música Meme Bouquet?

—Arranco con un set bien explosivo de electrónica comercial y varío según la noche. Creo que el éxito es entender qué es lo que quiere la gente en el momento adecuado, ponerlo y que se diviertan. La onda que transmitís desde la cabina es importante. Sí, mi estilo es ponerle buena onda.

—¿Qué tan importante es saber descifrar lo que pasa en la pista?

—Para mí, un DJ es bueno si entiende la pista. Más allá de la técnica, lo más importante es entender y que la gente se divierta. Somos comunicadores, y hay que transmitir la música que le gusta a la gente. Si no se divierten, no vas a durar nada.

Meme junto a su mujer, María del Cerro. Foto: @memebouquet
Meme junto a su mujer, María del Cerro. Foto: @memebouquet

—Tu pareja, María del Cerro, está en el Bailando por un sueño este año e implica gran exposición, ¿cómo te llevás con eso?

—Re bien. Ella la tiene muy clara, labura hace un montón, lo sabe manejar. Cuando me lo preguntó le dije, "tenés que hacerlo, está buenísimo". Es muy profesional el certamen, y ella lo lleva muy bien. Hay mucho más exposición, se ve en todos lados, explotan las redes, comentarios negativos y positivos, pero en definitiva lo que importa es quién sos, y si tenés claro eso, podés laburar de lo que sea.

—¿Y a vos te cuesta?

—Cero. Me encanta verla, acompañarla, cuando puedo voy al piso, la apoyo en todo. Desde el minuto uno que me puse de novio ya sabía que era modelo, actriz, que sale en ropa interior, que tiene que darse un beso en la tele. Yo estoy seguro de ella, es una mina súper fiel y estoy muy tranquilo. Entiendo que es su laburo.

—¿Te sirve el rebote de esa exposición mediática del Bailando?

—Yo laburo hace bastante y tengo mis clientes medio armados, los lugares donde voy, no sé si repercute, todavía no lo noté. Es un monstruo, salpica para todos lados, lo ve todo el mundo, así que calculo que sí, pero yo ya venía laburando mucho, entonces no sé cómo va a repercutir. Lo más seguro es que sea una locura, no lo tengo muy claro.

—¿Te animarías a participar del Bailando?

—No creo. De hecho, ahora que hubo salsa de a tres pensaron en invitarme a bailar y la verdad es que no es mi palo. Le sienta muy bien a María.

—Subiste una foto adentro de la bañera con Mila y tuviste que salir a aclarar porque generó polémica…

—Eso fue cuando era recién nacida y ahora volvió porque Marcelo (Tinelli) lo subió. En su momento la había levantado TN, Crónica, Paparazzi. La verdad es que no me di cuenta. No estaba desnudo, tenía un traje de baño puesto. Hace poco subí otra igual. A ella le encanta bañarse conmigo, lo subí porque era un momento importante para mí y se tomó para cualquier lado. Pero no le doy mucha importancia. Comparto lo que siento y no me preocupa mucho el qué dirán.

—¿Cuáles son tus proyectos a futuro?

—Estoy por abrir mi primer boliche en Buenos Aires. Se va a llamar África y voy a poder volcar todo lo que hice en estos años. Va a ser un boliche chico, de 500 personas, súper exclusivo. Ese es el plan más grande que tengo este año. Seguiré pasando música, y después lo de siempre, familia, amigos, que son la base para mí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)