personaje

Melisia: la gata loca

Melisia, alias la Gata loca, es una cantante y compositora argentina que trajo sus garras y su música a Uruguay. Estudió danza clásica, fue bailarina en varios ciclos de televisión (Showmatch incluido) y desde hace unos tres años lanzó su carrera solista musical. Con raíces en el reggaeton, el pop y la cumbia, sus canciones están sonando cada vez más en las radios y boliches de la región. De uñas largas y mirada profunda, Melisia canaliza en sus temas un discurso de defensa de la mujer frente al machismo. La Gata Loca, además de apodo, es el título de su canción más conocida. “Representa lo femenino en rebeldía. Me rebelo contra esa imagen de que eres sexy, lo eres al servicio y uso de los hombres”, dice.

—¿Cómo fueron tus comienzos en la música?

—Mi pasión comenzó por el baile. De niña estudié en la escuela nacional de danza. Mi primer oído musical es el de la música clásica. Hoy por hoy, con tantas máquinas y sonidos distorsionados me sorprende poder hacer un paralelismo y una abstracción de esos sonidos puros que yo escuchaba de Tchaikovsky y el ballet e introducirlos en mis temas. Cuando compongo me vienen los sonidos puros y los adapto a un ritmo más moderno.

—De la danza clásica al canto pop, ¿en qué momento se dio el salto?

—Estudié también comedia musical con Pepito Cibrián. Yo era muy tímida y me di cuenta de que para actuar también necesita cantar. Y así fui descubriendo mi voz. Me encantaba también el teatro y al poco tiempo me salió trabajo en la televisión. Fui bailarina con Nicolás Reppeto y también de Showmatch. En paralelo hacía covers en diferentes fiestas. Interpretaba temas de Madonna, Lady Gaga, Édith Piaf... siempre figuras fuertes y femeninas. Después me convocó Daniel Hadad para empezar a componer junto a otros músicos. Así empezó mi carrera, con mucha libertad. Mi primer tema fue Gata loca, una canción que sonó en las radios más importantes. A las chicas les gustó, se sintieron identificadas.

—También te quedó como apodo...

—Sí, fue un tema de respuesta al discurso de los reggaetoneros que siempre hablan de una gata, que siempre está en celo. Respuesta a esa concepción muy machista donde la mujer está en segundo plano, está a merced de los reggaetoneros que quieren que baile o que no baile. La Gata loca, en cambio, representa lo femenino; el impulso interno de defenderse. Es un tema de protesta, me rebelo contra ese preconcepto de que si sos sexy, lo sos al servicio de. No, esta gata se hace respetar. No le hace caso a lo que quiere el hombre, sino a su propia libertad.

—¿Cuánto hay de ti en esa canción?

—Todo. Esa soy yo. Me ha traído muchas satisfacciones ese tema. Desde los sonidos, la locura del ritmo hasta lo que transmite la letra. Parece que está a punto de salir un Hulk femenino que viene a decirle a los hombres: tratame bien. Es la sensualidad pero como forma de fortaleza y de identidad. Yo soy así. Soy una carita de ángel, pero tengo mis uñas largas y alma salvaje. Me ven muy flaquita, bajita, pero tengo mis formas de defender.

—¿Te ha tocado ser víctima del machismo?

—Sí, sí. En muchos ámbitos. Pero más de lo que me haya pasado, es una realidad en el continente. Hace poco me tocó viajar a Bolivia, Perú y Paraguay y conocí realidades de muchas mujeres que son desplazadas, víctimas en todos los sentidos. En mayor o menor medida, lo mismo se repite en toda América Latina. Creo que hay una necesidad de que haya un artista que levante la bandera del respeto a la mujer. Más allá de lo que me pase a mí, soy una artista y no puedo estar ajena a lo que pasa en la realidad.

—¿Conocías Uruguay?

—Conocía un poco, de venir a vacacionar en Punta del Este. Me contaron que en algunas cosas son algo más conservadores que en Buenos Aires. Pero por el momento no he me pareció así. He tenido buena devolución en la gente, sobre todo entre los hombres.

—¿Tenés público masculino?

—Sí. Yo pensé que no me iban a querer, pero tengo muchos fans hombres. Los valores de la caballerosidad siguen vigentes en muchos hombres, por suerte. También me siguen muchos de la comunidad homosexual.

—¿Por qué Melisia como nombre artístico?

—Mi verdadero nombre es Melisa. Es una conjunción de mi nombre con malicia. Una picardía, una forma de nominar al álter ego que se apodera de mí cuando compongo y canto.

—¿Cómo definirías tus shows?

—Intensos. Sigo haciendo covers también, de aquellos temas con los que me siento más identificada. El estilo es reggaeton pop. Sobre todo me interesa lo popular: quiero llegar con el mensaje a la mayor cantidad de gente posible. De hecho, me volqué últimamente a la cumbia reggaeton porque el tema de la cadera es difícil en nuestra región y yo no quiero que la gente solo me mire bailar en los shows. Quiero que baile y la cumbia es universal y trascendió todos los tiempos. A mí me gusta que la gente baile conmigo.

—¿Cómo va a ser tu año?

—Empezó con la gira por Bolivia, Perú y Paraguay. Ahora Uruguay, donde esperamos tocar pronto. Me late que va a ser muy intenso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)