Germán Silveira

Una maravilla sin pelos en la lengua

Hace 14 años que Germán 'Maravilla' Silveira aterrizó en Locos por el fútbol (1410 AM) y no se fue más. El 16 de mayo se les dio la ansiada llegada a la pantalla: van los lunes y miércoles a las 21:00 por Pop TV. Germán no esquivó ninguna pregunta. Contestó sin casete sobre Sergio Gorzy, el Toto Da Silveira, Paco Casal y Roberto Moar (actual compañero en la previa de la 1410 AM). Y, además, contó la pelea y posterior reconciliación con Julio Ríos y Rafa Cotelo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gentileza: Pop TV

Su llegada a al exitoso Locos por el fútbol fue accidental. Una chica lo borró un sábado a la noche y prendió la radio para pasar el rato. Estaba sintonizada la 890 AM, y le fascinó el griterío. Sintió que ese era su lugar. Llamó, imitó a Gard, cortó, volvió a discar e hizo a Bengoechea y al ‘Toto’ Da Silveira. Tras esa carta de presentación lo invitaron a sumarse al staff. Y ya hace 14 años que hace radio junto a Adrián Mozzone y Daniel Richard. La meta del trío es divertirse y hace reír. 

Germán 'Maravilla' Silveira hizo un curso de improvisación en la UTU, salió en Murga Joven durante años y sus imitaciones son sublimes. Luis Suárez, Julio César Gard, el ‘Toto’ Da Silveira, el ‘Polilla’ Da Silva, Daniel Banchero, el ‘Chengue’ Morales: la lista es extensa. Y tiene tres más "en la gatera" (Diego Maradona, Lionel Messi y Paco Casal), pero recién los mostrará en Locos por el fútbol (14010 AM y Pop TV) cuando los haya pulido.

Una lesión rebelde interrumpió su próspera carrera de futbolista. Le quedaron todos los berretines del jugador profesional pero no tiene un peso para bancarlos. Dice que Ariel Pinocho Sosa "es todo lo que está bien en esta vida" y sueña con ser un Zíngaro. Estuvo más cerca de salir en ese conjunto de parodistas que de irse a jugar a Europa. Pinocho lo invitó de manera informal en una visita a Locos por el fútbol, pero no volvió a llamarlo y Germán tampoco se movió. Igual mantiene la ilusión: "Esto es largo, capaz que en algún momento llega".

Hoy atraviesa un gran momento. Locos por el fútbol -nominado al Iris 2016 como Mejor Programa de Entretenimiento en Radio- llegó a la pantalla después de un par de intentos. Pablo Arriola -director de Pop TV- los contactó porque le encantó la impronta del programa, aunque no le interesa el fútbol. Es que para Daniel Richard, Adrián Mozzone, Germán Silveira y el 'Bichi' Amaro (productor) el deporte y la pelota son una buena excusa para divertirse, hacer reír al público y hablar sin filtro. Los muchachos de Locos se jactan de no ser periodistas deportivos y jamás se meten con la vida privada de los futbolistas.

Junto a Iván Alonso, un gran amigo de estos locos lindos. Foto: Pop TV
Junto a Iván Alonso, un gran amigo de estos locos lindos. Foto: Pop TV

—¿Desde la infancia te gusta imitar?

—Era más de inventar personajes que de imitar. Hay uno que hago hasta hoy en el programa. Se llama Moneti, igual que un vecino mío: era un viejo que laburaba en la Intendencia y la voz que hago es parecida a la que tenía él. Le copié todos los piques.

—¿Por qué te apodan Maravilla?

—Un amigo del grupo La juventud peronista, así nos llamamos, me dijo en una reunión, "sos una maravilla" por esto de los personajes y quedó para siempre.

—Hiciste las inferiores en Platense y llegaste a primera división, pero una lesión interrumpió tu carrera, ¿qué rasgos típicos del jugador de fútbol conservás?

—Tengo todos los berretines, pero no tengo plata. O sea, soy un jugador de fútbol pobre. Yo hubiera sido muy terraja. Jugaba a nivel amateur en la Liga de Montevideo, iba con el leuco en el dedo y no me pasaba nada. Le hablo al juez con la mano en la boca y no hay cámaras. Voy con muñequera, venda de colores y zapatitos que hacen juego (unos Puma rosados que me regaló el gran Iván Alonso).

—Podrías haber sido futbolista pero nunca periodista deportivo, ¿no?

—No, jamás. No me interesa ser periodista deportivo, y me parece que no necesitás formación: nacés con eso, como el que juega al fútbol.

—¿Qué te molesta tanto del periodista deportivo?

—La propiedad con la que hablan de las cosas sin tener idea, sin haber estado dentro de una cancha. Opinan sobre la vida privada de los jugadores, y nadie se mete con la intimidad de ellos. Yo me he encontrado en boliches, he estado en comidas o eventos con varios jugadores de fútbol y jamás lo dije al aire. No hay fotos, ni videos, nunca lo contamos.

—¿Rescatás algún periodista deportivo?

—Pocos. Me gusta la onda de Diego Muñoz, Damián Herrera, Marcelo Scaglia. Preguntá en la calle por cualquiera de los otros y 18 de 20 comentarios son malos: no le llegan a la gente.

—Has hecho Carnaval, ¿te gustaría salir en Zíngaros?

—Sí porque está él: Dios Momo es Pinocho Sosa para mí. Es todo lo que está bien en esta vida.

—¿Nunca te llamó?

—Tuvimos unos coqueteos, quedó en llamarme, no lo hizo y yo tampoco me moví. No me gusta estar llamando. Me ofreció en la radio una vuelta, pero quedó por esa. Igual esto es largo, capaz que en algún momento llega.

—¿Por qué le pusiste @NoSoyNanaOk a tu cuenta de Twitter?

—Es una señora que ha dado mucho a este país y me parece que nunca se la valoró como se merece. Yo le hice un homenaje en vida. Ella también es todo lo que está bien en esta vida.

—Sos hincha rabioso de Peñarol, ¿cuál es tu ídolo?

—Tuve dos. El Lucho Romero para mí era Superman, lo amaba, después lo odié en su pasaje a Nacional. Se lo dije en la radio y él me entendió. "No fue contra la gente, fue contra la dirigencia", me dijo, y me dejó mucho más tranquilo. Y el Tony Pacheco. Yo vi jugar a Pablo Bengoechea pero el Tony le llega mucho más al hincha.

—Locos va sábados y domingos a la medianoche, jugadores de todos los cuadros atienden sin problema y hablan de todo, ¿a qué se debe tanta buena onda?

—Tenemos confianza. Saben que estamos para la joda. Les llegamos porque hablamos más o menos de lo que hablan ellos. El jugador de fútbol tiene calle, barrio, y es lo que tenemos nosotros.

—Hace 14 años prendiste la radio, de casualidad estaba Locos por el fútbol, llamaste, hiciste un par de imitaciones y te invitaron a sumarte…

—Iba a salir con una chica y se me cortó el pique. Estaba requemado, hacía frío, me quedé en casa, prendí la radio y en la 890 agarré Locos por el fútbol. Estaba invitado el Chapita Blanco. Escuché ese griterío y dije: "es mi lugar". Yo no era de escuchar radio, pero me enganché y se me dio por llamar. Hice al Toto (Da Silveira), corté, volví a llamar y metí a (Pablo) Bengoechea y a (Julio César) Gard. Les quedó registrado mi número en el captor, Adrián (Mozzone) me invitó a grabar una presentación, nos juntamos, me dijeron para sumarme y no paré nunca más.

—¿Cuál es el personaje que mejor te sale?

—Me gusta mucho Gard porque es muy difícil, muy poca gente lo hace. Hay personajes que le pueden salir bien a mucha gente. He escuchado a Gustaf hacer a Gard y también le sale genial. Mis personajes son todos improvisados y tenés que ser efectivo: te puede salir un golazo o no encontrar el chiste por ningún lado.

—¿Estudiás los personajes que imitás?

—Estudio pila, miro videos en Youtube. No me gusta que quede mal. Trato de escuchar los piques típicos: Suárez siempre nombra a la mujer y a los hijos; el Chengue se tranca mucho, siempre nombraba a Humberto Schiavone.

Caracterizado como Gard, el personaje que más le gusta hacer. Foto: Pop TV
Caracterizado como Gard, el personaje que más le gusta hacer. Foto: Pop TV

—Le han dado palo a todos. Los domingos, por lo general, caen visitas a la radio para reclamar algo que pudieron haber dicho la noche anterior…

—Hemos tenido varios problemas y generalmente la culpa es mía. Tengo esa costumbre de no callarme. No nos interesa la vida de ninguno a los que nombramos o les damos palo. Lo hacemos sin maldad, para buscar el chiste y generar un momento gracioso.

—¿Cuántas visitas de ese estilo han recibido?

—Más de diez. Pero con algunos de ellos ahora estamos a los abrazos.

—¿Y cómo se reconcilian?

—Hablando. A Julio Ríos le tuve que pedir perdón porque me fui al carajo. Nos enteramos que iba a entrar un aviso fuerte a Locos por el fútbol y después supimos que entró en su programa (Las voces del fútbol) que en ese momento estaba en la 1410 AM como nosotros. Nos llegó que nos lo habían ganado porque Julio Ríos había dicho que Locos era cualquier cosa. Nos contaron mal, no había sido él, sino otro. Al día siguiente lo teníamos paradito en el estudio con su bronceado escultural. Nos sacó del partido, nos explicó cómo habían sido las cosas y como un varón le dije, "fui yo el que habló. Quedate tranquilo, si decís que no fuiste vos, te creemos". Lo hicimos pasar, pedí disculpas al aire, se quedó como una hora más en el estudio y ahora está todo bien.

—¿Fue con el único que terminaron en buenos términos?

—No. Una noche tiré que Rafa Cotelo me había vendido murga joven y hippillo, pero había hecho un mango y se había ido del Cerro a Pocitos. Escuchó o le contaron (porque ninguno escucha, a todos les cuentan) y vino a hablar con nosotros. Nos contó las razones por las que se había mudado y le dije, "si te molestó, discúlpame, fue un chiste, vos hacés humor y sabés que a veces la cagás". Nos fue a explicar para que no tiremos cualquiera. Buena onda, aparte tanto él como los demás gurises de Segunda Pelota siempre nos dan para delante.

—Con Sergio Gorzy, por ejemplo, se mantiene la rivalidad…

—Lo tenemos entre ceja y ceja porque supimos que él nos hizo echar de la Sport. Después de ahí el programa estuvo a punto de desaparecer, deambulamos por otras radios hasta que llegamos a la 1410 que estamos divino, nos dejan hacer lo que queremos.

—¿Y en Pop TV les pusieron límites algún?

—Ninguno. "Hagan lo de ustedes", nos dijeron. Tienen varios programas de otro estilo que están notables. Nosotros somos los terrajas del canal.

—El Toto Da Silveira no se enojó e incluso estuvo como invitado, ¿cómo tomó la sátira que hicieron ustedes de su entrevista a Paco Casal?

—Lo tomó con humor. Adrián (que es instructor de manejo) le enseñó a manejar a sus hijos y lo quiere mucho, por esa amistad capaz que se banca algunas cosas. Le hemos dado mucho palo, inclusive hacemos un espacio que se llama "La moto del Toto" y nunca nos dijo nada.

Si no puede ver el video, haga click aquí

—¿Qué le preguntarías vos a Paco Casal?

—Lo amo. Paco también es todo lo que está bien en la vida. Me gustaría imitarlo.

—¿Nunca te lo cruzaste?

—No. Pero me gustaría ir a un asado y que esté. O encontrarlo en la barra de un boliche, no para invitarlo a tomar algo porque no puedo pagarlo, pero sí para tener una charlita. No sé los manejos que tiene él con el fútbol. Y no me interesa trabajar en Tenfield tampoco.

—El que los invitó este verano a un asado fue Jorge Barrera, ¿qué llevaron?

—Estábamos muertos de plata. Fui a Abitab Familia y saqué con abis una botella de whisky etiqueta roja, no me daba para el negro, pero era para no caer con las manos vacías. Nos recibieron de novela en su casa en Solanas. Una atención bárbara. Cuando entro le digo, "Jorge, te traje un presente". "No era necesario", me contesta. Me doy vuelta y había un barcito con whiskys de todas las marcas y de todo los colores.

—Adrián y vos hacen la previa junto a Roberto Moar y el equipo de Bienvenidos al gol. Vos te reíste en Twitter de sus tatuajes, ¿cómo fue el encuentro?

—No nos conocíamos pero estábamos distanciados. Lo bardeé por Twitter, le dije que se había tinellizado, que era un pendeviejo y me bloqueó. Antes de arrancar con la previa hicimos una reunión con el equipo de la 1410 y Daiana Abracinskas le dijo, "Roberto, ahora que vamos a trabajar juntos estaría bueno que desbloquees a Germán de Twitter". Me preguntó cuál era yo, y me dijo, "ah, me tenías acalambrado". Se río, me desbloqueó, y ahora nos seguimos mutuamente.

—Estuviste cerca del pase a Océano FM. Te llamaron para que te sumaras al Relato Galáctico, ¿por qué se frustró?

—Me llamó Gustavo Rey cuando llevaba dos años en Locos por el fútbol. Yo no tenía idea lo que era Océano, no escuchaba radio. Me quise hacer el gracioso y me salió mal. Me invitó para la transmisión del equipo galáctico y le dije, "¿cuánto hay?" Quedó helado el tipo. "Es de onda, vamos viendo". Era un golazo. Me quise hacer el crac y le contesté, "de onda no pago la luz". Cuando le conté a los chiquilines se querían matar. Una vuelta llamamos a Gustavo Rey al aire y le expliqué que fue inconscientemente. Pero bueno, quedó como una anécdota graciosa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)