EL FILM DE ANGELA BASSETT

Llega "Whitney"

Al cumplirse hoy 5 años del trágico e inesperado fallecimiento de Whitney Houston, Lifetime presenta su biopic Whitney (23 horas), interpretada por Yaya DaCosta (ganadora America Next Top Model 3º Edición) y ópera prima como directora de la actriz Angela Bassett.Previo a ello, la señal emitirá Más allá de las noticias: Whitney Houston (22 horas), un documental en el que los amigos y familiares de la cantante de R&B dan testimonio de la manera en que Houston se consagró como una de las más grandes intérpretes de su género hasta el momento de su muerte. En la siguiente entrevista, Bassett habla sobre su primera película.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Whitney

-¿Qué partes de la vida de Whitney cubre la película?

-Comienza cuando Whitney y Bobby (Brown) se conocen en 1989, en la 3º entrega anual de los Premios Soul Train. Su relación y amistad, y su eventual relación amorosa y matrimonio fueron tres años después, por lo que cubrimos alrededor de unos cinco años en total. Todos, con esta historia, sabemos algo de cómo terminó, saben la peor parte, nuestra pérdida. Pero yo no estoy interesada en agregar nada que la rebaje a ella. Era hermosa y noble, un ser humano profundamente fiel, sensible y creativo que amó y fue leal. Es lo que me interesa contar.

-¿Cuál es la estética del film?

-Es realmente una pieza de una época. Se ve algo de la diva, el escenario y vestimenta que utilizó, y por supuesto ese cabello fabuloso. Pasó por transformaciones. Y una artista, una mujer, hace eso. Cambiamos, amamos cambiar. Mona May fue nuestra vestuarista. Veremos a Whitney en casa. Era una chica normal de entrecasa; llevaba jeans, enteritos, turbantes y buzos. Y recordamos lo que utilizó cuando cantó el Himno Nacional en el SuperBowl. No estaba glamorosa y brillante, sino con su conjunto deportivo. Verán a la Whitney de casa, a la Whitney glamorosa, y verán a la madre, la amiga, la amante, la esposa... verán todo.

La tormentosa relación con Bobby Brown es tema principal del film.
La tormentosa relación con Bobby Brown es tema principal del film.

-¿Cómo influyó en la dirección su experiencia de haber interpretado a Tina Turner?

-Creo que haber interpretado a un ícono famoso como Tina Turner y ahora tener la posibilidad de dirigir a Yaya DaCosta en el papel de otro ícono como Whitney Houston es, como pueden imaginar, una responsabilidad tremenda. Sentí eso a lo largo de este viaje. Así que me conecto, entiendo completamente lo que ella debe estar pasando. Y lo que fue monumentalmente esperanzador para mí, fue el apoyo, el amor y la fe que Tina tenía en mí. Así que trato de traer todo eso para apoyar a Yaya y a Arlen Escarpeta, que retrata a Bobby. Porque son amados, entendidos, malentendidos, y como actor solo quieres honrar su humanidad.

-¿Qué es lo más difícil de interpretar a una persona real?

-A veces se pierde la autoconsciencia porque sabés que no sos esa persona. No querés ser una caricatura de ella. Sabés que habrá mucho escrutinio en tu retrato. Pero algo de eso tenés que dejarlo en la puerta, permitir que viva donde sea que viva y estar en el momento presente, y sacar todo el talento, experiencia, todo tu amor, todo tu entendimiento, a este punto, a ese día y a ese momento. Eso está antes que uno.

-¿Por qué eligió este film para su debut como directora?

El vestuario y los peinados están entre los rubros más cuidados de esta producción.
El vestuario y los peinados están entre los rubros más cuidados de esta producción.

-Durante un largo tiempo, me intrigó la idea de dirigir. Y cuando esta oportunidad llegó, estaba muy emocionada y aterrada. Como dicen, el coraje no es la ausencia del miedo; es el miedo, e ingresar y seguir adelante de todos modos. Y eso es lo que sentí cuando esto llegó a mí. Haber estado en un set una y otra vez me hizo entender la tremenda responsabilidad y el peso que está en los hombros del director. Así que tenía que ser una historia en la que no me preocupara ni un poco tener insomnio, no descansar, dormir poco; que me vigorizara y me diera fuerzas todos los días. Y eso es lo que Whitney hace. Estoy llena de esta historia y con el amor de ella. Me siento su protectora, de su historia y la de Bobby. Y solo rezo y lucho para hacerlo lo más correcto posible.

-¿Qué le dio la confianza para dar el paso y dirigir?

-La confianza ha estado viniendo de a poco. Quizás no en una forma directa como "quiero hacer esto". Pero asomándose, acercándome a eso, pensándolo, considerándolo, tratando de hacerlo, que me invitaran a hacerlo, pensar en eso y volver a la actuación. Yo sé mucho desde el punto de vista de una actriz. Una amiga me dijo: "Hiciste 54 películas, sabés cómo hacerlo. No te olvides de eso. Metételo en la cabeza". Y yo pensé: "Sí, totalmente".

-¿Qué aprendió de los directores con los que trabajó?

-De Kathryn Bigelow, aprendí a amar y respetar completamente lo que trae el actor. Y mostrarlo, dejarlos ver lo mucho que los quiero y los respeto. Lo mismo de Forest Whitaker. Simplemente ser amable con el proceso. He aprendido de otros directores en términos de… yo no quiero gritar, no quiero ser una gritona. Se sabe que hay cosas que se pierden en el traslado y creo que crecí como persona en eso. Hay cosas que simplemente no podés controlar. Solo sé paciente y todo saldrá bien. O salí con un plan B.

Se verá a la Whitney glamorosa y a la Whitney de entrecasa.
Se verá a la Whitney glamorosa y a la Whitney de entrecasa.

-¿Qué espera que la audiencia se lleve de esta película?

Angela Bassett no solo dirige, sino que también actúa.
Angela Bassett no solo dirige, sino que también actúa.

-Que vayan más lejos entendiendo a la mujer un poco más. Tendemos a ubicar a las personas en pedestales y ella estaba en el más alto que construimos. Y cayó aún más lejos, y pagó con lo más querido. Hemos perdido a una artista y ser humano increíble. Así que espero que tengamos más compasión a la hora de establecer nuestras percepciones sobre otros y nuestros ideales. Y conectar con su humanidad, ver cómo no somos muy diferentes. Todos queremos dar lo mejor, que nuestros hijos se conviertan en lo mejor que quieran ser. Y no queremos ningún daño o peligro contra ellos. Pero en la inocencia de la juventud todo se trata de las elecciones que hacemos. Y cada uno tiene que tomar decisiones. Y no estamos todos los días bajo el ardiente escrutinio en el que Whitney y Bobby estaban, solo porque eligieron amarse uno al otro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)