LITERATURA INSPIRA A CINEASTAS

Del libro a la pantalla

Los cineastas uruguayos se caracterizan por dirigir proyectos que ellos mismos guionan y de los que son autores, pero muchas de las historias que han llegado a la pantalla tienen su origen en la literatura.

Varios de estos títulos figuran entre los más vistos por el público. Es el caso de En la puta vida de Beatriz Flores Silva (inspirada en la investigación periodística de María Urruzola El huevo de la serpiente), El viaje hacia el mar de Guillermo Casanova (adaptación del cuento de Juan José Morosoli), La espera, única ficción que dirigió el documentalista Aldo Garay (basada en la novela Torquator de Henry Trujillo). La obra de Pablo Vierci 99% asesinado inspiró al policial Matar a todos de Esteban Schroeder, y La sociedad de la nieve al documental de Gonzalo Arijón.

Alfredo Soderguit se encontraba ilustrando la novela infantil Anina (de Sergio López Suárez) cuando decidió convertirla en una película de animación. Rodrigo Plá dirigió cuatro películas: La zona, Desierto adentro, La demora y la reciente Un monstruo de mil cabezas, todas surgidas a partir de cuentos de su esposa Laura Santullo. Álvaro Brechner dirigió Mal día para pescar inspirado en Jacob y el otro de Juan Carlos Onetti, y Mr. Kaplan tiene su fuente en una novela colombiana: El salmo de Kaplan, de Marco Schwartz.

Obras de autores como Milton Fornaro, Mario Delgado Aparaín y Hugo Burel fueron adaptadas en la serie de Canal 10 Somos. Descontando las novelas que fueron adaptadas fuera de fronteras (Gracias por el fuego, La tregua, El astillero y El corredor nocturno, por ejemplo), hubo películas enfocadas en retratar a autores locales como Palabras verdaderas a Mario Benedetti (de Ricardo Casas), El dirigible y Jamás leí a Onetti (de Pablo Dotta), o El proyecto de Beti y el Hombre Árbol a Felipe Polleri (de Álvaro Buela).

Ahora, esta relación parece estar más viva que nunca. Guillermo Casanova rodó Otra historia del mundo inspirado en Alivio de luto, de Delgado Aparaín, mientras que Álvaro Brechner está interesado en trabajar a partir de Memorias del calabozo (de Mauricio Rosencof y Eleuterio Fernández Huidobro), y la productora de Gustavo Hernández contrató a Daniel Mella para que escriba un guión inspirado en su tenebrosa nouvelle Derretimiento.

Además, el Instituto de Cine premió a través de los fondos de fomento la producción de tres proyectos basados en piezas literarias. Es el caso de Así habló el cambista, film de Federico Veiroj inspirado en la novela de Juan Enrique Gruber publicada en 1979. "La historia se desarrolla entre 1940 y 1970 pero nos abocamos a contar los años 70 del protagonista, con algunos flashes a las décadas anteriores, siempre con la vida afectiva y familiar como punto central, y la supervivencia en el ambiente de los cambios en esas épocas, con algunos toques de fantasía y humor", dijo Veiroj, que se topó con la novela de casualidad en medio de un rodaje. "Quedé fascinado por lo preciso, gracioso y actual de muchos de los pensamientos del protagonista", agregó. Veiroj se encuentra afinando el guión junto a Arauco Hernández.

Julián Goyoaga recibió el apoyo para producir Variaciones de Koch de Manuel Soriano, con guión de Federico Ivanier, que fue quien recomendó la novela. "Es muy visual y tiene un universo con el que me siento totalmente identificado", dijo Goyoaga. "La mayor complejidad está en la propia naturaleza de la obra, que está compuesta por relatos muy distintos que comparten a un personaje llamado Koch", que aquí será interpretado por un mismo actor."Elegimos algunos de los cuentos y otros los combinamos. Incluimos un relato, Eboué, que el autor nos dio y terminó siendo determinante porque será el que dará el cierre a la película". Idealmente el rodaje respetaría las locaciones de la obra, que son en Uruguay, en el sur de Brasil y en Londres.

También se benefició a Mi mundial, un proyecto que armó la productora Lucía Gaviglio y que tendrá como guionista y director a Carlos Morelli. Inspirado en la popular novela de Daniel Baldi, el film apunta a conquistar un público familiar. Gaviglio, que creció entre partidos de fútbol amateur porque su padre era entrenador, explica: "De 60.000 niños que van al baby fútbol el 10% llega a jugar en primera y menos del 1% logra un pase en el exterior, que es el gran sueño. Es una historia que concuerda completamente con una realidad de nuestra sociedad".

El relato mezcla un enamoramiento infantil con el lado más mezquino del fútbol: la presión familiar y las negociaciones con caza talentos cuando el protagonista es un niño. La película del entrañable "Tito Torres" comenzará a rodarse en noviembre.

Delgado Aparaín.

Mario Delgado Aparaín tuvo una pequeña participación en el rodaje de Otra historia del mundo, film inspirado en su novela Alivio de luto (publicada en 1999). La película, dirigida por Guillermo Casanova, se rodó en el pueblo San Antonio. Relata la historia de dos amigos que viven en el ficticio Mosquitos y deciden hacer frente al gobierno militar. Está protagonizada por César Troncoso y Roberto Suárez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)