5 cosas que no sabías de...

Julianne Moore

Julianne Moore actuó en su primera película a los 32 años. Desde entonces rodó más de 60, casi siempre en roles protagónicos. Cumplió 55. Rehusa las cirugías plásticas, vive en Nueva York con su familia, y escribe libros infantiles.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Julianne Moore

1 - VIVIÓ EN DOCE CIUDADES

Tuvo una infancia movediza: cambió 9 veces de escuela.

La pelirroja más famosa de Hollywood nació en Carolina del Norte, en una ciudad llamada Fayatteville. Junto a sus hermanos Peter y Valerie vivió una infancia complicada, ya que tuvieron que mudarse doce veces de ciudad y asistir a nueve colegios distintos. Es que su padre, Peter Moore, era un juez militar y coronel de la Armada, mientras que su madre Ann Love Smith, se desempeñó como asistente social y psiquiatra.

Fue el trabajo de su padre el que los llevó por el mundo. Incluso la familia se instaló durante un año y medio en la gélida y solitaria Alaska.

Cosas del destino, en 2012 Julianne Moore se destacó interpretando a Sarah Palin, gobernadora de Alaska entre 2006 y 2009, en el telefilm de HBO Game change.

2 - FUE MESERA HASTA SER FAMOSA.

Su familia se opuso a que desperdiciara su inteligencia actuando.

Antes de ser una estrella, Julianne usaba su verdadero nombre, Julie Ann. Esa era también su identificación como moza en distintos bares en los que atendió mesas hasta convertirse en una estrella. Una historia nada original en Hollywood.

Aunque había decidido probarse como actriz desde su adolescencia, los padres de Julianne se enfurecían al pensar que una estudiante tan brillante "desperdiciara su inteligencia" probando suerte en una profesión que veían bohemia e informal. Ella los convenció diciéndoles que si fracasaba siendo joven aún tendría tiempo de empezar a estudiar abogacía o medicina.

El primer personaje que consiguió en cine fue el de Marlene Craven en La mano que mece la cuna. Se estrenó en 1992. Tenía 32 años, una edad bastante avanzada para iniciar una carrera tan deslumbrante como la que se forjó en la meca del cine. En 25 años Julianne Moore rodó más de 60 películas. En casi todos los casos obtuvo personajes protagónicos y ha sido actriz fetiche de varios directores.

3 - ESCRIBE LIBROS PARA NIÑOS.

Es una adicta a la lectura y una enamorada de los niños.

En varias entrevistas dijo que se pasó la vida leyendo y que actuó en más películas de las que vio. Fue ese vicio el que la hizo interesarse por interpretar historias ajenas en el cine.

Este hábito, sumado a su amor por los niños la convirtió en una comprometida embajadora de la ONG Save the children y en escritora de literatura infantil. De niña sufría por sus pecas, entonces decidió ayudar a los pequeños pelirrojos a que aceptaran su cuerpo sin odiarlo. Por eso los personajes protagónicos de sus obras siempre tienen el pelo naranja. Entre sus obras están Freckleface Strawberry (publicado en 2007) y Freckleface Strawberry and the dodgeball bully (lanzado en 2009). Las aventuras de su personaje central fueron adaptadas al teatro y se convirtieron en un exitoso musical.

Julianne tiene dos hijos, un adolescente llamado Caleb que cumplió 19 años y una preciosa niña de 13, Liv. Ambos heredaron el color de pelo que hizo famosa a su madre.

4 - PRIMERO LA FAMILIA; EL CINE DESPUÉS.

El cine está en segundo plano para la actriz.

Está casada con un apuesto director, guionista y productor 10 años menor. Entre las obras de Bart Freundlich se destaca la dirección de ocho episodios de la serie Californication. En cuanto a las películas que dirigió, en casi todos los casos incluyó a su mujer en el reparto. La pareja de Moore-Freundlich lleva 20 años junta y es una de las más sólidas de la industria. Ella dice que uno de sus secretos es recordar en los momentos difíciles por qué eligió a esa persona. También intenta mantenerse alejada de la locura de Los Ángeles: vive en Nueva York, en un apartamento de diseño, cuida su jardín, pasa tiempo con sus hijos, no abandona la lectura y asegura que nunca se realizará una cirugía estética.

5 - INTERPRETAR A ALICE FUE MILAGROSO.

Le valió su primer Oscar y la llenó de alegrías.

Investigó durante meses para meterse en la piel de una persona con Alzhéimer. Dialogó con especialistas, mujeres recién diagnosticadas y familiares de estos pacientes. Siempre Alice (2014) se filmó con "mucho mimo" en 23 días, costó menos de 4 millones de dólares y sirvió de espejo para mostrar la vida sus directores, Richard Glatzer y Wash Westmoreland. Llevaban 20 años de casados y él falleció en marzo de 2015 a causa de una esclerosis lateral amiotrófica. Cuando le diagnosticaron la enfermedad, le preguntaron qué quería hacer y él respondió, películas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)