DE RODAJE EN URUGUAY

Juan Minujín: "Mi vara artística no es el rating"

El reconocido actor argentino llegó a Montevideo para grabar Los últimos románticos, una coproducción argentino-uruguaya junto a Néstor Guzzini.

Juan Minujín. Foto: Álvaro Portillo
Juan Minujín. Foto: Álvaro Portillo

El reconocido actor argentino Juan Minujín llegó a Montevideo para grabar Los últimos románticos, una coproducción argentino-uruguaya junto a Néstor Guzzini. El multifacético artista que se ganó al público en tiras como Solamente vos o Viudas e hijos del rock & roll, y en películas como Dos más dos o Los que aman odian, anticipa el nuevo film que se realiza en Uruguay y se refiere al fenómeno en el que se convirtió la serie El Marginal. La ficción que protagonizó el año pasado es furor en Netflix y se llevó el Martín Fierro de Oro. “Hay muchas fantasías sobre el mundo de la cárcel, pero El Marginal no se regodeó en lo sórdido”, destaca. Charla con el actor en su paso por Uruguay.

Es viernes por la noche y el actor Juan Minujín aterriza a Montevideo apurado por el reloj. Tiene en su agenda reuniones, un taller de teatro del que es docente y retomar el rodaje de Los Últimos Románticos, una coproducción argentina y uruguaya que se filma de este lado del Río de la Plata. Todo en un fin de semana. Ayer terminó de grabar la película Recreo en Buenos Aires y en apenas dos días parte hacia Londres por nuevos compromisos laborales. Así de ajetreada es su agenda. Aun así, se muestra tranquilo posando para unas fotos en el hall del hotel y sonriéndole a la selfie de cada admiradora que interrumpe su paso.

"Montevideo es una de las ciudades mas lindas del mundo, y he viajado mucho", elogia al sentarse en un sillón del Hotel Esplendor, a media cuadra de la Rambla de Punta Carretas. Esta vez fue su trabajo como actor el que lo trajo a Uruguay, pero él se encarga de dejar claro que es habitué: "Soy fanático de Montevideo y de varias ciudades costeras de Uruguay... Los atardeceres, la Rambla, el río, la playita. Ciudad Vieja, Parque Rodó, Pocitos...", enumera.

La película por la que Minujín llegó a Uruguay se llama Los últimos románticos, una comedia dirigida por Gabriel Drak y que protagoniza junto a Néstor Guzzini y Ricardo Couto. Según resume el propio actor, la película cuenta la historia de "dos amigos que venden porro y fuman todo el día, y un día les cae un comisario nuevo, por lo que tienen que rearmar su negocio".

Así sumará un personaje más a una amplia galería que se caracteriza por lo variopinta. Sus disímiles personajes se pueden encontrar tanto en grandes producciones de horario central como en series que cobran fuerza en plataformas como Netflix. Minujín ha sido desde un policía infiltrado en una cárcel, un gay reprimido de la alta sociedad, un cirujano swinger y el engreído presidente de una discográfica, por mencionar algunas de sus más recordadas interpretaciones. Su ductilidad es su marca registrada, pero advierte que no es un valor en sí misma. "No me parece que un actor por ser versátil sea buen actor y que por no serlo sea mal actor", puntualiza. Y explica parte de su metodología: "Uno puede hacer personajes distintos cuando da en la tecla de cómo piensan, y así poder configurar su personalidad. Ahí podés recorrer otros mundos. Yo trato de entrar en los personajes desde la cabeza y el comportamiento".

—Has dicho que para componer tus personajes utilizás mucho de tu propio material emocional.

—El material emocional con el que trabajo es el mío. No lo invento, es mío. Como todo el mundo siento envidia, me enamoro, tengo mis costados miserables y nobles. Uno a veces tiene que echar mano a esas cosas cuando te toca un personaje que tiene que matar a sangre fría a otro, por ejemplo. Por suerte yo nunca tuve la experiencia de matar a alguien, pero uno empieza a pensar qué necesita para eso. Entonces se pregunta cosas y las respuestas están en sus propias emociones. Hay costados más oscuros y más luminosos y el actor tiene que saber reconocerlos para poder actuar.

—¿Cambia si el personaje a componer es para un producto que busca la masividad?

—No. Mi vara artística no es el rating, aunque me interesa que mis productos rindan comercialmente y llegar a mucho público. Intento no tener prejuicios con lo que hago: "Esto es para poca gente, esto es para mucha gente". Nunca se sabe. Las cosas artísticas tienen esa ventaja de que de repente le pegan en algo que por ahí se conecta desde otro lado.

Marginal.

En el último año, el nombre de Juan Minujín se asoció especialmente a El Marginal, la exitosa ficción craneada por Sebastián Ortega que se propuso mostrar el mundo tras las rejas. "La cárcel es todo un misterio, es una zona vedada de la sociedad que no se ve. No se sabe qué pasa y hay muchas fantasías. Y El Marginal no se regodeaba en lo sórdido", detalla su protagonista.

La serie se convirtió en un fenómeno de culto en Netflix, y Minujín encuentra las razones del éxito en que "todas las áreas concluyeron en cosas muy buenas: los guiones, la realización, el casting". "Estábamos todos muy enfocados y de acuerdo en lo que teníamos para contar", destaca.

A la postre, el programa ganó el Martín Fierro de Oro, el máximo galardón de la televisión argentina. Aunque no es algo que le quite el sueño al actor. "Es bueno en la medida que le da visibilidad al proyecto. Yo los agradezco pero no deja de ser un grupo de personas opinando. No me cambia la percepción de mi trabajo", sentencia.

Los seguidores de El Marginal piden una segunda temporada, que al parecer ya está en marcha. No obstante, Minujín mantiene cautela y todavía no confirma su participación en ella: "No sé nada todavía. No tengo nada para decir", cierra.

CRÍTICAS AL INCAA

"Las productoras están alertas"

Minujín ha sido de los tantos actores que se han enfrentado al gobierno de Mauricio Macri por sus reformas en el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales. Si bien prefiere evitar hablar de política "porque lo que diga va a ser tomado para diferentes lugares", insiste en las críticas en las reformas que ha tenido el Incaa y el apoyo a las producciones nacionales. "Hay resoluciones que son desventajosas para las productoras independientes y dificultan su acceso a la financiación. Eso haría que gran parte de las películas dejen de hacerse. Las cámaras de productoras están alertas intentando llegar a acuerdos para que las productoras independientes no queden afuera de la financiación", explica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)