INO GURIDI

Una isla electropop en la escena montevideana

Empezó jugando con un teclado en su cuarto sin comentarlo ni con sus padres, y así fue desarrollando un proyecto musical que fue mutando hasta convertirse en Isla Panorama, con un interesante electropop femenino de ese que poco se ve hoy en Uruguay.

Foto: Darwin Borrelli
Foto: Darwin Borrelli

Antes de llegar al disco en el que hoy se ocupa, la hija de un rockero y nieta de un escritor empezó a trabajar desde chica, fue corista de Julen y la Gente Sola, se convirtió en DJ sin darse cuenta y generó un montón de vínculos que tienen en común la música, este lenguaje que domina desde chica y del que cada vez se fue apropiando más. “Lo que me importa ahora como Isla Panorama es tener mi propia identidad. Todos tenemos algo para decir”, afirma con convicción.

"Isla Panorama es una evolución natural de mi yo músico. Desde muy chica estuve en contacto con el concepto de la música pero no con hacerla: eso me vino recién a los 15 años jugando con un amigo, tocando un teclado", cuenta ahora Ino Guridi, hija del exlíder de Los Tontos Renzo Teflón, nieta del escritor Mauricio Rosencoff y hoy músico emergente que está terminando de definir la identidad de su propio proyecto artístico.

Ese proyecto responde al nombre de Isla Panorama, que es la tercera fase de su desarrollo y la continuación de una inquietud que empezó años atrás, como un juego del que ni sus padres sabían. Por esa época, sintiéndose "la oveja negra del liceo" y sin encontrar un espacio del que sentirse parte, Guridi empezó a hacer canciones en inglés bajo el título de Alice in Casioland, y no demoró en empezar a trazar vínculos con otros músicos de la escena a partir de su lugar de principiante.

"Tuve una adolescencia muy intensa y la música surgió como forma de catarsis, porque siempre me sentí la oveja negra del liceo; no encontraba en los lugares que frecuentaba a gente con mis mismos intereses. Y ahí empecé a ver que hacer música no era tan loco", repasa Guridi pensando en aquellas épocas, que después derivaron en una fase instrumental y que fueron necesarias para llegar a este momento.

Hoy, Guridi tiene un trabajo extramusical, inquietudes varias, se convirtió en DJ casi de casualidad y abrazó esa oportunidad más que nada por disfrute propio, y le sigue dando forma al que será el primer disco de Isla Panorama, el alter ego que hoy habita y que se inclina hacia el pop electrónico.

"Todo está tomando una forma que tiene que ver con la canción pop en español y con los ritmos electrónicos", explica sobre el momento actual, "pero el hecho de que me convivan tantos géneros diferentes hace que me cueste más llegar a trazar una narración para un disco. Creo que lo estoy logrando", comenta Guridi, que puede escuchar cosas tan diferentes como Grimes, lo último de Kendrick Lamar, lo más experimental de Nico o la veta reggaetonera y trap de Rombai.

"Tengo el recuerdo específico de ser chica, decirle a mi padre que me encantaba Bandana y que él me dijera: ¿Y esa porquería?. Me hizo pensar mucho, y con el tiempo llegué a la conclusión de que uno tiene que respetar mucho lo que a uno le gusta, y tiene que ser muy honesto con eso", dice hablando de gustos y de descubrimientos propios. Porque en sus 23 años, Guridi pasó de ser oveja negra a encontrar en Laurie Anderson, PJ Harvey o la local Silvia Meyer a referentes que le abrieron la cabeza y que la hicieron asumirse como artista con inquietudes propias. Y aunque todavía convive con una voz interna que le dice "no lo hagas", aprendió a callarla con su música.

Con la música en la sangre.

"Mi vínculo con mi padre siempre fue desde el lado cultural; es su manera de relacionarse con el mundo", dice sobre su padre, Renzo Teflón.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)