Entrevista

Giannina Silva: "No es verdad lo que dicen que cobré en Melo"

De padres y abuelos vinculados al candombe, el carnaval es parte del ADN de la modelo y comunicadora. No se pierde un desfile de Llamadas. En diálogo con Sábado Show habla de esa pasión y también de la polémica por el cachet de los famosos en el Carnaval de Melo. El Observador informó que había cobrado 1.500 dólares por su participación en el año 2015, pero ella lo niega. "Cobré un poco más", dice.

Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva
Giannina Silva

De padres y abuelos vinculados a la histórica comparsa Morenada y ahora con sus primos en C1080, la modelo y comunicadora no se pierde un desfile de Llamadas. “Me conecta con mi padre y con mi familia”, dice. Este año Giannina Silva también participó del Carnaval de Artigas y de Melo. Habla de la polémica por la divulgación de los cachets de los famosos en Cerro Largo y también de sus proyectos para el resto del año. Por segunda vez, será parte de Maybelline Model. “Estoy feliz”.

—¿Cómo viviste este carnaval?

—Muy bien. Superfeliz. Me encanta carnaval y este año sumé un departamento a mis presencias, que fue Artigas. Por supuesto estuve en las Llamadas de Montevideo y en Melo, a donde voy hace tres años. Estoy muy contenta: la gente en el Interior es muy cálida y me reciben de maravilla.

—Eres hija del fallecido Raúl Silva, uno de las piezas claves de la histórica Morenada, ¿qué te produce desfilar en las Llamadas con C1080?

—Es algo impostergable en mí. El desfile de Llamadas me da una sensación que me llena el alma porque me conecta con mi padre y mi familia. Él fue quien me llenó de carnaval y de candombe. Lo extraño siempre y ese día se produce una conexión que no puedo explicar. Es un día en que dejo de hacer cualquier cosa para desfilar con mi familia, con mis primos, que son los directores de C1080.

—¿Concursarías con ellos en el Teatro de Verano?

—No, no puedo por la falta de tiempo para ensayar. Algunos años lo hice pero ahora por mis actividades en televisión y como modelo, no podría dedicarle lo que se merece.

—¿Cómo viste a Serrena Sequeira, que es una de las vedettes de C1080?

—Impecable. Me encanta. La felicité cuando bajó en el Teatro de Verano.

—¿Cómo fue la experiencia de participar del Carnaval de Melo?

—Muy buena. La gente me recibió muy bien. El intendente (Sergio) Botana es un gran anfitrión. Me tratan como una estrella; tenemos un remise a disposición, vamos con acompañante con todos los gastos pagos y luego el chofer nos deja en la puerta de nuestras casas. Es divino ir a Melo. Da gusto ver cómo tratan a las figuras.

—¿Qué te pareció el debate en cuanto a la participación de Mariana "Niña Loly" Antoniale que desfiló de vestido?

—Yo creo que no puede. Si viene a un carnaval, no debería salir de vestido largo. En realidad, no sé cómo se negocian las contrataciones; si hay una condición respecto a si debe acudir con un traje para la ocasión. En mi caso, cuando me contratan, yo asumo que debo presentarme impecable y acorde a la situación. Soy superprofesional y así me tomo las cosas. De los demás, no sé...

—El Observador publicó que cobraste 1.500 dólares por desfilar en Melo el año pasado...

—No es cierto. No cobré esa cifra. Cobré un poco más.

—¿Te molestó que se publicaran las cifras?

—Sí, me molestó. Me parece que es un arreglo entre las partes.

—Pero al ser dinero de un gobierno municipal, ¿te parece igual que no deben conocerse?

—Es algo para debatir. Por un lado, pienso que desde nuestro lugar es fea la divulgación. Por ejemplo, yo sé cuánto ganan algunas personas en los medios, pero ni loca lo diría públicamente. Es un algo propio de la vida privada. Ahora, al tratarse de un evento organizado por un ente público, estaría de acuerdo en que sea la organización quien haga público cuánto nos paga. Pero este no fue el caso y divulgaron cifras erróneas.

—¿Cómo es el proceso de producción de los trajes y el maquillaje en los desfiles?

—Seis meses antes empezamos con Jorge Cruz con la idea del traje. Comenzamos a buscar los materiales que necesitamos para la confección. Este año hicimos una cosa muy innovadora. Era una malla al cuerpo toda transparente. Yo estaba desnuda prácticamente y con cristales adheridos a la malla. Fue idea de Jorge y lo apoyé desde el minuto 1. Ahora nuestro dilema es qué hacemos el año que viene. Es difícil superarse.

—¿Eres de ir al tablado?

—Me encanta, aunque no es que vaya siempre.

—¿Cuál es tu murga favorita?

—No tengo conjuntos favoritos, salvo en comparsa donde mi corazón, obviamente, está con C1080. Pero después no tengo favoritismo.

—Se generó una polémica en cuanto a que algunos aseguran que ciertas murgas parecen ser poco críticas con el gobierno de izquierda, ¿tienes una posición al respecto?

—No, no. Tampoco he visto tantos espectáculos como para hacer una evaluación de ese tipo. No es por quedar bien pero realmente he visto pocas murgas. Lo que sí me parece es que si llegara a existir un cuidado en algún sentido, no está bien. Porque la murga tiene que ser la voz del pueblo.

—Hace poco se conoció la noticia de que el director de una agencia de modelos terminó preso por abusar de las chicas que se presentaban, ¿cómo te caen este tipo de noticias? ¿Te sorprenden?

—Me cae muy mal y no me sorprende porque no es la primera vez que sucede. Lo que me parece muy bien es que se tomen cartas en el asunto y se llame a responsabilidad a los involucrados. Me molesta porque se enchastra al mercado y a la gente que trabaja en esto y es buena y profesional. Por ejemplo, hace que los padres tengan, quizás, impresiones no tan buenas sobre el medio, cuando en realidad la enorme mayoría de las personas que trabajan en la moda son buenas y profesionales.

—¿Te ocurrió alguna vez de vivir una situación similar?

—Yo siempre fui una chica de mucho carácter y cuando veía algo que me parecía turbio, daba media vuelta y mandaba todo al diablo. Una vez me pasó cuando era más chica: un dueño de una agencia de Argentina, muy conocido, me dijo de hacerme un casting y que para ello, me tenía que sacar la ropa. No me pareció profesional. Así que no me presenté, ni quise saber más nada con él. Pero esa es mi personalidad. Quizás hay chicas más ingenuas o con una personalidad más dócil y con muchas ganas de triunfar en el medio que pueden exponerse a cosas raras. De todos modos, lo primero que hay que decirle a la gente es que las agencias de modelos conocidas y de mayor trayectoria son impecables y no hay nada que temer.

—¿Es cierto que te decían "jirafa" cuando chica?

—Sí, pero no calificaba como bullying. Tampoco me caía en gracia pero no lo sufría.

—¿Pero estabas disconforme con tu cuerpo?

—Era una diferencia. Siempre era la última de la fila; ni siquiera había un varón más alto que yo. A los cumpleaños de 15 no podía ir con tacos porque quedaba más alta que todos. No me hallaba con mi cuerpo, hasta que hice el click y comencé a dedicarme al modelaje. Desde entonces disfruto de mi altura porque en el mundo de la moda, la estatura es importantísima. Cuando estuve en el vip del desfile de Victorias Secret con las top models Adriana Lima o Gisele Bundchen, las vi y tenían la misma altura que yo, me sentí en la gloria. Agradezco este cuerpo de nacer nuevamente, desearía tener el mismo cuerpo.

—¿Tu pareja, el futbolista José María Franco, no te acompaña en los desfiles?

—No, no. Prefiere mirarme por TV.

—¿Por qué?

—Él no es una persona que haya crecido en carnaval. No es fanática. Además, él tiene un perfil bajo y me gusta que sea así.

—¿Qué planes tienes para el resto de 2016?

—Estoy feliz con el año que se viene. En marzo voy a hacer la maestra de ceremonia de un congreso de medicina en Conrad, con representantes de todos los países de América. Voy a ser la conductora en dos idiomas, en español y en inglés. También estaré en la cuarta temporada de Maybelline Model, como coach y madrina. No voy a ser la mala, pero sí exigente. Siempre trabajé en un nivel internacional de mucha exigencia, como fue el Miss Universo de Donald Trump o Miss Latinoamérica y quiero transmitir la misma exigencia a las chicas. Me parece que es por su propio bien.

—¿Tienes cirugías estéticas?

—No, ninguna.

Una modelo de altura.

Giannina Silva (29 años) nació en barrio Sur, en el seno de la carnavalera familia Silva, de la comparsa Morenada. Mide 1,82 metros. Fue Miss Uruguay 2007 y Miss Latinoamérica en 2008. Como comunicadora integra los programas Algo contigo, Sé lo que viste y Maybelline Model.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)